Empresas

La ingeniería pública Ineco queda descabezada por los cambios en Fomento tras la marcha de Catalá

Su anterior presidente, Pablo Vázquez, fue nombrado máximo responsable de Renfe y se ha llevado al operador público de ferrocarriles a su mano derecha en Ineco, Berta Barrero, destinada a sucederle. La ingeniería busca sustitutos para evitar el vacío de poder.

Rafael Catalá, durante su intervención en el desayuno de Executive Forum y Vozpópuli
Rafael Catalá, durante su intervención en el desayuno de Executive Forum y Vozpópuli

Los cambios en el Ministerio de Fomento forzados por el nombramiento como ministro de Justicia de Rafael Catalá, quien fuera secretario de Estado de Infraestructuras, cuenta con varios damnificados entre los que se encuentra la ingeniería pública Ineco, actualmente descabezada por partida doble, por la marcha de sus dos principales ejecutivos a Renfe. Unas vacantes que, por el momento, están a la espera de ser cubiertas.

El relevo de Catalá en la Secretaría de Estado fue asumido por Julio Gómez-Pomar, hasta ahora presidente de Renfe. Su puesto en el operador público de ferrocarriles ha sido asumido por Pablo Vázquez que, de este modo, ha tenido que dejar la presidencia de Ineco que ostentaba hasta su nombramiento hace algo más de una semana.

Pero la ingeniería pública no sólo ha perdido a su presidente sino también a la persona destinada a sucederle. Se trata de Berta Barrero, que ocupaba el cargo de directora general corporativa de Ineco y a la que Vázquez no ha dudado en reclutar para su singladura al frente de Renfe, toda vez que se trata de alguien de su absoluta confianza.

Estos movimientos han provocado un vacío de poder en Ineco que, por el momento, no ha sido cubierto. Una decisión que corresponde a los tres accionistas de la ingeniería: la propia Renfe, Adif y el gestor aeroportuario AENA, en pleno proceso de privatización.

Otros damnificados

La marcha del tándem Vázquez-Barrero deja a Ineco en una situación comprometida después de que la compañía pública haya llevado a cabo un expediente de regulación de empleo para unos 500 empleados y reorganizado su estrategia, enfocada ahora con más intensidad al negocio internacional, ante la caída de la licitación pública en España.

Precisamente, los accionistas de la empresa son los que aseguran a Ineco su cifra de facturación en España, aunque el mercado nacional cada vez cuenta con menos importancia en el balance de la empresa pública, actualmente inmersa en múltiples concursos internacionales, formando parte de consorcios en los que participan empresas españolas.

Los movimientos en Fomento, cuyo foco de origen es la marcha de Catalá a Justicia tras la dimisión de Alberto Ruiz Gallardón como ministro, también dejaron sin presidente a Enaire, la compañía matriz de AENA, que aglutinará el 51% del gestor aeroportuario que el Estado conservará en el gestor aeroportuario tras su privatización. Precisamente, era Rafael Catalá el que ocupaba el puesto de máximo responsable de Enaire.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba