Empresas

Industria ningunea a los eólicos en vísperas de la reforma energética

Soria rompe con la costumbre y no envía a ningún representante a la asamblea anual del sector. Gamesa pone fecha para el cierre de sus plantas en España: sin un nuevo marco de ayudas, se irá en dos años.

Parque de I+D en Alaiz (Navarra).
Parque de I+D en Alaiz (Navarra).

En vísperas de la reforma energética anunciada para finales de mes, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo rompió ayer con la costumbre de los últimos años y no envió a ningún representante a la sesión inaugural de la asamblea anual del sector eólico, cuya quinta edición se clausura hoy. En la convocatoria remitida a los medios por la organizadora, la Asociación Empresarial Eólica (AEE), figuraba el nombre del director general de Energía, Jaime Suárez. Pero no apareció.

Suárez comunicó su no asistencia hace ya dos semanas, pero la AEE mantuvo su nombre en la agenda hasta el final con la esperanza de convencerle. En la apertura del acto, celebrado a dos manzanas de la sede de Industria, Rocío Sicre, presidenta de la AEE, lamentó su ausencia pese a las "intensas gestiones" para que acudiera. El plantón contrasta con la nutrida representación que envió el anterior Gobierno socialista a la asamblea de 2011: con el sector también en vilo por la inexistencia de un sistema de primas a partir de 2013, estuvieron presentes tres secretarios de Estado, incluyendo al de Energía.

Las empresas eólicas dicen que son "conscientes de la situación del país", pero temen que, tras la moratoria de comienzos de año para las primas a nuevos parques, el Gobierno prepare un recorte retroactivo para los molinos ya en funcionamiento, con el objetivo de atajar el gigantesco déficit de tarifa (diferencia entre ingresos y costes regulados) acumulado, que ya supera los 24.000 millones de euros. Consideran la retroactividad una "línea roja" y reclaman un marco regulatorio propio, que dé estabilidad y atraiga inversiones”.

Hasta ahora, José Manuel Soria y su equipo han sido poco concretos respecto al contenido de la reforma. Se maneja una cifra: un recorte de los costes de unos 3.000 millones. Y se ha sugerido, de forma bastante inconcreta, la imposición de tasas a las diferentes energías. En el sector ha calado la idea de que habrá recortes para todos, pero está por ver cómo se reparte el golpe.

En una queja que recuerda a la de las grandes eléctricas, la AEE (a la que están asociadas estas empresas, junto con el resto de promotores eólicos) dice que el Ministerio ha recibido al sector, pero "no dialoga". La última reunión entre la patronal y representantes del Gobierno data de mayo, aunque no se produjo con responsables de Industria, sino del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), adscrito a ese departamento.

Aunque Industria mantiene el cerrojazo informativo sobre los detalles de una reforma que se cocina en Moncloa, el sector considera probable que el paquete de medidas se apruebe ya a finales de mes, coincidiendo con la revisión de tarifas de julio. Este viernes hay Consejo europeo de Energía en Luxemburgo. Y Soria tiene recientes las críticas de Bruselas a la moratoria. En un espaldarazo a los argumentos del sector renovable, la Comisión Europea también ha criticado la "compensación excesiva" que reciben las centrales nucleares e hidroeléctricas y ha criticado que el déficit tarifario se debe "en parte" a una "competencia insuficiente".

Durante las jornadas, el fabricante de aerogeneradores Gamesa puso fecha a una amenaza lanzada hace tiempo, ante el horizonte sin primas que vislumbra el sector: la de reducir al mínimo su presencia en España. Su director de Márketing, Juan Diego Díaz, dijo que "a lo mejor en un par de años" se materializa "el riesgo" de que el sector eólico "no exista" en España, exceptuando la parte de operación y mantenimiento de los parques.

Díaz, que expresó "serias dudas" respecto al posible interés de un inversor extranjero en Gamesa, cuya cotización está cerca de mínimos ("El menor de mis problemas son los chinos entrando en España", dijo), recordó que el grupo navarro ha aprobado dos EREs en España en los últimos dos años (ambos de carácter temporal) y tiene un curso un tercero (de extinción), que afecta a 74 de los 108 trabajadores de su fábrica de Medina del Campo (Valladolid).

La destrucción de empleo "va a ir a más", dijo Díaz. La empresa tiene actualmente 20 centros productivos en España y unos 4.800 empleados, además de sedes corporativas en Zamudio (Bilbao), Sarriguren (Pamplona) y Madrid, entre otras instalaciones. Está por ver si, en el caso de que el recorte se concrete, se cumpla su amenaza de deslocalización: desde España, Gamesa suministra a sus clientes en Europa (que aún representa un 20% de su mercado) y el Este del continente, que todavía registra una considerable actividad; las instalaciones de la empresa en España también abastecen a los mercados al norte de África y, de manera puntual, a Latinoamérica. 

En el exterior, el panorama tampoco es halagüeño. El petróleo Brent cotiza por debajo de 100 dólares por primera vez en este año. Y, además, mercados foráneos que antes eran extraordinariamente atractivos ahora no lo son tanto. Uno de los más emblemáticos, Estados Unidos, ha suspendido sus ayudas a la eólica (créditos fiscales denominados PTC) a partir de 2013, y su renovación dependerá de lo que ocurra en las elecciones presidenciales del próximo noviembre. Iberdrola, el líder eólico mundial (y primer accionista de Gamesa), fue ayer pesimista: "El año que viene en EEUU vamos a hacer uno o ninguno; y en 2014, uno o ninguno", dijo ayer Xabier Viteri, su director de Energías Renovables, en alusión a los posibles proyectos en ese país. Sobre otros mercados emergentes, no fue mucho más optimista: "Turquía me gustaría que funcionara; el norte de África da un poco más de miedo; y China lo dejamos para los chinos", indicó, en referencia a las trabas que pone ese país a los promotores, a los que obliga a operar con socios locales.

El sector teme que la moratoria a las primas sea indefinida. "Sería el peor escenario posible", resumió Francisco Ortiz García de Ceca, director de desarrollo de Negocio de Enel Green Power. Manuel Fernández, de Gas Natural (empresa que ha reclamado con insistencia que se bajen las primas), abogó por un marco que permita al negocio eólico seguir "desarrollándose" cuando la demanda "se recupere" (de momento, no hay visos) e invitó a mirar al exterior, en especial, Asia, Brasil, Colombia y México.

Por su parte, Rafael Mateo, director general de Acciona Energía, consideró "deseable" que sea "lo más corta posible". Y que se defina "no la fecha de inicio [de las primas a los nuevos parques], que probablemente no será temprana, sino cuál será el marco". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba