Entrevista a BNK y Shale Gas España

"Se dice que el fracking contamina, pero no hay ninguna contaminación de acuíferos probada"

La directora de comunicación de BNK España y el director general de Shale Gas se sientan con ‘Vozpópuli’ para exponer sus propuestas para España desde sus posibles beneficios y explicando las medidas a tomar para evitar cualquier tipo de riesgo.

El director general de Shale Gas España, David Alameda
El director general de Shale Gas España, David Alameda Shale Gas España

Después de unos destacados años, en los que los precios de los combustibles fósiles han caído a niveles insospechados, debido en parte a las nuevas tecnologías de extracción de hidrocarburos, ha llegado a España la primera propuesta para realizar pozos de fracking en la península. La empresa canadiense BNK presentó hace unos días su proyecto a Industria y ahora recibe a Vozpópuli para despejar todas las dudas que giran en torno al polémico fracking, una técnica de extracción de gas natural no convencional mediante fractura hidráulica.

Desde distintos sectores de la sociedad civil, ya sea mediante asociaciones o a través de plataformas antifracking, se ha presentado una oposición clara ante la posibilidad de realizar sondeos en tierras españolas. David Alameda, director general de Shale Gas España y María Jesús Gallego, directora de comunicación de BNK España, explican que entienden "que haya una preocupación de la población" y por ello buscan "proveer con la información que sea veraz".

– ¿En qué consiste el proyecto que ha presentado BNK?

María Jesús Gallego – Consiste en hacer sondeos de exploración de gas natural en la provincia de Burgos. Llevamos dos años trabajando en hacer estos proyectos con sus correspondientes estudios de impacto ambiental, que se compone a su vez de 10 estudios específicos que tratan los temas medioambientales, para que sea seguro. Ahora lo enviamos a las administraciones y ellas lo ponen en información pública, es decir, que estarán accesibles a todo el mundo, preguntarán y nosotros contestaremos. A raíz de eso los técnicos de la autoridad medioambiental decidirán si son compatibles con el medio ambiente o no.

Gallego: "El objetivo de la exploración, obtener datos para confirmar que la presencia de gas natural en esa zona es suficiente como para planificar una producción"

– Según tengo entendido son 6 zonas de investigación y 2 pozos en cada zona

MJG – Pedimos dos permisos de investigación, que se llaman Sedano y Urraca, en la cuenca vasco-cantábrica, que es la zona que más potencial tiene para hidrocarburos en España. Lo que queremos averiguar si ese material es suficiente para planificar una producción. En cada uno de estos permisos hemos seleccionado 3 emplazamientos, y la posibilidad de 2 pozos por emplazamiento, pero no tenemos por qué perforar todos. Con estos sondeos se trata de obtener muestras y extraer datos, por lo que si con pocos pozos fueran suficientes para obtener los datos que necesitamos no necesitaríamos hacer más. Lo hemos pedido todo junto por la tramitación, dado que hay muchísima burocracia.

–  Entonces los permisos solo son de exploración, pero su objetivo final es la producción ¿no?

MJG – En el caso de que después de hacer un X número de pozos viéramos que es posible planificar una producción primero tendríamos que solicitar un permiso de producción, después hacer un nuevo proyecto y un nuevo estudio de impacto medioambiental; y ahí ya definiríamos cuantos pozos habría que hacer, en que zona, quizá no en toda la zona sino en un pequeño espacio. Ese es el objetivo de la exploración, obtener datos para confirmar que la presencia de gas natural en esa zona es suficiente como para planificar una producción.

– Entonces ¿no hay un interés inmediato en obtener beneficios, sino en estudiar un posible campo en el que desarrollar la producción?

MJG – Esto es una inversión a fondo perdido. Con esta inversión se busca obtener datos y saber si es posible producir ahí, aunque lógicamente el objetivo es producir.

Alameda: "Europa y concretamente España es uno de los países con una legislación medioambiental más rigurosa. Todos los proyectos de fracking que se van a hacer en España pasan por esta tramitación medioambiental"

– Existe en esa zona y en otras partes de España una numerosa oposición de plataformas antifracking. ¿Cuál sería vuestro mensaje para este tipo de movimientos?

David Alameda – Según un estudio de Sigma Dos el 61% de la población se muestra favorable al desarrollo de la industria. Estamos gastando casi 41.000 millones en comprar gas fuera. Dicho sea esto entendemos que hay una preocupación de la población y lo que hacemos desde Shale Gas España es tratar de proveer con la información que sea veraz. Tenemos que dejar que sean los profesionales que llevan años trabajando en este sector los que realmente nos digan cómo es esta tecnología. Al final el debate debe ser técnico, porque se trata de una tecnología madura, que lleva desde los años 40 desarrollándose.

Europa y concretamente España es uno de los países con una legislación medioambiental más rigurosa. Todos los proyectos de fracking que se van a hacer en España pasan por esta tramitación medioambiental completa, que se realizan estudios de geotecnia, geología, estudios del aire, fauna, biología, arqueología, sísmica… Son una serie de estudios muy muy completos que nos permiten definir nuestros proyectos y la afección de los mismos, y se demuestra que pueden ser complementarios con la agricultura, con el medio ambiente y con un impacto muy reducido en superficie. Pero con todo ello sabemos que la población demanda información y por eso estamos nosotros.

– ¿El Shale Gas puede ayudar a España a reducir su dependencia energética? Según el informe Mckinsey del documento presentado por el Círculo de Empresarios, el Shale Gas podría representar solo el 3% de la producción europea de energía en 2030.

DA – No solo ayudaría a España a reducir su demanda energética, sino a Europa, hay un gran potencial de no convencionales en la UE. Y en Europa vemos que el 30% del gas que recibe la UE viene de Ucrania y el no recibirlo supone un escenario de inseguridad energética. Europa ha dicho que el Gas natural es el combustible de transición hacia ese mix renovable y es esencial para reducir nuestra inseguridad. Los estudios que las empresas barajamos respecto al recurso nacional en España estamos hablando de 2.000 Bcm, que a ritmo actual representaría unos 70 años de consumo, si sumamos el convencional sería de 90 años, por lo que reduciríamos mucho nuestra dependencia.

– Para extraer esos 70 años de gas habría que realizar una producción a gran escala de fracking, es decir, muchos pozos…

DA – Habría que hacer una producción sin duda de gas natural, pero en un mismo lugar somos capaces de perforar 10 -15 pozos incluso 20. Reducimos en un espacio de 2 – 3 hectáreas la actividad de muchos pozos, por lo cual el impacto en superficie es mucho menor.

MJG – De todas formas se suele confundir una torre de perforación con un pozo. Esto es un pozo. (Muestra una imagen)

Alameda: "Un estudio de Deloitte refleja que en un escenario medio se generarían 260.000 puestos de trabajo directos, inducidos e indirectos, que la mayoría de ellos, el 85%, serían empleos locales o regionales"

– ¿Consideráis que esta industria es una oportunidad económica para España?

DA – Contextualizando, la situación de España: primero, la situación económica es de crisis; segundo, el desempleo que tenemos en España, con 5 millones; tercero, nos estamos gastando 41.000 millones de euros en comprar gas y petróleo fuera, es decir, financiamos a otros países. Pues resulta que aquí en España tenemos recursos autóctonos y podemos ayudar a reducir esa factura y que se emplee ese dinero en otros menesteres como Educación, Sanidad o energías renovables. Esta industria viene a quedarse por mucho tiempo, se dice que es una burbuja, pero cómo va a ser una burbuja estar 20 o 25 años en un país desarrollando una industria que va a generar puestos de trabajo.

Deloitte hizo un estudio sobre el impacto económico de esta industria, y en un escenario medio se generarían 260.000 puestos de trabajo directos, inducidos e indirectos, que la mayoría de ellos, el 85%, serían empleos locales o regionales. Aparte de esto, no sería un empleo estacionario, sino prolongado, lo que generaría un clima competitivo que favorezca otras industrias que tanto está sufriendo y que están demandando una energía barata. Las empresas argumentan que no pueden competir en este entorno y esos son puestos de trabajos que se va a perder. Estamos hablando de reindustrializar el país, sí, pero vamos a tejer un marco donde podamos reindustrializar, por eso necesitamos un marco competitivo y para ello necesitamos desarrollar los hidrocarburos.

Sería la primera vez que un país con recursos no los explota, y que tener recursos sea un problema. Eso no sucede en otra parte del mundo. De ahí la necesidad y la oportunidad de impulsar esta industria.

– ¿Cuál podría ser la cifra del beneficio que aportaría el fracking en España?

DA – Deloitte dijo que al PIB aportaría 40.000 millones de euros en el punto de máxima producción. Los pozos producen mucho y luego declinan, llegaría un año en el que se produciría mucho y luego ya se empezaría a agotar. Durante los 20 o 30 años que estemos aquí en PIB agregado representaría más de 1 billón de euros. Estamos hablando de que el sector del Turismo aporta 63.000 millones al PIB, Se trata de una de industria que aportaría muchísimo beneficio al país.

– Existen varios informes y muchas críticas sobre el fracking y sobre todo por la experiencia estadounidense. ¿Cuáles son las medidas que se tomarán al respecto para impedir este tipo de contaminaciones? Si os parece bien me gustaría que lo explicarais por partes: la primera crítica se centra en la contaminación de acuíferos...

DA – En EEUU la agencia de protección medioambiental americana dice que no hay ninguna contaminación de acuíferos por fracking, y eso es una realidad. Es decir ¿qué hace la industria para evitar que un acuífero se contamine? Es básicamente la construcción de un pozo, que eso afecta a la industria convencional y no convencional, y nunca han tenido ningún problema. Nosotros hacemos una construcción telescópica con tres barreras de acero de alta resistencia revestidas de cemento que nos permiten aislar completamente el acuífero, con total seguridad. Probamos cuando estamos construyendo ese acuífero, le sometemos a las presiones a las que le vamos a someter una vez hagamos la fractura hidráulica y hacemos una comprobación de la aplicación de la cementación que hemos hecho para ver si está aislando correctamente el pozo.

MJG – Quiero matizar que entiendo que dices que no ha habido ningún caso de contaminación de acuíferos por fracking, es verdad, pero que la industria en general ha podido llegar a fallar si no hay buena práctica.

DA – Se dice que el fracking contamina, pero no hay ninguna contaminación de acuíferos probada y eso lo ha dicho la agencia de protección medioambiental, que es una autoridad.

– Contaminación del aire por el metano…

DA – En cuanto a emisiones de metano. Lo que ha hecho esta industria en Estados Unidos es provocar la reducción de las emisiones de metano, y eso no lo digo yo, lo dice el panel de expertos de cambio climático de la ONU, y además no solo han conseguido la reducción de las emisiones de metano, sino que han reducido desde 1990 a 2012 un 30% sus emisiones de CO2. El desarrollo de las no convencionales ha llevado a EEUU a reducir sus emisiones de metano a la atmósfera por la implementación de nuevas tecnologías de captura de metano en superficie.

– Posibles problemas sísmicos y radioactividad de las aguas de retorno…

DA – En EEUU ha habido terremotos que no han sido ocasionados por el fracking, en Ohio, y que son por la reinyección de aguas residuales en pozos existentes. En algunos casos esas aguas residuales eran aguas de fracking y de ahí que se dijeran que el fracking ha causado terremotos. Eso no es real. Solo ha habido tres casos después de dos millones de operaciones de fracturación hidráulica en las que se ha producido una microsismicidad que no se ha sentido ni siquiera en superficie. Dicho sea esto, en Europa, la reinyección de aguas residuales no se permitirá nunca. Es algo que tenemos que saber, que lo que ocurre en EEUU no tiene por qué ocurrir en Europa porque nuestra legislación es mucho más rigurosa y porque hay cosas que no se permiten. Ahí debemos estar muy tranquilos, que no va a haber terremotos, ni por fracking, ni por reinyección de aguas, porque esto último no se va a producir.

¿Qué hace la industria para controlar la sismicidad? Teneos la tecnología que nos permite controlar en tiempo real que microsismicidad para pararlo en caso de superar el umbral. Cuando hablamos de fracturación estamos haciéndolo a 4.000 o 5.000 metros de profundidad, con microfracturas a 1.000 o 1.500 metros de los acuíferos. Además, elegimos donde perforar, por lo que si vemos que hay una falla, allí no perforaremos.

MJG – Remitiéndonos a nuestro estudio, la distancia con los complejos kársticos y los emplazamientos es suficiente como para evitar cualquier posible conexión y respecto al tema del agua, que se suele atribuir un gran gasto, 15 o 20 fracturas supondrían una cantidad de agua similar a la que utiliza un campo de golf en un mes, es agua, pero no muchísima. Y no hay fallas en la zona, por lo que el riesgo sísmico es bajo o muy bajo.

Alameda: "Durante los 20 o 30 años que estemos aquí en PIB agregado representaría más de 1 billón de euros"

– ¿Aquí se van a utilizar técnicas basadas en el agua u otros métodos menos agresivos? El Instituto Geológico y Minero de España defiende técnicas como el propano, la fracturación eléctrica o fracturación térmica.

DA – Todas esas tecnologías se han utilizado, pero están en una fase de maduración, por lo que todavía se están investigando.

MJG – En España solo se ha presentado un proyecto, que es el nuestro, y va a utilizar agua.

– Existe un documental, Gasland, que pone muy mal a las consecuencias del fracking. ¿Se puede asemejar lo que en él se muestra a la realidad del fracking?

DA – El vídeo en el que se prende fuego al gas que sale del grifo de las casas cercanas a los pozos no es real. En ese caso se ha colocado una bombona de gas en la tubería y lo han hecho a propósito. Un periodista irlandés fue a una rueda de prensa del director de este documental, y cuando le preguntó por esto le dijo que no le iba a contestar.

Contra manipulaciones de este tipo ¿qué puede hacer la industria? Somos serios. Primero, no entramos a discutir. Todos los científicos dicen que no es real. Que haya metano… el metano aflora en los pantanos y en los ríos, porque es el metano biogénico, es decir, es un metano que se ha producido por temperatura y descomposición de materia orgánica en superficie. Es un efecto natural, pero que sea la industria la que contamine… La agencia de protección medioambiental americana ha dicho que no es verdad.

– María Jesús Gallego nos muestra un vídeo en la red para documentar sus palabras –

MJG – Gran parte de la oposición al fracking es debido a asuntos como este.

DA – Yo porque soy ingeniero, pero a mí me podría atemorizar ese vídeo. Hacer eso es muy sencillo. Atemorizar a la población con ese vídeo como también en otros aspectos de esta industria se ha atemorizado con lo de Canarias o lo de Albacete. Nosotros intentamos aportar rigor y vemos que hay otra parte que no aporta rigor. No criticamos los vídeos, nosotros, como técnicos y científicos, decimos que no es verdad.

MJG – Quería añadir que España es uno de los únicos países de la Unión Europea que exige impacto medioambiental completo en fase de exploración, casi ningún país lo exige. Ha puesto unos estándares medioambientales altísimos. A veces decimos que Europa tiene que legislar, pero por mucho que legisle no llegará a los niveles de España. Este estudio nos ha llevado 2 años. Si pasan el visto bueno técnico es porque se puede hacer, con todas las garantías, y vamos a poner todo el rigor para que las cosas se hagan bien.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba