Empresas

A Florentino no le dejan sólo los March: su escudero López Jiménez vende títulos de ACS para pagar a la banca

El ex presidente de Unión Fenosa se ha deshecho en los últimos días de acciones del grupo constructor por valor de 8,5 millones de euros con el fin de atender los vencimientos de su deuda personal. Barclays y Sabadell son sus principales acreedores.

Florentino Pérez y Pedro López Jiménez también comparten mesa en la junta del Real Madrid
Florentino Pérez y Pedro López Jiménez también comparten mesa en la junta del Real Madrid

Pedro López Jiménez, hombre de la máxima confianza del presidente de ACS, Florentino Pérez, y su compañero de viaje desde los comienzos del grupo, ha seguido el camino de Banca March en los últimos días y también se ha deshecho de un paquete de acciones de la compañía, aunque en su caso los motivos han sido bien diferentes. El que fuera presidente de Unión Fenosa cuando la eléctrica estaba controlada por ACS se ha visto obligado a hacer caja para atender compromisos de deuda personal que vencían este lunes por algo más de seis millones de euros.

Algo más de 8,5 millones de euros ha ingresado López Jiménez por las operaciones de venta que ha realizado entre los días 19 y 23 de junio, en los que ha puesto en el mercado un cuarto de millón de acciones de ACS.

La deuda de las instrumentales controladas por López Jiménez, que este año cumple 25 años como consejero de ACS, suma cerca de 70 millones de euros. A través de estas sociedades, el ejecutivo controla su participación en el grupo de construcción y servicios, que asciende a un 0,208% del capital y que está valorado en algo más de 22 millones de euros a precios actuales de mercado.

Justo antes del inicio de la crisis, la participación del ejecutivo triplicaba la que posee actualmente, un paquete accionarial cercano al 1% de ACS, valorado en más de 100 millones de euros. Pero López Jiménez ha sido una víctima más de la explosiva combinación entre el exceso de apalancamiento y el desplome de las acciones en Bolsa.  

El tormento de la suspensión del dividendo

Los apuros financieros de López Jiménez se agravaron, como los de la mayoría de accionistas de referencia de ACS, cuando la compañía suspendió a mediados de 2012 el dividendo a cuenta de los resultados del grupo, debido a las pérdidas en que iba a incurrir en ese ejercicio.

Este episodio se produjo, además, cuando las acciones de ACS cotizaban por debajo de 11 euros, sus mínimos en siete años, lo que también afectó a las finanzas personales del ejecutivo, toda vez que los títulos servían como garantía para los préstamos concedidos por la banca para adquirir estas acciones y una serie de activos inmobiliarios que posee.  

A finales de 2012, López Jiménez tuvo que vender el otro gran activo que poseía: su participación del 5% en el capital de la papelera cotizada Ence. Esta operación permitió darle un respiro a su situación financiera, sobre la que comenzaba a planear la sombra de la ejecución bancaria.

Carencias a cambio de amortizaciones

Fue la propia compañía la que le compró a López Jiménez las acciones por las que obtuvo algo más de 25 millones de euros. Con ellos canceló un préstamo contratado con Novagalicia, que por entonces estaba nacionalizada y se mostraba muy rígida a la hora de renegociar deuda. El ejecutivo pagó a la caja 14,7 millones de euros que quedaban pendientes de un préstamo de 21 millones que vencía en abril de 2015.

El resto de los ingresos que logró por la operación de Ence lo destinó a tratar de minimizar los vencimientos que tenía que afrontar cada año. Así, procedió a amortizar 1,6 millones de euros de un préstamo concedido en su día por Bankia, operación por la que obtuvo una carencia en el pago hasta enero de 2017.

Idéntico movimiento realizó con Sabadell, uno de sus principales acreedores, al que pagó anticipadamente 3,9 millones de euros de un crédito de 24,07 millones, también a cambio de una carencia hasta comienzos de 2017. En ambos casos, son activos inmobiliarios los que actúan como garantía por lo que las acciones de ACS estarían a salvo de ejecución.

No obstante, López Jiménez, en quien también ha confiado Florentino Pérez para formar parte de la junta directiva del Real Madrid en sus dos etapas como presidente, sigue padeciendo apreturas financieras, como prueba el hecho de que haya tenido que vender títulos de ACS para evitar protagonizar un impago a sus acreedores.

Barclays es la entidad más expuesta, con algo más de 30 millones de deuda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba