Empresas

La dependencia energética de Argelia se dispara al 58% en pleno rebrote del islamismo radical en el Magreb

El 58% de todo el gas natural que importa España ya procede de Argelia, un récord histórico que supera en 8 puntos porcentuales el máximo permitido por el Gobierno que se produce en un momento en el que el Estado Islámico se instala en el país y retoma los secuestros a extranjeros.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, junto al presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, en un encuentro oficial en Argel en abril pasado.
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, junto al presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, en un encuentro oficial en Argel en abril pasado. EFE

Jamás en la historia reciente se había producido un nivel de dependencia energética tan alta de un solo país, Argelia. Según los últimos datos oficiales, el 57,9% de todo el gas natural que importó España entre enero y julio provino del país magrebí, una cuota que está ocho puntos porcentuales por encima del máximo del 50% establecido por el Gobierno para evitar los riesgos geopolíticos de una excesiva dependencia de un sola fuente.

Este récord histórico no parece, a priori, preocupante, dada la buena entente que sustenta las relaciones entre los gobiernos español y argelino.

Sin embargo, sí hay un factor de incertidumbre sobre la seguridad del suministro de gas proveniente de Argelia, según señalan algunos expertos en geopolítica, provocado por el rebrote del islamismo radical tras años de tranquilidad en el país africano. El reciente secuestro de un turista francés por el grupo terrorista Estado Islámico (IS en sus siglas en inglés) en los montes de la Cabilia argelina ha disparado todas las alarmas.

Hacía muchos años que un extranjero no era secuestrado en el país magrebí, en el que se está asentando peligrosamente el IS, en este caso, a través del grupo autodenominado Soldados del Califato en Argelia, recientemente escindido de la rama de Al Qaeda en el Magreb (AQMI), que ha jurado lealtad precisamente al IS.

La buena entente entre España y Argelia asegura el suministro necesario de gas, pero la instalación del Estado Islámico en el país magrebí preocupa a los analistas

Según las fuentes consultadas, en estos momentos no existe riesgo real de que la instalación del IS en el país pueda suponer una amenaza para las exportaciones de gas natural, pero el secuestro del turista, bajo amenaza de muerte si Francia no cesa sus ataques aéreos contra las bases del grupo en Irak, ha puesto en guardia a los analistas geopolíticos y energéticos.

Europa camina hacia el invierno y la tensión con Rusia por el conflicto con Ucrania ha convertido a Argelia en la tabla de salvación del suministro energético hacia Europa, en caso de que el gas ruso no pueda 'viajar' por los gasoductos de su vecino ex soviético.

Sin embargo, el país que más sufriría, de largo, un problema de suministro de gas de Argelia sería España. Hasta julio, las importaciones aumentaron un 2,3% (un 1% el gas natural y un 4% el gas natural licuado), según los datos de la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores). Argelia sigue ganando peso y se acerca peligrosamente al 60%, frente al 11,3% de nuestro gas que aporta Noruega, el 9% que procede de Qatar, el 7,2% de Nigeria y el 5,8% de Trinidad y Tobago.

Es tan marcada la dependencia del gas argelino que el segundo suministrador, Noruega, solo aporta el 11,3% de todo el gas que llega a España

Hasta 2007, la 'frontera' establecida por el Ejecutivo para evitar una excesiva dependencia de gas de un mismo origen geográfico era del 60%, pero los conflictos del radicalismo islámico que se extendió por el Magreb ese año, unido a otros problemas internacionales, hizo que esa cuota se redujera al 50%

Una vez se cruza esta línea roja, como viene ocurriendo durante todo 2014, la normativa establece el procedimiento a seguir. El Real Decreto 1766/2007 que, en el caso de que la suma de todos los aprovisionamientos de gas natural destinados al consumo nacional provenientes de un mismo país sea superior al 50%, según la información publicada por Cores, sepondrá en marcha un mecanismo de compensación.

En virtud de este procedimiento, los comercializadoras y consumidores directos con aprovisionamientos superiores al 7% del total deberán diversificar su cartera de compras de forma que el suministro procedente del principal país suministrador al mercado nacional sea inferior al 50%.

Sin embargo, por ahora, Cores no ha decidido activar ningún plan de emergencia, dado que la situación no es preocupante porque los factores que han provocado esta excesiva dependencia de Argelia se enmarcan en los efectos colaterales del conflicto entre Rusia y Ucrania.

Como ya publicó Vozpópuli en abril pasado, el gas de Argelia entra en España por los dos gasoductos (el del Estrecho y el Medgaz, que conecta con la Península en Almería) y mediante barcos metaneros que llegan a las regasificadoras. Pero el conflicto entre Rusia y Ucrania y el temor a que el gas no llegue en invierno, ha provocado que haya una mayor demanda por parte de los países del centro y norte del Viejo Continente desde otros orígenes geográficos.

Esta demanda hace que buques que, a priori, desembarcarían su gas natural licuado en España se hayan ido a otros destinos europeos que pagan más por esa materia prima ante el temor a un frío invierno sin gas ruso.

Al llegar menos gas por barco, el porcentaje que entra por los tubos argelinos, especialmente por Medgaz, es mayor, lo que descompensa el equilibrio existente en los últimos años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba