Empresas

El capital riesgo apuesta por el pan: FoodBox hará la competencia a Granier

El gestor de fondos Nazca, presente en todo tipo de sectores desde aerolíneas hasta empresas agrarias, crea Food Box para timonear un ambicioso plan de implantación de nuevas tiendas con las marcas Santagloria, El Molí Vell y L'Obrador.

Una panadería Santagloria
Una panadería Santagloria FLICKR / Santagloria

El grupo de capital riesgo Nazca vuelve con fuerza al sector de la restauración para impulsar la panadería Santagloria (que tiene otras dos, marcas, El Molí Vell y L'Obrador) además de la Taberna de Volapié -un bar de tapas-, y hacer la competencia al auténtico líder en estos momentos, Granier, que cuenta con un ambicioso plan de aperturas para la primera mitad de 2015 con una panadería nueva abierta cada día. Nazca, que fue uno de los primeros gestores de fondos en apostar por el sector alimentario (Rodilla, del que salieron en 2005, y Lizarrán en 2007), ha creado la sociedad FoodBox para gestionar su actividad en un sector que se encuentra en ebullición, y en el que irrumpen con un equipo gestor con experiencia y la intención de abrir 350 establecimientos con las marcas actuales además de crear otras nuevas.

"Las compañías de capital riesgo están apostando por las panaderías porque no son complicadas de instalar y están creciendo muy rápido y tienen todas las características para que entre el capital riesgo", aseguran fuentes jurídicas conocedoras de las tendencias del mercado. Las marcas adquiridas pertenecían a Europastry (la enseña catalana de fabricación de bollería industrial que, entre otros, surte a los propios Granier) y venían registrando una caída notable en sus ingresos. Molí Vell SL perdió 2 millones en 2011 y más de uno en 2012. Así que el precio de compra, que no se ha desvelado, ha podido ser beneficioso para Nazca.

Santagloria ha sostenido hasta el momento un concepto premium, ecológico y artesano

Augusto Méndez de Lugo, el CEO de FoodBox, no ha querido pronunciarse sobre la competencia creciente en este sector y confirma que habrá cambios en el sistema de franquicias, que actualmente se está revisando. "Son conceptos muy cuidados, rentables, que no vienen dañados por la situación del mercado de los últimos años", ha dicho sobre sus marcas. Una diferencia que puede observarse como consumidor (opinión de este periodista) es que el posicionamiento de Santagloria es diferente al de Granier, pues mientras estos tiran de procedimientos muy industriales, Santagloria presenta algo un poco más elaborado, con algunos productos que por ejemplo tienen que reposar hasta 16 horas antes de ser cocidos. También explotan mucho el concepto Kilómetro Cero, que trata de asegurar que los ingredientes usados provienen de lugares lo más próximos posibles a la tienda. Eso es hasta ahora, de ahora en adelante no se sabe que ocurrirá. Méndez no desvela si competirán por precio y se limita a decir que "nuestras enseñas son lugares en donde el consumidor percibe que su dinero vale más. Ofreceremos los mejores productos a precios competitivos: no renunciaremos a la calidad". 

Santagloria, de hecho, viene siendo muy proactiva en la innovación y en nuevos formatos, como el 'pan runner' muy rico en hidratos de carbono y especialmente indicado para los corredores. Sus tres marcas se traspasan incluyendo los 270 trabajadores.

Crecen en franquicia

Bajo el modelo de franquicia, el crecimiento que esperan es vigoroso. Las panaderías de Europastry serán compradas a través del fondo Nazca III mientras que La Taberna de Volapié (con fuerte presencia en Andalucía pues sus fundadores son de Jerez) ha sido adquirida a sus dueños. "La recuperación del consumo, el aumento de cuota de mercado de la restauración organizada frente a la restauración independiente, y las oportunidades de consolidación en un mercado muy fragmentado, representan una buena oportunidad de negocio en un sector en el que surgen continuamente nuevos conceptos con potencial de crecimiento. En este mercado, los segmentos de tabernas y panaderías con degustación (“Coffee & Bakery Shops”), concentran el mayor número de aperturas", ha asegurado Nazca en un comunicado.

Las franquicias están creciendo como la espuma en el sector de la alimentación. Las franquicias de hostelería (cafeterías, cervecerías, fast food, restaurantes o tapas) facturaron más de 5.000 millones de euros en 2014 del total de 25.800 millones de euros que vendió el sector, según datos de la Asociación Española de Franquiciadores. Sin embargo, los segmentos de cafetería o bares de tapas aún tienen margen de mejora: las primeras facturaron 216 millones y los segundos 260, unos datos 10 veces menores que las franquicias de comida rápida, con más tradición y asentadas más tiempo.

FoodBox estima cerrar el ejercicio 2015 con unas ventas de sus establecimientos propios y franquicias de más de 35 millones y un ebitda de unos 3 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba