Empresas

Villaseca hace campaña para que González siga en Gas Natural: "No hay otro asesor como él para Latam"

"Para que no se aburra en el consejo de Gas Natural yo le cuento chistes", dice el consejero delegado de la gasista, que opina que no hay en España mejor asesor para Latinoamérica que el ex presidente del Gobierno, que, por ahora, seguirá en el consejo a razón de 126.000 euros al año.

Felipe González, ex presidente del Gobierno y consejero de Gas Natural Fenosa.
Felipe González, ex presidente del Gobierno y consejero de Gas Natural Fenosa.

Si el ex presidente del Gobierno, Felipe González, se aburre en los consejos de administración de Gas Natural Fenosa, tal y como él mismo ha dicho públicamente, es porque quiere.

Porque la compañía que le fichó dedica buena parte de sus consejos de administración a analizar las fuertes inversiones y las oportunidades de negocio que tiene en Latinoamérica. Y es éste el principal fuerte de González en su currículum, ser un buen conocedor del subcontinente y contar allí con valiosos contactos políticos y empresariales.

Por eso Rafael Villaseca, consejero delegado del gigante energético, quiere que el ex líder del PSOE siga en el consejo, “porque no hay en España otro asesor para Latinoamérica como él. Es el mejor”.

Esta loa fue pronunciada por el ejecutivo catalán en un encuentro privado en el Club de la Energía, según confirmaron a Vozpópuli varias fuentes del sector renovable conocedoras del encuentro.

Es más, para que no se aburra, “yo, de vez en cuando, le cuento un chiste”, dijo en tono jocoso y distendido Villaseca.

A principios de este año, González anunció que dejaría su cargo de consejero de Gas Natural "por aburrimiento", después de no haber satisfecho los deseos por los que llegó al cargo, los de "conocer el mundo de la energía".

El premio a su tedio se pagaba a razón de 126.500 euros brutos al año, por asistir una vez al mes al consejo del grupo. En sólo cuatro años, González se había embolsado 506.000 euros brutos por ser el mejor asesor de España para Latinoamérica, según Villaseca.

El ex presidente del Gobierno dijo que se iba por aburrimiento y meses después cambió de opinión para seguir, al menos, un año más y acumular unos ingresos totales de 632.500 euros

González pensaba dimitir en enero, pero meses después, para sorpresa del mundo empresarial y político y pese a su aburrimiento, el ex político optó por no dejar su cargo en el consejo que se celebró justo antes de la junta de accionistas del grupo en Barcelona. Prefirió no dimitir y aprovecharse de la triquiñuela temporal que le permitía seguir un año más porque su cargo vencía tres días después del de la celebración de la junta.

Todo consejero que llegue a la junta con su cargo en vigor tiene derecho a seguir en el puesto, al menos, un año más, según marcan los estatutos de la compañía. González podría haber dimitido tres días antes para dejar de aburrirse, pero no lo hizo. Así que sigue en su cargo y acumulará 632.500 euros al final de su mandato de cinco años.

Lo que no saben ni Gas Natural ni los analistas del sector es si el ex presidente decidirá irse el año que viene o no. En la compañía catalana hay opiniones encontradas al respecto. Hay quién cree que González debe marcharse si se aburre y que su presencia en el consejo es una muestra innecesaria del denostado abuso de las empresas del Ibex por fichar a ex políticos, eso que para los amantes de las expresiones 'topicazas' ha sido denominado puertas giratorias.

México ha cambiado de presidente, Gas Natural tiene allí importantes inversiones y González es amigo íntimo del magnate Carlos Slim y se mueve en el país como pez en el agua

Para algunas compañías tener en sus consejos a ex presidentes de Gobierno y ministros que legislaron en el pasado sobre sus actividades se ha convertido en un lastre, en una rémora que no les genera precisamente buena reputación ante una opinión pública harta de los abusos y confabulaciones entre políticos y empresas privadas.

Sin embargo, hay otra corriente en Gas Natural que defiende la continuidad de González, por su buen hacer y por gozar de fácil acceso a políticos de la talla de Michelle Bachelet o Dilma Rouseff, entre otras. Y también por tener hilo directo con empresarios de la talla de Carlos Slim, el poderoso magnate mexicano para el que el ex presidente español trabajó durante años en una elitista oficina del residencial barrio de Polanco, en el DF.

Precisamente México ahora está en manos del flamante presidente Enrique Peña Nieto, Gas Natural Fenosa tiene en ese país grandes intereses y González se mueve allí como pez en el agua. El presidente de la empresa, Salvardor Gabarró, ya dijo esta primavera que el político andaluz "es un magnífico consejero, nos ha ayudado mucho, tiene una visión internacional muy buena y, si el año que viene nos deja, yo lo voy a añorar. No sé si se irá o no, pero hasta entonces no nos plantearemos quién ocupará su vacante si deja el cargo".

Villaseca también parece estar en campaña por mantenerle en el consejo, a tenor de la encendida defensa que hace de su perfil como consejero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba