Empresas

Garoña podrá reabrir en 2015 al acortarse los plazos con la nueva norma del Gobierno

La central nuclear podrá abrir en 2015 gracias a que la nueva normativa aprobada en febrero recorta de tres a un año todo el proceso de autorizaciones y permisos y a que Nuclenor tiene ya toda la documentación preparada para cumplir con los requisitos de seguridad.

Centro de control de la planta nuclear de Garoña.
Centro de control de la planta nuclear de Garoña. EFE

La central nuclear de Garoña podrá volver a producir electricidad en 2015 gracias al cambio normativo que introdujo el Ministerio de Industria en febrero pasado. El consejo de Nuclenor, la empresa propietaria que al 50% controlan Endesa e Iberdrola, elevará en breve a Industria la solicitud de renovación de la autorización de explotación de la planta, ahora en situación de "cese de explotación", para que la petición se traslade posteriormente al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), que deberá elaborar los informes preceptivos.

Nuclenor tiene lista toda la documentación necesaria y confirma que cumple con todos los requisitos exigidos para la renovación de la licencia de explotación, de forma que si se cumplen los plazos, la planta reabrirá el próximo año.

Y eso se debe esencialmente al cambio normativo introducido por el Gobierno en febrero pasado, a través del Real Decreto para la gestión responsable y segura del combustible nuclear gastado y los residuos radiactivos, un cajón de sastre en el que se coló una disposición adicional que modificó el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas de 1999.

Gracias a esta disposición, las centrales que, una vez aprobado el Real Decreto hubieran obtenido una declaración de cese definitivo de la explotación por razones distintas a las de seguridad nuclear o protección radiológica, podrán solicitar la renovación de la autorización de explotación, siempre que no hubiera llegado a transcurrir un año desde la obtención de declaración de cese.

Asimismo, el titular de una autorización de explotación deberá comunicar "al menos con un año de antelación a la fecha prevista, su intención de cesar la actividad para la que fue concebida la instalación. Un traje a medida de la central de Garoña, que en poco más de un año podrá tener el plácet del CSN e Industria para volver a operar. De no haberse introducido estos cambios normativos, la planta burgalesa hubiera necesitado unos tres años para conseguir todos los permisos y autorizaciones.

La norma impulsada por el ministro José Manuel Soria pasó con gran polémica por el CSN, hasta el punto de que la consejera a propuesta del PSOE, Cristina Narbona, emitió un duro voto particular acusando al Gobierno de poner en riesgo la seguridad del parque nuclear y vulnerar los plazos preceptivos y las directrices internacionales.

El CSN tendrá que informar en los próximos meses sobre la solicitud presentada por Garoña y el cumplimiento de todos los requisitos para volver a operar, en un proceso que podría volver a levantar una nueva polémica, porque podría, de nuevo, partir en dos el consejo del supervisor nuclear presidido por Fernando Marti, propuesto por el PP.

La planta burgalesa estará operativa hasta marzo de 2031, año en el que cumplirá sus 60 años de vida

El consejo de administración de Nuclenor pedirá a Industria un permiso que vencerá el 2 de marzo de 2031, fecha en la que la central cumplirá 60 años en explotación.

La empresa considera que un marco temporal de explotación "de estas características es necesario para hacer viable el proyecto y proporcionaría la estabilidad y certidumbre adecuada para acometer las inversiones precisas".

La solicitud va acompañada de la documentación que acredita el cumplimiento de los requisitos exigidos para la renovación de la autorización de explotación, tal como figuraba en la última solicitud presentada. El titular añade que la documentación incluida "demuestra" que se dispone de un adecuado control del comportamiento de las estructuras y equipos de la central y permite asegurar su capacidad para realizar las funciones de seguridad a largo plazo.

Asimismo, incluye el programa de inversiones y modificaciones de diseño asociadas a las pruebas de resistencia y las Instrucciones Técnicas Complementarias del Consejo de Seguridad Nuclear.

Al mismo tiempo, en un comunicado, Nuclenor "se compromete" a desarrollar -antes de cargar combustible en el reactor de la central- las modificaciones de diseño que fueron requeridas con anterioridad por el CSN en su informe Ministerio, sobre las modificaciones sobre el aislamiento de contención, la independencia de sistemas eléctricos, protección contra incendios y nuevo sistema de tratamiento de gases de reserva (SBGT).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba