Empresas

Gaspar Zarrías, imputado por los ERE andaluces, abre consultoría en Madrid cuando aún cobra del Congreso

Histórico hombre de confianza de Manuel Chaves, llegó a ser presidente en funciones de la Junta de Andalucía y secretario de Estado de Cooperación Territorial. Gaspar Zarrías, que dejó a comienzos del pasado julio su escaño en el Congreso de los Diputados al confirmar el Supremo su imputación en el caso de los ERE fraudulentos de Andalucía, ha abierto despacho de consultoría en Madrid. En paralelo, seguirá cobrando de las Cortes hasta febrero al haberse acogido a las cesantías parlamentarias.

Gaspar Zarrías, el histórico número 2 de Chaves en Andalucía
Gaspar Zarrías, el histórico número 2 de Chaves en Andalucía Europa Press

Cualquiera que desee emprender algún tipo de negocio en Andalucía o desbloquear una situación complicada cuenta desde hace unas semanas con una puerta privilegiada a la que llamar en Madrid. Concretamente la de Zaño Sociedad Consultora, el despacho abierto recientemente por Gaspar Zarrías, histórico número dos de la Junta de Andalucía y perfecto conocedor de las redes clientelares en esta Comunidad Autónoma. Zarrías se encontraba sin cometido conocido desde los primeros días del pasado julio, cuando dimitió como diputado nacional del PSOE debido a su imputación en el caso de los ERE fraudulentos en Andalucía.

A pesar de haber abandonado el hemiciclo, Zarrías sigue cobrando en la actualidad su sueldo como diputado, por encima de los 2.800 euros, y lo seguirá haciendo hasta el final de la presente legislatura al haberse acogido a las cesantías parlamentarias, que le da derecho a percibir siete mensualidades como indemnización, por lo que las cobrará hasta el próximo febrero.

Dicen que si hay algún aspecto relacionado con la política en Andalucía que no conoce Gaspar Zarrías sencillamente se debe a que no existe. No en vano, permaneció 27 años como miembro del parlamento autonómico y, de ellos, 16 formando parte del Gobierno. En una primera etapa, entre 1988 y 1990, fue consejero de Presidencia en el Ejecutivo presidido por José Rodríguez de la Borbolla. Posteriormente ocupó este mismo cargo, ya con Manuel Chaves de presidente, durante trece años consecutivos, entre 1996 y 2009.

En estos dos últimos ejercicios, compatibilizó este puesto con el de vicepresidente de la Junta de Andalucía, lo que llevó incluso a ejercer la presidencia en funciones durante tres semanas, desde la renuncia de Chaves hasta el nombramiento de José Antonio Griñán. Tanto Griñán como Chaves también están imputados por el caso de los ERE.

Un político más que influyente

Semejante historial hace de Zarrías un privilegiado experto en todo lo que tiene que ver con la política en Andalucía, casi siempre como número dos de Chaves. Fuentes parlamentarias aseguran que su conexión con la actual presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, es igualmente muy fluida.

No obstante, la experiencia política de Zarrías no sólo se circunscribe al ámbito autonómico. En abril de 2009, siguió el camino de Chaves: ambos cambiaron la Junta de Andalucía por el Gobierno central. Mientras el sempiterno presidente andaluz asumía la vicepresidencia tercera del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, Zarrías se incorporó como secretario de Estado de Cooperación Territorial, hasta el final de la legislatura.

Posteriormente, fue elegido diputado nacional por Jaén, escaño que ha ocupado hasta que en julio entregó su acta cuando el Tribunal Supremo confirmó su imputación por el caso de los ERE.

Con este más que atractivo y sugerente cartel, Zarrías, licenciado en Derecho y abogado, registró hace algunas semanas la sociedad Zaño Sociedad Consultora, con un capital social de 3.000 euros, el mínimo exigido para una sociedad limitada. De acuerdo con el apunte del Registro Mercantil de Madrid, la empresa tiene como objeto social “otras actividades de consultoría de gestión empresarial”.

Tras abrir un paréntesis en su carrera política, Zarrías tendrá la posibilidad de monetizar su influencia en la vida pública andaluza. Paradójicamente, su declaración de bienes no aparece en la página web del Congreso de los Diputados toda vez que el propio Zarrías admitió que se había producido un error al reflejarse un fuerte incremento en la cantidad invertida en fondos de inversión (de 126.000 al inicio de la legislatura hasta más de 269.000) que no se correspondía con la realidad. La declaración de bienes también incluía activos inmobiliarios como una vivienda, otros cuatro pisos y una finca. Hasta la fecha, no se ha publicado un nuevo documento.

El precedente de Elena Salgado

El movimiento de Zarrías se asemeja al protagonizado por la ex ministra de Economía Elena Salgado a comienzos de 2012, cuando creó una empresa de asesoramiento estratégico muy poco después de dejar el Ejecutivo tras la derrota del PSOE en las elecciones generales de noviembre de 2011. Apenas unas semanas después de la creación de esta empresa, denominada Elsa and Partners, Salgado fichó por la eléctrica Endesa en calidad de consejera externa de su filial chilena.

Está por ver si Zarrías sigue el camino de un buen número de influyentes políticos y termina por aterrizar en la empresa privada, para lo que la consultora podría ser un buen trampolín. A buen seguro, ofertas no le van a faltar.

Nota de la redacción

Puesto en contacto con esta redacción, don Gaspar Zarrías puntualizó que desde el momento de la creación de la sociedad Zaño Sociedad Consultora, a finales del pasado mes de septiembre, solicitó al Congreso de los Diputados que le dejara de abonar la cantidad que le correspondía en concepto de cesantías parlamentarias por los cerca de ocho años que estuvo como cargo electo en las Cortes, tanto en el Senado como en el Congreso. De esta forma, el señor Zarrías únicamente percibió estas cesantías, por valor de 2.044 euros, durante los meses de julio, agosto y septiembre.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba