Empresas

El ‘pequeño Nicolás’ decía representar a un bufete que intermedia operaciones entre México y España

Francisco Nicolás Gómez exhibía tarjetas de visita con su nombre del despacho de abogados GDP, especialista en operaciones entre empresarios mexicanos y españoles, y decía ser el encargado de las relaciones institucionales del bufete.

Tarjeta Pequeño Nicolas
Tarjeta Pequeño Nicolas

La intensa actividad empresarial de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, célebremente conocido como el ‘pequeño Nicolás’, le llevó también por los derroteros de los despachos de abogados. O, al menos, eso sostenía él, que se presentó en determinados círculos como representante del bufete GDP Abogados y Consultores, especialista en operaciones empresariales entre México y España. Como en otros casos destapados anteriormente, Francisco Nicolás contaba con una tarjeta de visita del despacho, en la que aparecía como responsable de relaciones institucionales del bufete.

Con un ‘modus operandi’ similar en todas las ocasiones, el ‘pequeño Nicolás’ decía tan pronto representar a una constructora como a una empresa de sistemas anti-robo y, en este caso, a un despacho de abogados. Y también en todos los casos sembró las zonas más influyentes de Madrid con tarjetas de visita como la que ilustra la información.

En este caso, el papel de conseguidor que se le atribuye encontraba su caldo de cultivo ideal, toda vez que GDP es un despacho que intermedia operaciones de empresarios mexicanos en España y viceversa. Con sedes en Madrid y México D.F., la firma también organiza con frecuencia jornadas y seminarios sobre la actividad comercial entre ambos países, en los que ha contado con la colaboración de destacadas empresas como Banco Santander.

Este diario trató de ponerse en contacto con el despacho de abogados tanto a través de la vía telefónica como de una dirección de correo electrónico a la que fue dirigido para conocer su reacción sin que mediara respuesta alguna en los repetidos intentos.

No obstante, es muy probable que la relación de Francisco Nicolás, acusado, entre otras cosas, de hacerse pasar por agente del CNI o por asesor de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, con GDP Abogados no pasara de meros contactos iniciales, lo que no impidió que el joven se hiciera con una tarjeta de visita del despacho, cuya autenticidad no ha sido posible comprobar.

Se da la circunstancia de que en los últimos meses la actividad inversora de empresarios mexicanos en España ha sido especialmente intensa, lo que hacía más que interesante que el ‘pequeño Nicolás’ encontrara una palanca como este despacho para presentarse en sociedad como un posible captador de inversiones. Su estrecha relación con el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, se encargaba de hacer el resto.

Destacados inversores mexicanos han realizado operaciones muy importantes como la entrada en el capital de Banco Popular, Banco Sabadell y Campofrío pero también operaciones que, sin hacer tanto ruido por su volumen y por el hecho de no tratarse de empresas cotizadas, han contribuido a reforzar la presencia mexicana en España como, por ejemplo, las adquisiciones del armador gallego Barreras o de la empresa de transportes Avanza.

Lo que parece claro es que a Francisco Nicolás Gómez Iglesias se le quedaban cortas las 24 horas de un día para desempeñar todas las ocupaciones que decía tener y que justificaba el hecho de que tuviera un cuartel general tan peculiar como el ya célebre chalet en la exclusiva zona madrileña de El Viso. Y también que sus andanzas por el entramado empresarial de la capital parecen no encontrar fin.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba