Empresas

El sector del gran consumo destruirá hasta 248.000 empleos si el Gobierno vuelve a subir el IVA

Toda la cadena, desde productores hasta distribuidores, avisa al Ejecutivo y dice que no puede absorber otro incremento. Tendría efectos “absolutamente demoledores” sobre el empleo del sector y ni siquiera alimentaría las arcas públicas.

Rebajas en Madrid.
Rebajas en Madrid. EFE

Todos unidos contra una posible subida del IVA. Las patronales de la industria agroalimentaria, el comercio, la hostelería y la restauración (más de un 20% del PIB español sentado en una misma mesa) alzaron este martes la voz de alarma ante la posibilidad de que la próxima reforma fiscal del Gobierno incluya la tercera subida del IVA en lo que va de crisis.

Una medida que, según las principales patronales sectoriales, daría al traste con la incipiente recuperación, ni siquiera aumentaría la recaudación por ese impuesto y tendría efectos “absolutamente demoledores” para un sector "que ya ha hecho un esfuerzo tremendo", como resumió José María Bonmatí, director general de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc). El directivo alertó de la posible pérdida de más de 174.000 empleos asociados al sector si se vuelve a tocar la fiscalidad del consumo.

Todo un aviso a navegantes que está plasmado en un informe encargado por las patronales FIAB (alimentación y bebidas), Aecoc, Anged (distribución), ACES y Asedas (supermercados), FEHR (hostelería), Fehrcarem (restauración), la Confederación Española de Comercio y las Cooperativas Agroalimentarias.

Esos más de 174.000 empleos (4,4% de los ocupados en esos sectores) son, no obstante, una de las estimaciones que recoge el informe, elaborado por el Centro de Estudios Económicos Tomillo, para el caso de que el Gobierno siguiera las recomendaciones de Bruselas y elevara el IVA de los productos de primera necesidad que actualmente disfrutan de IVA superreducido (4%) al reducido (10%), los bienes de esta categoría pasasen al tipo general (21%), y las empresas repercutieran el 70% de la subida a los precios finales, con el consiguiente deterioro de sus márgenes.

Pero ese no es el peor de los escenarios. El informe también alerta de la posible destrucción de hasta 248.603 empleos en el sector (un 6,2% menos) “si los productos que actualmente soportan el tipo de IVA superreducido (4%) pasan a gravarse al 10% y los que lo hacen al tipo reducido (10%) pasan a hacerlo al general (21%), bajo el supuesto de traslación total a precios”, esto es, en el caso de que los fabricantes, comerciantes y hosteleros decidieran mantener sus márgenes de beneficios actuales en lugar de absorber parte de la subida.

El documento, que no contempla la hipótesis (descartada en público por el ministro de Hacienda) de una subida del tipo general (actualmente en el 21%) hasta el 23%, es una respuesta a la petición al sector de aportaciones por parte del secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, de cara a la próxima reforma fiscal, que está siendo analizada en el seno de la comisión de expertos propuesta por el Ministerio de Hacienda.

Las empresas dicen que no hay "ningún margen" para incrementar la imposición indirecta y dice que el Gobierno ha "incumplido" su promesa de bajar cotizaciones con los vales de comida

De ese cuarto de millón de empleos que el sector eliminaría en el peor de los escenarios posibles, un 48% correspondería al comercio, un 45% a la hostelería y el resto, a la industria de alimentación y bebidas, según el documento.

El sector en su conjunto experimentaría un retroceso de 23.114 millones de euros (-6,3%) y se dejarían de ingresar 3.175 millones de euros procedentes de la recaudación por IVA, Impuesto de Sociedades, Impuestos Especiales e IRPF y cotizaciones sociales. Además, habría que hacer frente a más prestaciones por desempleo, lo que aumentaría el gasto público en casi 900 millones, siempre según el informe.

Una nueva subida, en resumen, arruinaría la incipiente recuperación, según las empresas de gran consumo, que aseguran que ya no hay "ningún margen" para un incremento de la presión fiscal indirecta. Según el director general de FIAB, Horacio González Alemán, las subidas del IVA de junio de 2010 y septiembre de 2012 sólo han conseguido "apropiarse del esfuerzo del sector por ganar competitividad".

Algunos directivos del sector no ocultan su malestar con el Gobierno por su decisión de elevar las cotizaciones sociales a través de los famosos cheques de comida. El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, recordó que con la anterior subida del IVA de 2012 se trasladó al sector la promesa (sin ponerle fecha, eso sí) de una futura bajada de cotizaciones para mejorar la competitividad de las exportaciones. Pero el Gobierno ha hecho lo contrario "sin diálogo" y ha lanzado "una carga más sobre empresas y trabajadores". "Han incumplido el compromiso", denunció.

El sector considera que hay alternativas a la subida del IVA para ensanchar la base tributaria, como "que se persiga el fraude fiscal", lanzar "un debate sobre la calidad del gasto público" y que la reforma vaya "mucho más allá de las grandes figuras tributarias", en palabras de Aurelio del Pino, director general de ACES, que pidió poner orden a las "distorsiones" creadas por la maraña de impuestos de las distintas administraciones. El sector soporta "hasta cien tributos autonómicos y miles de tasas, aparte de los tributos estatales", recordó.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba