Empresas El rey del 'late show' en EEUU saca los colores a Santander por su política de préstamos 'subprime'

El cómico John Oliver, presentador del popular 'Last Week Tonight' de la HBO, menciona al banco presidido por Ana Botín en un programa sobre la burbuja de crédito para la compra de vehículos en Estados Unidos.

Estados Unidos sigue siendo una fuente de problemas y tropiezos para Banco Santander y su hólding en el país norteamericano. La filial de la entidad presidida por Ana Botín ha visto cómo en los últimos meses suspendía los test de estrés de la Reserva Federal (por tercer año seguido) y se veía obligada por problemas con los auditores a retrasar hasta tres veces la publicación de sus cuentas correspondientes al segundo trimestre del año. Por si fuera poco, la pasada semana uno de los programas más populares e influyentes de la televisión estadounidense ha dejado en evidencia a la financiera del primer banco español por su política de concesión de créditos.

Fue la pasada semana, en el Last Week Tonight, programa emitido por el canal de pago HBO y célebre en todo el mundo [en España se puede ver en MovistarPlus] por tratar temas incómodos y de relevancia desde una perspectiva humorística. Un modelo de éxito que ha llevado al show presentado por el británico John Oliver a tener casi 4 millones de suscriptores en su canal de Youtube. En un número dedicado a la preocupante burbuja de crédito para la compra de vehículos que registra el sector financiero estadounidense, Oliver puso a Santander como ejemplo de gran banco que estaba creciendo en Estados Unidos a costa de conceder préstamos tóxicos, con altos tipos de interés a personas que en un alto porcentaje no se lo pueden permitir (ver vídeo, minuto 11).

"Te preguntas por qué coño todos tienen tanta prisa por conceder préstamos a personas con mala calificación crediticia"

Oliver apunta y dispara a Santander Consumer USA (Scusa), por lanzarse de cabeza al mercado del préstamo auto a clientes de pocos recursos. "Este frenesí de concesión de créditos a clientes subprime ahora incluye a grandes entidades de préstamo como Santander y GM Financial. Ambos han expandido su financiación para la compra de automóviles. Y hay nuevos competidores como Skopos y Exeter que se han especializado en préstamos subprime", señala el presentador británico, que tras presentar los hechos pasa a la acción con su habitual sarcasmo: "Te preguntas por qué coño todos tienen tanta prisa por conceder préstamos a personas con mala calificación crediticia. Quiero decir, seguro que en la [pasada] crisis hipotecaria lo hacían porque así podían juntar un manojo de préstamos de alto interés y comercializarlos en Wall Street, pero esto no hay absolutamente ninguna posibilidad de que esté pasando. Esto está pasando otra vez. Es exactamente lo que está pasando ahora mismo y la gente está preocupada por esto desde hace un tiempo ya", explica indignado, anticipando un posible estallido en un futuro cercano.

Y es que según explica Oliver en su programa, al menos desde el año 2014 hay voces autorizadas que alertan de la formación de una gran burbuja financiera relacionada con los préstamos para la compra de automóviles, y de la que Santander sería uno de los destacados protagonistas. Según cuentan en Last Week Tonight, las propias entidades, ávidas por cobrar mayores tipos de interés, se han lanzado desde hace años hacia la concesión de créditos subprime para la compra de vehículos. Es decir, que financian a clientes con escasos recursos o un alto endeudamiento. Debido a las altas probabilidades de impago inherente a esta clientela, la morosidad de estas carteras de préstamos es muy alta, lo que ha derivado en problemas para entidades como Scusa, pero no en la reducción de este particular mercado financiero.

Alrededor de estos préstamos morosos de la banca se ha desarrollado a su vez unos mercados secundarios de la deuda y los coches con altos rendimientos para aquellos que no tienen escrúpulos

Alrededor de estos préstamos morosos de la banca se ha desarrollado a su vez unos mercados secundarios de la deuda y los coches con altos rendimientos para aquellos que no tienen escrúpulos en aplicar altísimos tipos de interés o embargar de forma fulminante a un moroso. Empresas especializadas en la compra de préstamos auto subprime adquieren a los bancos estas carteras tóxicas; mientras los operadores del mercado de segunda mano de vehículos destinan todos sus recursos a colocar automóviles de segunda, tercera, cuarta... mano, de forma que un mismo coche ha podido pasar por decenas de propietarios, todos adquirientes eudeudados y de bajo poder adquisitivo.

Casi una quinta parte de los créditos, de alto riesgo

¿Qué volumen de préstamos subprime para la compra de vehículos hay a día de hoy en Scusa? La entidad no facilita cifras concretas ni desglosadas de sus créditos de alto riesgo, si bien en las últimas cuentas publicadas por la financiera del Grupo Santander en Estados Unidos, del primer trimestre del año, sí que dan algunos datos.

Del total de créditos nuevos concedidos para la adquisición de un vehículo (unos 6.782 millones de euros) por Scusa entre enero y marzo de 2016, unos 1.242 millones consistían en préstamos subprime, cuyo índice FICO estaba por debajo de 640, el valor considerado por el mercado como mínimo para ser un acreedor seguro. Es decir, que cerca de una quinta parte de los nuevos préstamos para la compra de coches originados por la financiera entrarían dentro de esta clasificación más arriesgada. Este porcentaje fue más alto en ejercicios anteriores, toda vez que el banco lleva algunos años tratando de mejorar el mix de su cartera crediticia para que tenga más calidad. Actualmente la financiera controla unos 37.900 millones de dólares de activos en su balance, según una reciente presentación para inversores. De estos, una parte relevante del negocio son los créditos para la compra o adquisición de un vehículo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba