La medida ocasionaría un considerable agujero financiero al grupo constructor

ACS se plantea vender autocartera, pero tiene un problema: 750 M€ de minusvalías

ACS prosigue buscando fórmulas para tratar de reducir su endeudamiento. Ante las dificultades para colocar activos en el mercado, especialmente los relacionados con energías renovables, el grupo constructor se ha planteado tirar de su voluminosa autocartera. Sin embargo, cuenta con un problema: a precios actuales de mercado, la compañía que preside Florentino Pérez acumula unas minusvalías latentes con sus propios títulos de unos 750 millones de euros.

Florentino Pérez durante la última junta de accionistas de ACS
Florentino Pérez durante la última junta de accionistas de ACS Efe

El presidente de ACS aseguró durante la junta de accionistas de la compañía, celebrada la pasada semana en Madrid, que uno de los objetivos para el próximo año será situar la ratio deuda/Ebitda en el entorno de 2,5 veces. Una meta que con el resultado bruto previsto supondría aligerar el endeudamiento en cerca de 6.000 millones de euros.

La empresa resulta complicada, toda vez que ACS ya ha vendido activos por un valor próximo a los 5.500 millones de euros y que la enajenación de sus participaciones en el sector de energías renovables y de medio ambiente se complica por momentos, tanto por las dificultades de los mercados como por las fuertes restricciones crediticias.

Con este panorama por delante, ACS se ha planteado tirar de la venta de acciones propias, toda vez que la autocartera del grupo supone casi un 7,5% del capital total. Tradicionalmente, el grupo constructor y de servicios amortizaba cada cierto tiempo su autocartera pero desde el año 2009, la compañía ha acumulado acciones propias hasta llegar a la cuantía actual.

Sin embargo, el planteamiento en el seno de la compañía cuenta con un obstáculo de considerables dimensiones. ACS acumula minusvalías latentes próximas a los 750 millones de euros por su autocartera, con lo que una operación de venta de estas acciones en el mercado a los precios actuales generaría un considerable agujero en las finanzas de la compañía.

En el grupo constructor aun está reciente la venta del 3,7% de Iberdrola a mediados del mes de abril, que generó unas minusvalías, en este caso efectivas, cercanas a los 800 millones de euros. La operación tuvo tintes de ejecución toda vez que ACS colocó el paquete en el mercado por la presión de entidades financieras acreedoras. A la hora de colocar la autocartera, la empresa deberá pensárselo dos veces.

Una financiación más cara

En los últimos tres años, ACS ha engordado de forma significativa su autocartera y ha pasado de apenas un 1% hasta el actual 7,5%. Además, las compras se han efectuado a un precio medio de unos 35 euros por título. El paquete de títulos propios adquirido por la constructora ha supuesto una inversión próxima a los 1.300 millones de euros. A precio de cierre de ayer (14 euros exactos), el mercado valora este paquete en cerca de 560 millones de euros.

ACS acumula fuertes minusvalías en sus dos principales inversores: Iberdrola y Hochtief. La situación financiera de la compañía también le ha forzado a refinanciar la deuda de su filial de medio ambiente Urbaser con unos tipos de interés cercanos a los 400 puntos básicos y con el apoyo de menos bancos en relación con los que apoyaron a la compañía hace siete años, cuando ACS obtuvo el crédito original.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba