Empresas

Más presión para el Gobierno: Iberia afronta la mayor huelga de su historia

Por si no tuviera pocvas afrentas, el Gobierno cuenta desde ayer con un problema más a la vista: la mayor huelga de la historia de la aerolínea Iberia, que amenaza con generar el caos en el espacio aéreo español. Todo ello después de que la compañía rechazara ayer la última propuesta de los sindicatos. Frente a lo previsto, la reunión celebrada en la sede del SIMA no fue un mero trámite previo a la convocatoria de los paros sino que contempló la última propuesta de los trabajadores, rechazada por la empresa. Los pilotos se unirán a la huelga una vez ratifiquen su decisión en una asamblea que celebrarán la próxima semana.

Trabajadores de Iberia protestan frente a la sede social de la compañía.
Trabajadores de Iberia protestan frente a la sede social de la compañía. EFE

La temida huelga de Iberia es ya un hecho. Los sindicatos representantes de los colectivos de tierra y tripulantes de cabina registraron la convocatoria de unos paros que ya tienen el tinte de históricos, dada la cantidad de días y el número de centrales convocantes. Más problemas para un Gobierno sumido en un marasmo de polémicas y acusaciones por el 'caso Bárcenas' y que ha visto como un prometedor inicio de año en lo económico se ha quedado prácticamente en nada.

Antes de la convocatoria de la huelga, los sindicatos hicieron una última propuesta, que no sólo fue rechazada por Iberia sino que fue silenciada en el comunicado que la compañía emitió tras el anuncio de los paros.

La última oferta que los sindicatos pusieron encima de la mesa del SIMA en la mañana de ayer ofrecía a Iberia una serie de reducciones salariales y medidas conducentes a lograr un ahorro del 40% hasta 2017. A cambio, solicitó a la dirección de la aerolínea que respetara los acuerdos alcanzados en el propio organismo de mediación a mediados del pasado mes de diciembre. Entre otros puntos, estos acuerdos incluyen la integración de Iberia Express, la prioridad del ERE actualmente en curso y su prolongación hasta 2014 y el compromiso de no vender las divisiones de mantenimiento y handling.

La compañía rechazó la última propuesta de los sindicatos, que ya quisieron presentar en la reunión que ambas partes mantuvieron el pasado 31 de enero, el día en que vencía el plazo dado por el holding IAG para poner en marcha el ajuste laboral incluido en el denominado Plan de Transformación. Sin embargo, en aquel encuentro fue Iberia la que puso sobre la mesa la que sería su última oferta, rechazada frontalmente por los sindicatos aunque preveía un 30% menos de despidos.

Asambleas del Sepla

Mientras, el sindicato de pilotos Sepla se unirá con toda probabilidad a la huelga, aunque por el momento no figura entre los convocantes. Según ha podido saber Vozpópuli de fuentes del sector, los pilotos ratificarán su firme intención de unirse a la convocatoria de paros en una asamblea que tendrá lugar a comienzos de la próxima semana.

De acuerdo con estas mismas fuentes, la dirección del Sepla hará valer un compromiso adquirido y firmado con los sindicatos mayoritarios para seguir el mismo camino en este proceso de negociación.

El pasado 24 de enero, el consejo de administración del holding IAG echó por tierra las negociaciones que habían llevado a cabo los sindicatos de tierra y tripulantes de cabina con la dirección de Iberia sobre las bases de los acuerdos alcanzados en el SIMA a mediados de diciembre.

IAG rechazó estos pactos y volvió a situar como único escenario el plan que aprobó para Iberia el pasado 9 de noviembre, el mismo día que el consejero delegado del holding, Willie Walsh, se comprometió ante los inversores a que los 300 millones de pérdidas que registra Iberia anualmente se conviertan en beneficios en 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba