Empresas

Las empresas se ahorran más de 11.000 millones con el reparto del dividendo en acciones

Telefónica, Santander, BBVA, Popular, Iberdrola... hasta 9 empresas del Ibex 35 han utilizado este año la fórmula del scrip dividend. Estas compañías han evitado sacar de su caja 11.479 millones gracias al dividendo en acciones.

Los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ACS, Florentino Pérez, y Telefónica, César Alierta.
Los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ACS, Florentino Pérez, y Telefónica, César Alierta. EFE

Banco Santander, BBVA, Telefónica, Iberdrola, Repsol, Caixabank, Ferrovial, ACS y Banco Popular son las nueve empresas del Ibex 35 que han recurrido este año a la fórmula del scrip dividend, que sustituye parte del pago en efectivo del dividendo por la emisión de nuevas acciones con cargo a reservas. La mayoría de los inversores de estas empresas, en casi todos los casos, optan por recibir nuevos títulos. Esto evita la salida de caja sin tener que eliminar o rebajar el dividendo. En total, estas nueve compañías se han ahorrado 11.479 millones de euros a lo largo de 2014 y la cifra aumentará en los próximos días con los pagos de Caixabank o Iberdrola. Eso sí, esta cifra se reduce hasta el entorno de los 9.000 millones si se descuentan la recompra de acciones y el uso de autocartera para amortizar el nuevo capital emitido y atajar así el efecto dilutivo del scrip dividend que abanderan Iberdrola, Repsol, ACS y Ferrovial.

El sector financiero es sin duda el que más ha utilizado la fórmula del scrip dividend, que en España la introdujo por primera vez Mapfre en 2009. Dentro de las entidades, Banco Santander se lleva la palma. Bajo su programa Santander Dividendo Elección, la entidad cántabra se ha ahorrado cerca de 18.500 millones de euros en los últimos seis años. Sólo en 2014, los cuatro pagos que ha realizado han evitado que tuviera que desembolsar 5.697 millones de euros. Los accionistas del banco rojo se muestran masivamente partidarios de cobrar nuevas acciones, con porcentajes que suelen superar ampliamente el 80% y en alguna ocasión incluso el 90%.

Por su parte, BBVA ha dado la opción a sus accionistas de cobrar en efectivo o acciones en dos de los cuatro pagos de 2014. La intención de la entidad vasca es en un futuro próximo entregar todos sus dividendos en dinero contante y sonante, con un pay out (remuneración sobre beneficios) de entre el 35% y el 40%. Gracias a su Dividendo Opción, que también es respaldado normalmente por más del 80% de los inversores (el 85,09% en octubre y el 89,21% en abril), el banco que preside Francisco González se ha ahorrado 1.197 millones de euros este año.

Mientras, Caixabank recurre al scrip dividend en los cuatro dividendos que paga. En este momento tiene en marcha el cuarto, que se cerrará esta misma semana. Los accionistas de la entidad catalana se decantaron por cobrar acciones en un 92,82% del capital en marzo, un 74,95% en junio y un 86,85% en septiembre. Entre los tres pagos se ha ahorrado 527,8 millones, una cifra que aumentará previsiblemente hasta el entorno de los 700 millones tras culminar el último programa de su dividendo flexible.

La cuarta entidad financiera que ofrece a sus accionistas elegir entre acciones o efectivo es Banco Popular, que este año, además, retomó el dividendo. Ha realizado tres pagos con un nivel de aceptación de entre el 85% y el 88%, que le ha permitido mantener en caja 110,9 millones de euros, frente a los poco más de 16 millones que ha pagado a aquellos inversores que han preferido cobrar en dinero.

Fuera del sector financiero, Telefónica es la empresa que, por el volumen de dividendo que reparte, más se beneficia del scrip dividend. Este año lo ha utilizado por segunda vez aunque sólo en uno de los dos pagos que ha ejecutado. El 84% de los accionistas optaron por las acciones, lo que supone un ahorro de 1.422 millones para la compañía que preside César Alierta.

Para Iberdrola, el ahorro asciende a 1.288 millones entre los dos dividendos opcionales que ha entregado en julio (el 51,72% de los accionistas eligieron nuevos títulos) y enero (el 77,01%). Ahora bien, la eléctrica implementa un programa de recompra de acciones propias con el que amortiza la ampliación de capital derivada del scrip dividend y evita así el efectivo dilutivo sobre sus accionistas. En este sentido, en mayo adquirió 133,5 millones de acciones, que a precios de mercado de aquel momento superaban los 700 millones.

Del mismo modo, el dividendo en acciones ha propiciado que Repsol no haya tenido que desembolsar 828 millones entre el pago de enero y el de julio. No obstante, como en el caso de la eléctrica, también anunció un plan de recompra de acciones en el mercado para amortizarlas por hasta 500 millones de euros, equivalentes aproximadamente al 2% del capital.

ACS ha hecho lo propio para compensar las ampliaciones de capital de su dividendo opcional (dos pagos en febrero y julio de 2014), que le habrían ahorrado 199 millones de euros. En su caso, entre el 50% y el 59% de los accionistas eligieron nuevos títulos. También Ferrovial está en plena recompra de acciones, tras introducir por primera vez este año el dividendo flexible. La constructora de la familia Del Pino evitó sacar de caja 217,3 millones, después de que más del 44% de los inversores se decantara por las acciones. Se trata, por tanto, de la única empresa en la que los accionistas que optan por el efectivo son mayoría.

Además de estas nueve firmas, otras como la mencionada Mapfre o Bankinter dieron la opción a sus accionistas de cobrar alguno de sus dividendos en acciones o cash. Fuera del Ibex, Acerinox y las farmacéuticas Almirall y Faes también utilizan el scrip dividend.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba