Empresas

El efecto Luis Gallego: IAG valora Iberia en 2.800 millones, casi 900 más que hace dos años

La matriz de la aerolínea española había revisado a la baja un tercio el valor de la compañía al cierre de 2012, cuando se encontraba en un callejón sin salida, con multimillonarias pérdidas y un plan de ajuste paralizado por una histórica huelga. En apenas 24 meses, el escenario ha cambiado de forma radical, desde que Luis Gallego se hizo con las riendas. 

El año 2014 ha marcado un punto de inflexión en la trayectoria de Iberia
El año 2014 ha marcado un punto de inflexión en la trayectoria de Iberia Europa Press

Iberia vale hoy casi 900 millones de euros más que hace dos años. Así al menos aparece reflejado en los balances de su matriz, IAG, que agrupa a la antigua aerolínea de bandera española junto a British Airways y Vueling. El holding ha procedido a revisar al alza la valoración de su participación en Iberia, tras el deterioro de 871 millones de euros que le aplicó cuando la incorporó a su balance. En la actualidad, el valor en libros de Iberia se sitúa en 2.731 millones de euros.

La profunda transformación experimentada por Iberia en los dos últimos años ha tenido su reflejo en el balance de IAG. El holding comenzó a revisar la valoración de la empresa al cierre del ejercicio 2013, coincidiendo prácticamente con el primer aniversario de Luis Gallego como consejero delegado de la aerolínea. Por entonces, Iberia estaba empezando a cerrar acuerdos con los diferentes colectivos de trabajadores que completan su plantilla, fundamentales para entender cómo Iberia ha pasado de acumular seis años consecutivos de pérdidas (en ocasiones superiores a los 500 millones de euros) a cerrar 2014 en positivo.

De hecho, en su informe de gestión anual, el holding señala que la compañía española está generando mejores resultados “gracias a los acuerdos laborales firmados y la disciplina de costes en toda la organización”.

La llegada de Gallego como primer ejecutivo de la aerolínea fue básica para conseguir estos logros. A finales de 2012, IAG impuso a Iberia una hoja de ruta para ajustar costes que suponía el despido de 4.500 empleados sobre la base de un plan que no había sido negociado con los sindicatos.

Esta circunstancia puso a los trabajadores en pie de guerra y en jaque a la aerolínea, hasta el punto de que la situación derivó en una histórica huelga de diez jornadas completas (cinco de ellas secundadas por la totalidad de los colectivos, incluidos los pilotos) y en la dimisión del entonces consejero delegado, Rafael Sánchez-Lozano, que había sido incapaz de concluir las negociaciones con los sindicatos.

Reducción de costes

Pero en menos de dos años, el escenario ha cambiado radicalmente. A finales de aquel tormentoso 2013, Luis Gallego, que también asumió la presidencia de Iberia, por entonces en manos de Antonio Vázquez (aun hoy presidente no ejecutivo de IAG) tenía prácticamente ultimados los acuerdos con todos los colectivos para proceder al ajuste, tras lograr convencer a IAG que éste no podía ser tan radical como el diseñado en un principio para asegurar la viabilidad de Iberia.

Del mismo modo, Gallego comenzó progresivamente a recuperar para la compañía rutas que la anterior dirección de la empresa había decidido suprimir por órdenes llegadas desde Londres. Al cierre de 2014, se obró el milagro. Iberia lograba aportar 50 millones de euros a las cuentas de IAG, las mejores de su corta historia con una cifra de resultados operativos de 1.003 millones de euros.

Después de esta sucesión de acontecimientos, los responsables financieros de IAG han optado por volver a revisar al alza la valoración de Iberia, como ya hicieron parcialmente al cierre de 2013. Con esta última subida queda para la historia el deterioro aplicado en su día al valor de la aerolínea española.

En la decisión también ha influido el hecho de que la economía del país comienza a dar síntomas de una ligera recuperación. “Las previsiones para la economía española han mejorado”, señala el citado informe de gestión del holding.

Tampoco hay que perder de vista la satisfacción que existe en el seno de IAG con los esfuerzos realizados por Iberia en cuanto a la contención de los costes de personal. En 2014, la aerolínea española los redujo un 10%, mientras que las otras dos empresas del holding los incrementaron; de forma moderada British Airways, con una subida del 2,9%; y de forma muy notable Vueling, que los elevó más de un 31%.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba