Empresas

Problemas en la filial de ingeniería de Iberdrola: afronta más de 300 M. en pleitos

Tiene abiertos tres arbitrajes por dos grandes contratos: una macrocentral de gas a 40 km. de Doha, promovida por su principal accionista, el Estado catarí, y otra planta en Rusia, construida para Enel.

Central adjudicada a Iberinco en Qatar.
Central adjudicada a Iberinco en Qatar.

Más problemas para la filial de ingeniería y construcción de Iberdrola, Iberinco. La división de la eléctrica, primera ingeniería española y uno de los líderes mundiales de su sector, acaba de comunicar la apertura de tres procedimientos de arbitraje ante la Cámara de Comercio Internacional (CCI) por desacuerdos con los subcontratistas de dos grandes proyectos en Qatar y la región de los Urales (Rusia).

El mayor importe en discusión corresponde a la central de Mesaieed, a 40 kilómetros de Doha (capital de Qatar). Se trata de un enorme complejo (uno de los mayores de Oriente Medio de este tipo) compuesto por seis turbinas de gas y tres de vapor y con 2.000 megavatios (MW) de potencia, cuya construcción se adjudicó Iberinco en 2006 por más de 1.630 millones de dólares (unos 1.343 millones de euros, al cambio actual).

Iberdrola ha presentado ante la CCI una demanda de arbitraje que se dirimirá en Doha (Qatar). Reclama unos 300 millones de dólares “en concepto de daños y prejuicios”, según consta en un folleto remitido la semana pasada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Fuentes próximas al grupo aseguran que la parte demandada, a la que no identifica, es uno de los contratistas de Iberdrola para esa obra. La cuantía definitiva de su reclamación “se tiene que concretar”, según la eléctrica. De momento, la otra parte ha presentado “reconvención por valor de 95 millones de dólares, quedando pendiente de cuantificación una parte de su reclamación”.

El contrato de Qatar, adjudicado en 2006, fue el mayor de la historia de Iberinco hasta entonces

La obra fue adjudicada por la multinacional japonesa Marubeni, que resultó ganadora en el proceso de licitación internacional convocado por la estatal Kahramaa (Qatar General Electricity & Water Corporation). La central, que supuso un incremento del 55% en la potencia eléctrica de la península de Qatar, se inauguró en mayo de 2010 con la presencia del emir catarí, Hamad bin Jalifa Al Thani, y su viceprimer ministro y ministro de Energía, Abdullah Bin Hamad Al Attiyah.

El contrato marcó un hito para Iberinco: fue el mayor de su historia hasta entonces y el de mayor importe para una empresa española en un país árabe hasta ese momento, si se exceptúan los relacionados con el petróleo.

El propietario de la central tiene fuertes vínculos con Iberdrola, ya que ambas comparten accionistas. Desde hace un año, el Estado de Qatar es socio destacado de Iberdrola, en la que entró en marzo de 2011 con un 6,16% que luego elevó hasta el 8,3%. Tras las ventas de acciones de ACS, el emirato se ha convertido en el primer accionista de la eléctrica, aunque no está presente en su consejo de administración.

El proyecto de Mesaieed tiene otro procedimiento arbitral abierto ante la CCI que, en este caso, se dirime en París. En este contencioso, la eléctrica aporta más detalles. Uno de los subcontratistas de Iberinco le reclama 19,8 millones de euros por “daños ocasionados por el retraso en la entrega de la ingeniería para la ejecución de los trabajos de obra civil y montaje”, según la eléctrica, que a su vez reclama 2,5 millones “en concepto de penalizaciones por retraso”. El subcontratista presentó su escrito de demanda el pasado 8 de marzo y el 8 de junio venció el plazo de presentación del escrito de contestación por parte de Iberdrola, según la empresa española.

Iberdrola se enfrenta a Enel por una central rusa en una Corte de Arbitraje de París y en un juzgado de Móstoles

La otra instalación sujeta a controversia es otro ciclo combinado de menor tamaño (algo más de 400 MW) en Sredneuralskaya, en la región de los Urales, cuya construcción adjudicó a Iberinco en septiembre de 2007 la rusa OGK-5 (adquirida por la italiana Enel en 2008) por 311 millones de euros. Iberdrola reclama a Enel (propietaria de Endesa) 42 millones de euros por “diversos retrasos y problemas en el diseño, suministro y construcción” de la central. A su vez, la italiana ha reconvenido reclamando el pago de unos 40 millones. El arbitraje, que también se dirimirá en París, “está en una fase inicial y a lo largo del año 2012 se espera que quede constituido el tribunal arbitral y que se presente el escrito de demanda”, según Iberdrola. 

El caso también ha llegado hasta un tribunal de Móstoles. Iberdrola ha logrado que el Juzgado de Primera Instancia número 4 de la localidad madrileña confirme “la suspensión de la ejecución de la garantía de fiel cumplimiento” otorgada por Santander “para cubrir las obligaciones de Iberdrola en relación con el diseño, suministro y construcción de la central”. Enel ha recurrido el auto, que ahora debe revisar la Audiencia Provincial de Madrid.

Iberinco vive un periodo agitado. La empresa lleva un mes sin presidente ni consejero delegado, tras el cese, en junio, de Ramón de Miguel y Alberto Sicre, que ocupaban, respectivamente, ambos puestos. Para cubrir esas vacantes se barajan los nombres de Carlos Fernández de Lerga (actualmente, consejero de Gamesa) para la presidencia y el del actual director general de Iberinco, Federico de la Hoz, como consejero delegado, pero los nombramientos todavía no se han producido. José Manuel Mira, director de desarrollo de negocio hasta junio, está suspendido de empleo y sueldo tras su imputación por un caso de corrupción en Letonia, relacionado, también, con la construcción de una central de ciclo combinado en ese país.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba