Empresas

J. Gaspart, en manos de la Generalitat: el Institut Català de Finances tiene casi el 20% de la deuda de HUSA

Está en plena renegociación, mientras sufre un goteo constante de cierre de hoteles. El Institut Català de Finances es su principal acreedor, junto al Banco Sabadell (17,5 millones) y la sociedad Tempus Holding (17,3 millones). Le asesora el grupo Horwath HTL. El Institut Català de Finances no pudo con el proyecto Spanair. 

Grupo Husa hoteles atraviesa una situación cuando menos compleja. La compañía está en prensa por el goteo continuo de cierre de establecimientos e impagos. Lo más reciente ha sido el cierre del Hotel Mairena de Aljarafe, explotado por Husa y propiedad del grupo Sando, que ha denunciado el impago del contrato de alquiler. La compañía que preside Joan Gaspart logró el pasado año un aplazamiento del pago de la deuda, que finaliza en el primer semestre. Su principal acreedor, el Institut Català de Finances (ICF), entidad de capital riesgo de la Generalitat.

Le siguen la sociedad Tempus Holding, de la que apenas hay información, con una posición fuerte y el Banco Sabadell, como puede verse en la gráfica de abajo. Asesora la operación el grupo experto hotelero Horwath HTL. 

Como puede verse, el ICF es, con 17,3 millones y el 18,3%, el principal acreedor del grupo. El ICF es organismo financiero para empresas de la Generalitat, que en su día tanto se implicó en la conversión de Spanair como una aerolínea de bandera catalana. La historia acabó de manera truculenta, provocando, además, el cierre del fondo Catalana D'Iniciatives, que tanto peleó por el proyecto. Por cierto, Gaspart, exdirectivo del Barça (llegó a ser presidente) fue siempre un acérrimo defensor del mismo y en Spanair estaba al frente Ferrán Soriano, también dirigente del club de fútbol.

El pasado año, Husa logró un aplazamiento del pago de la deuda de más de 40 millones, obteniendo un plazo hasta finales de junio. De momento, salvó el match ball y pasó el ejercicio 2013, algo que muchos pusieron en tela de juicio. Pero no será sencillo continuar. El total de la deuda de la compañía asciende a 94 millones a finales del primer trimestre del pasado año. Una cifra importante, aunque imposible de poner en comparación con su cifra de ventas, ya que no se conocen las cuentas de Husa desde 2010.

Referencia

La cadena tiene serios problemas en otros establecimientos de referencias de ciudades como Madrid (Husa Chamartín, donde los empleados reclaman el pago de nóminas, o Husa Princesa; eternamente en venta), Valencia (a punto de perder dos de los tres centros que posee en la ciudad levantina) o Bilbao, con quejas de impagos en el hotel Jardines de Alvia.

El presidente del grupo, incluso tiene una hipoteca personal de 5,5 millones de euros contraída con alguno de los grupos financieros, según documentación a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

La cadena ha recortado ya en alrededor de un tercio sus establecimientos y tiene por delante el complicado escenario al que se enfrentan casi todas las compañías del ramo: una refinanciación dura con los bancos, que si no ejecutan en mayor medida centros es porque son auténticamente activos tóxicos que no serían capaces de revender. No sólo Husa: esto es aplicable a NH o AC.

Pero el rodillo bancario ha comenzado. Algunos de los nombres citados ya han sufrido ejecuciones y la propia Husa ha perdido su hotel insignia: el Rey Juan Carlos, en Barcelona. En los próximos meses habrá novedades, aunque parece claro que el ICF y Artur Mas tendrán mucho que decir. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba