Empresas

A por los 600.000 euros: González seguirá un año más en Gas Natural gracias a una triquiñuela de tres días

El expresidente del Gobierno se ha embolsado medio millón de euros como consejero de Gas Natural desde 2010 y se llevará 126.500 euros por estar un año más. Dijo en enero que dejaría el cargo porque las reuniones del consejo eran "muy aburridas", pero se ha aprovechado de una triquiñuela legal para seguir: su mandato vence tres días después de la junta de accionistas, lo que según la norma de la casa le permite estar un ejercicio más aburriéndose.

Felipe González desveló en enero pasado que iba a abandonar el consejo de administración de Gas Natural Fenosa “porque es muy aburrido”, un tedio por el que la compañía catalana le paga cada año 126.500 euros brutos por asistir a doce reuniones.

El ex presidente del Gobierno parece haber hecho cuentas en las últimas semanas y tras constatar que en los cuatro años que lleva asistiendo a esas aburridas reuniones se ha embolsado más de medio millón de euros (en concreto, 506.000 euros brutos), ha dado marcha atrás en sus intenciones y seguirá, como mínimo, un ejercicio más acudiendo una vez al mes a la vanguardista y luminosa sede de la compañía en Barcelona.

González no presentó ayer su dimisión en el consejo de administración previo a la junta de accionistas, lo que hubiera provocado su salida del máximo órgano de poder del grupo. Lo dejó estar, porque una triquiñuela temporal, de sólo tres días, le va a permitir seguir en su cargo por un año más.

Si González hubiera presentado su dimisión ayer en el consejo previo a la junta, Gas Natural tendría que haberle buscado un relevo, pero no lo hizo para seguir un año más

El presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, desveló ayer, en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas, que es norma y “tradición” en la casa que “en caso de que a algún consejero le venza el mandato justo después de la junta, ese consejero continúe en su cargo hasta el año siguiente”. Y ése es el caso de González, al que le ha salvado por la campana este fin de semana.

De haber sido la junta el próximo lunes, el ex presidente del Gobierno habría sido relevado.  Pero no ha sido así y el insigne consejero se embolsará otros 126.500 euros en los próximos 12 meses, hasta alcanzar unos emolumentos acumulados de 632.500 euros en un lustro.

Su mandato vencía el lunes 14 de abril, pero como la junta ha sido unos días antes, la norma de la casa prescribe que el consejero siga un año más hasta la junta siguiente

Tendrá que seguir aburriéndose otro año más, porque según Gabarró, “su situación es la misma que la de otros dos consejeros, y hasta la junta del año que viene no se evaluará si se les renueva o no”.

Dicho esto, el presidente de la compañía echó balones fuera al ser preguntado sobre el aburrimiento de su consejero (“en el tema de si se aburre o no, yo no lo sé, eso lo sabrá él”), pero se deshizo en elogios: “Es un magnífico consejero, nos ha ayudado mucho, tiene una visión internacional muy buena y, si el año que viene nos deja, yo lo voy a añorar. No sé si se irá o no, pero hasta entonces no nos plantearemos quién ocupará su vacante si deja el cargo”.

Gas Natural fichó a González en 2010 por su conocimiento del contexto político y empresarial a nivel mundial y en especial, en Latinoamérica, y por su relación y buenos contactos con mandatarios y grandes empresarios del subcontinente. De Lula da Silva a Carlos Slim (el magnate mexicano, del que es amigo, le contrató como asesor aúlico, con oficina personal en el elitista barrio de Polanco) pasando por Michelle Bachelet y otros pesos pesados del mundo político y empresarial latinoamericano.

Su fichaje fue tan polémico como el de Aznar por Endesa, el de Solbes por Enel o el de Acebes por Iberdrola, entre las decenas de políticos que legislaron de una forma u otra sobre compañías y sus sectores y han acabado trabajando para la empresa privada

Su fichaje fue tan polémico como el de José María Aznar por Endesa, el de Ángel Acebes por Iberdrola o el de Pedro Solbes por Enel, políticos que de una forma u otra habían legislado sobre el sector eléctrico y que después acabaron a sueldo de estas compañías.

Pero González se cansó de tanto kilovatio y de tanto plan estratégico y en enero dijo que no se iba a marchar “porque haya incompatibilidades, sino porque es muy aburrido. Me interesaba conocer el tema de la energía, me hubiera ido mejor asesorando a empresas con domicilio fiscal en las Islas Caimán”, llegó a ironizar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba