Los trabajadores se opondrán a posibles recortes de empleo en la constructora alemana

El mayor sindicato del mundo, último escollo para Florentino en Hochtief

Marcelino Fernández Verdes, ex presidente de Dragados y hombre de confianza del presidente de ACS, Florentino Pérez, será el encargado de llevar las riendas de la nueva estrategia de la alemana Hochtief, de la que el grupo español controla cerca de un 55%. ACS logró al fin hacerse con el puesto de consejero delegado y cuenta ahora con un periodo de entre tres y cuatro meses para replantear los planes de la compañía. Pero enfrente tendrá a IG Metall, el mayor sindicato del mundo, alarmado ante la posibilidad de recortes de puestos de trabajo.

No hubo sorpresas en la reunión del consejo de supervisión de Hochtief, que se celebró a primera hora de la tarde de ayer. Marcelino Fernández Verdes, ex presidente de Dragados, fue designado nuevo consejero delegado de la compañía alemana en sustitución de Frank Stieler, que había sido propuesto hace un año y medio por ACS.

Sin embargo, en el seno del grupo constructor español se piensa que es hora de replantear estrategias en la compañía alemana, probablemente algo a lo que no se atrevió Stieler y que podría incluir el espinoso asunto de reducir puestos de trabajo.

De esta forma, el consejo de supervisión de Hochtief acordó otorgar a la comisión ejecutiva desarrollar la nueva estrategia en los próximos tres o cuatro meses. Este organismo está conformado actualmente por dos miembros: el propio Fernández Verdes, como consejero delegado, y el director financiero, Peter Sassenfeld. Después de que lleven a cabo su labor, llegará el principal escollo para las intenciones de Florentino Pérez.

Será el consejo de supervisión el que tenga que dar el visto bueno a los planes y la mitad está compuesto por los representantes de los trabajadores, entre ellos algunos miembros del sindicato IG Metall, el mayor de Alemania y uno de los más poderosos del mundo por número de afiliados (cerca de tres millones).

En un comunicado emitido por el comité de supervisión, Hochtief señala que la estrategia no pasará en ningún caso por modificar la sede de la compañía ni tampoco por trocearla, uno de los temores que surgió en Alemania cuando ACS comenzó a tomar posiciones en los órganos de gobierno de la constructora germana.

El empleo en juego

Sin embargo, la nota no hizo referencia alguna al ámbito laboral. Precisamente, los mayores temores se fundamentan en que la nueva estrategia de la compañía pase por un posible recorte de puestos de trabajo, algo a lo que los sindicatos y, en especial IG Metall, se opondrán de forma radical.

Sin embargo, aun no se conocen detalles sobre por dónde irá el nuevo planteamiento de Hochtief. En el comunicado, la compañía alemana se limitó a hacer hincapié en la necesidad de reforzar la cooperación con ACS y avanzar en el campo de la competitividad.

Manfred Wennemer, presidente no ejecutivo del consejo de supervisión de Hochtief, dejará su cargo cuando concluya el ejercicio y será sustituido por Thomas Eichelmann, uno de los miembros del máximo órgano ejecutivo de la compañía. Wennemer y Stieler no han querido ser partícipes de la nueva estrategia de Hochtief mientras que IG Metall ha encendido las alarmas. Todo apunta a que los próximos meses en la mayor constructora alemana no serán sencillos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba