Empresas

El empresario Jiménez Barrull y su familia, acusados de fraude de subvenciones públicas

El Ministerio de Ciencia e Innovación subvencionó el proyecto Efficity, de iluminación pública, al frente del cual estaba Santiago Jiménez Barrull. Su empresa colaboró con Gowex.

Santiago Jiménez Barrull, propietario de Maatg Noozle.
Santiago Jiménez Barrull, propietario de Maatg Noozle. Youtube. Canal Maat.

Santiago Jiménez Barrull y su esposa, Carmen Fernández Rodríguez, profesora titular en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (Uned) de Derecho Administrativo, acuden hoy lunes a los juzgados de Plaza de Castilla para declarar en calidad de imputados. El matrimonio, y también su hijo de 21 años, están acusados de uso fraudulento de subvenciones públicas, así como su compañía, Maatg Nozzle. Además se les juzga por presuntos delitos de alzamiento de bienes, insolvencia punible y falsedad en documento privado.

Jiménez Barrull es un empresario relativamente conocido en el sector tecnológico español. Entre 1995 y 1998 fue director de Telefónica Servicios Avanzados de Información. Con anterioridad fue subdirector general del Ministerio de Industria y Energía, y gerente de la Uned. Después creó su propia compañía, el grupo Maat, que entre otros hitos logró en 2002 un acuerdo de colaboración con el Cern, el mayor acelerador de partículas subatómicas del mundo. En la empresa participaba Caja Rural de Toledo.

El juzgado de instrucción número 37 de Madrid admitió hace dos meses a trámite querella presentada contra la familia de Jiménez Barrull por el empresario Josep María Pocalles. A la querella se han adherido la fiscalía y el Abogado del Estado. Jiménez Barrull, de acuerdo a la acusación, habría gestionado subvenciones concedidas por el Ministerio de Industria por valor de 9 millones de euros.

Empleados de Jiménez Barrull aseguran que nunca trabajaron en el proyecto subvencionado

En su querella, Josep María Pocalles explica que era uno de los socios y administrador de la compañía Ekople Internet. Esta sociedad formaba parte de un consorcio de empresas que debía desarrollar el proyecto denominado Efficity Next Generation, de iluminación pública, subvencionado por el Ministerio de Ciencia e Innovación. El ministerio se comprometió a aportar en los años 2010, 2011, 2012, y 2013 la cantidad de 3,34 millones de euros. En el consorcio participaban también Indalux Iluminación Técnica, la Universidad Complutense de Madrid, la Fundación Privada 12 CAT, y Maatg Nozzle.

Como coordinadora del proyecto fue designada la compañía Maatg Nozzle, estando administrada por la sociedad Loan Capital, representada por el hijo de Jiménez Barrull y Carmen Fernández Rodríguez, y siendo apoderados en la misma firma Santiago Jiménez Barrull, Ignacio Navarro, y Fernando Tartaro. Estos dos últimos administradores también están imputados, así como Raúl Fernández Rodríguez, cuñado de Santiago Jiménez Barrull.

Maatg Nozzle recibía directamente las cantidades abonadas por el Ministerio de Ciencia y tenía que repartirlas entre los socios. De acuerdo a la querella, el primer año cumplió con el reparto, pero a partir de 2011 dejó de hacerlo. Maatg Nozzle "ya había percibido por parte del Ministerio las cantidades correspondientes al ejercicio 2011 (...) y en el año 2012 se repitió la retención (...)".

Ekoplec Internet, ante la ausencia de los abonos acordados, no pudo hacer frente al pago de sus acreedores y se declaró en concurso de acreedores, encontrándose en la actualidad en fase de liquidación. En la querella se apunta que trabajadores contratados por Maatg Nozzle hicieron declaraciones juradas en las que manifestaron no haber realizado trabajos para el proyecto Efficity. A pesar de obtener fondos públicos, Maatg Nozzle despidió a toda su plantilla en enero de 2013.

Jiménez Barrull niega las acusaciones y dice que está siendo extorsionado

Además, el querellante señala que la empresa de Jiménez Barrull había sido "al parecer" coordinadora de otros proyectos recibiendo financiación pública por 8,9 millones de euros entre los años 2010 y 2012, "existiendo indicios de que dichas cantidades no se habían destinado a hacer frente al pago de los proyectos, sino desviadas a empresas vinculadas a Maatg Nozzle".

La querella advierte que en 2013 la empresa de Jiménez Barrull hizo préstamos a empresas del grupo y a Carmen Fernández Rodríguez,"resultando chocante que no pudiera hacer frente a la realización de trabajos relacionados con proyectos para los que recibió fondos públicos y que no hubiese pagado a los trabajadores".

Vozpopuli se entrevistó el viernes con Santiago Jiménez Barrull. El empresario niega las acusaciones y asegura que está siendo extorsionado, y apuntó que la implicación de su hijo se debe a que le colocó como representante de una empresa para que tuviera una plataforma laboral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba