Empresas

PP y PSOE pactan dar un escarmiento a las petroleras en plena campaña electoral

El PSOE vota a favor de aceptar las enmiendas a la Ley de Hidrocarburos presentadas fuera de plazo por el PP y éste recogerá en el texto algunas de las propuestas más duras del partido de Pedro Sánchez contra las petroleras.

El ministro Soria, en la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados.
El ministro Soria, en la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados. congreso.es

El Grupo Parlamentario Popular y el PSOE se han unido en el Congreso para endurecer las medidas contra el oligopolio de las petroleras y para introducir más competencia en el sector de las gasolinas. Eso sí, lo han hecho en pleno proceso electoral, cuando los réditos son mucho más palpables, máxime en un momento en el que las grandes compañías están en el punto de mira por las multas impuestas por la CNMC.

El PP está dispuesto a introducir en sus propias enmiendas a la Ley de Hidrocarburos algunas de las propuestas más agresivas lanzadas por el PSOE para minar el férreo control del mercado que tienen Repsol, Cepsa y BP, las tres grandes que se reparten más del 80% de la tarta de gasolineras españolas.

Eso se hará en el proceso parlamentario de la Ley, esencialmente a su paso por la Comisión de Industria del Senado, señalan fuentes parlamantarias.

A cambio, el PSOE ha votado en la tarde noche de este jueves a favor de aprobar las enmiendas que el PP presentó fuera de plazo a la Ley de Hidrocarburos y que curiosamente son las de mayor calado. Una de ellas establece que las petroleras no podrán abrir gasolineras en cada provincia si superan el 30 % de la cuota de mercado, pero no en número de estaciones de servicio como se hacía hasta ahora, sino en función de su volumen de ventas anuales en litros.

Para realizar el cómputo se considerarán las estaciones en propiedad de cada petrolera, las que gestione directa o indirectamente, además de aquellas con las que tiene contratos de suministro en exclusiva en la provincia de la que se trate, según recoge una disposición adicional introducida por el PP.

Desde 2013, las petroleras tenían prohibido abrir nuevas gasolineras si tenían más del 30% de ellas en una provincia. Ahora, al establecer el baremo de los litros, se podrá identificar más fielmente el poder de mercado de cada petrolera. Fuentes cercanas al PSOE se congratulan de que el PP haya introducido esta medida que, según ellos, ya fue planteada en una proposición de Ley hace dos años y ahora ha sido recogida por el partido en el Gobierno.

Sin embargo, alertan de que la medida no se notará en el mercado de las gasolinas hasta después del 1 de agosto de 2016, señalan esas mismas fuentes cercanas al PSOE.

El Ejecutivo podrá levantar la prohibición o revisar este porcentaje en un plazo de tres años o cuando la evolución del mercado y la estructura empresarial del sector lo aconsejen, indican las enmiendas del PP.

El PP busca la unanimidad de la Junta de Portavoces para poder introducir en la Ley las enmiendas que presentaron fuera de plazo y ha coseguido el apoyo del PSOE

En su motivación, el PP considera que es "más justo" establecer el peso de cada compañía en el mercado por volumen de venta en vez de por el número de instalaciones "dada la importante divergencia" que hay entre las gasolineras.

Asimismo, señala que con esta medida quiere evitar que las petroleras se deshagan de instalaciones de su propiedad con menor negocio y adquieran otras con más actividad sin superar el 30% de cuota.

El Ministerio de Industria además podrá obligar a las petroleras a remitirle los contratos de suministro en exclusiva con terceros con el fin de supervisar que se cumplen las limitaciones fijadas por la Ley.

Pero estas enmiendas, al estar fuera de plazo, necesitan de la unanimidad de la Junta de Portavoces para ser admitidas en su proceso parlamentario.

Es ahí donde se han aliado PP y PSOE. Según las fuentes parlamentarias consultadas, el PP ha rechazado las enmiendas planteadas por el PSOE, pero ha introducido tres transaccionales en las que recoge las tesis defendidas por el grupo socialista en algunas de sus enmiendas, principalmente en el sector del gas.

Además, el PP ‘cogerá’ durante el proceso parlamentario algunas de las propuestas del PSOE para introducir más competencia en las gasolinas, que serán integraras en el articulado definitivo de la norma.

Entre las medidas más rompedoras del PSOE para cercenar el poder de las petroleras, la mayoría de ellas inspiradas en las ya propuestas por la CNMC, está bajar del 30% al 25% sus cuotas de mercado en cada provincia.

También propone el partido liderado por Pedro Sánchez introducir medidas que obliguen a las petroleras a bajar el precio de los gasolinas a la misma velocidad que bajan el petróleo y las cotizaciones internacionales de los combustibles, así como fijar limitaciones a los márgenes de las compañías, que no han parado de subir, mes a mes, durante 2014, como constatan los informes de la CNMC.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba