Empresas

Hoteles en España: las cadenas de ultra lujo quieren crecer en Madrid y Barcelona pese a la debilidad del mercado

GBS Finanzas ha elaborado un extenso informe sobre la industria hotelera, que pone de manifiesto varias debilidades del mercado en España. Sin embargo, las grandes cadenas de ultra lujo quieren crecer en Madrid y Barcelona. 

La industria hotelera en España se está quedando obsoleta en general y tiene complicado mejorar sus ratios, salvo que tenga lugar un profundo reajuste al que el mercado se resiste con todas sus fuerzas. Es alguna de las conclusiones que aparecen en un extenso informe del banco de inversión español GBS Finanzas, que firma el socio Pablo Díaz-Lladó, al que ha tenido acceso Vozpópuli.

En dicho documento se recogen las caídas del RevPar (el dato clave de la industria, que recoge los ingresos por habitación descontando la tasa de ocupación), el elevado número de cadenas en situación de crisis prácticamente irresoluble y, sin embargo, cómo las cadenas de mega lujo quieren seguir creciendo en España, sobre todo en Madrid y Barcelona.

Hay muchísimos nombres propios en este documento, aunque uno de ellos brilla especialmente con luz propia: Santander. El banco que preside Emilio Botín ha protagonizado las dos principales operaciones inmobiliarias hoteleras (Canalejas y Edificio España), incluyendo en ambas dos cadenas de lujo: Four Seasons y los chinos de Wanda.

Además, la entidad controla la deuda de Hesperia en NH, empresa en la que ha designado al presidente. Como casi todo en ese país, nada ocurre sin que pase por la mesa de Botín. De hecho, hace algunos meses ha habido un rumor insistente que hablaba de la posible compra de la deuda de Hesperia por parte de los franceses de Accor.

Resulta sintomático que los grandes operadores quieran ampliar posiciones en las dos principales capitales españolas, especialmente en Madrid, donde el turismo lleva unos meses declinando.

Hilton busca en el centro de Madrid y en Barcelona, además de disponer de un establecimiento cercano al aeropuerto de Barajas. Mandarin, por su parte, quiere ampliar su presencia en Barcelona hacia Madrid, mientras que Four Seasons, que tendrá su primer hotel en el complejo Canalejas de Madrid, quiere hacerse un hueco en Barcelona, igual que InterContinental”, afirman en GBS.

Primer nivel

Unas cadenas de primerísimo nivel, que en ocasiones han rechazado entrar. Concretamente, Mandarin estudió instalarse en el edificio de la madrileña calle Almagro donde ahora está el despacho Cuatrecasas Gonçalves Pereira, pero lo rechazó, apuntando que creía que no había mercado.

Pero ahora, las tornas parecen haber cambiado. El Ayuntamiento de Madrid sueña con un gran eje turístico que vaya desde el Palacio de Oriente y sus jardines, hacia una Plaza de España soterrada y peatonalizada donde habría al menos hasta tres hoteles de lujo, en Torre de Madrid, Edificio España y Edificio Continental.

Continuando con una Gran Vía remozada y con más hoteles (están en venta el Senator, por ejemplo), se alcanzaría Callao y Preciados donde se accedería a la Puerta del Sol, también peatonalizada y con reclamos turísticos como la tienda Apple.

El eje seguiría hasta el complejo Canalejas (Four Seasons y un centro comercial de alto standing), para continuar, con perfecto acceso para el peatón, hacia la zona de los museos (El Prado y Thyssen.

Un sueño al que todavía le queda mucho. Entre otras cosas, porque el mercado hotelero español presenta unos problemas estructurales que están lejos de solucionarse.

Aunque hay compañía que quieren entrar, la viabilidad de los operadores domésticos está más que en entredicho. GBS destaca cómo Sabadell ha tenido que quedarse con establecimientos de AC. Cómo hay hasta 24 de cadenas pertenecientes a industriales del ladrillo que están en una situación distressed…o casi: Abba, Amrey, Anima, Asur, Fuerte, Foxá, Silken, Rafael… “Sería muy positivo que hubiera alguna fusión de gestoras para cadenas como Hoteles Center y Nuñez i Navarro Hotels. Grupos en distress como Foxá tienen todos sus activos en venta, y otras compañías con sus matrices en suspensión de pagos (Reyal Urbis-Rafael Hoteles, Amrey Promocions Inmobiliaries-Amrey Hotels) son posibles targets a considerar”. 

Propuestas

El sector precisa de una reforma estructural, aunque se está retrasando. 

En GBS apuestan "marcas fuertes, pero mejor posicionadas, una mayor oferta complementaria, diseñar nuevos destinos, regeneración de las zonas turísticas, mejorar la rentabilidad y competitividad del sector en general con incentivos fiscales, y simplificar la normativa"

Algo vital, aunque no será fácil, al menos mientras las marcas de los inmobiliarios o de otros como Joan Gaspart no tomen decisiones. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba