Empresas

El FROB se blinda con una norma interna que permite todo tipo de contratos opacos

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria tiene desde el pasado 14 de octubre unas nuevas instrucciones internas de contratación que permite no publicitar las contrataciones por parte de este organismo público en al menos 13 supuestos, como "cuando lo exija la protección de intereses esenciales de la seguridad del FROB", por imperiosa urgencia, por razones artísticas o todos aquellos por debajo de 50.000 euros.

Jaime Ponce Huerta, presidente del FROB desde julio de 2015.
Jaime Ponce Huerta, presidente del FROB desde julio de 2015. EFE

El FROB podrá acogerse al menos a 13 supuestos distintos para no tener que publicitar las adjudicaciones de contratos a entidades privadas que realice a partir de ahora. Desde el pasado 14 de octubre, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria cuenta con una nueva normativa interna de contratación de servicios y obras a terceros. Dichas instrucciones, aprobadas por la Abogacía del Estado el 18 de septiembre y por la propia Comisión Rectora del FROB el pasado 1 de octubre, regulan cómo y en qué supuestos han de hacerse públicos los concursos.

Las nuevas Instrucciones internas de contratación del FROB dejan claro que la "publicidad, la concurrencia y la transparencia" son algunos de los principios que regirán la actividad contractual de este organismo público. Y precisamente a desarrollar estos principios se dedican los primeros artículos, que puntualizan que las nuevas licitaciones y adjudicaciones tendrán que anunciarse, publicarse en la web, etc.

Más espacio, sin embargo, se dedica a especificar aquellos contratos que "no estarán sometidos a publicidad". Es decir, que podrán licitarse y adjudicarse sin atender a los principios antes proclamados. De forma genérica, no estarán sometidos a una estricta transparencia los contratos de obras que no superen los 200.000 euros y los de suministros y servicios iguales o inferiores a 50.000 euros. Tampoco habrán de publicitarse aquellos que no reciban ninguna oferta o candidatura, o las ofertas "no adecuadas".

Supuestos con margen a la interpretación

Otros de los supuestos que amparan al FROB para no hacer trascender al público sus contrataciones serán "cuando por razones técnicas, artísticas, estratégicas, de calidad, o por motivos relacionados con la protección de derechos de exclusiva, el contrato solo pueda encomendarse a un empresario determinado", algo que tendrá que determinar el Órgano de Contratación (la Comisión Rectora y el presidente del FROB), sin especificar más detalles.

Más general aún es la excepción a la transparencia del proceso de licitación y adjudicación que permiten las nuevas instrucciones en el caso de que el contrato "haya sido declarado secreto o reservado (...) o cuando lo exija la protección de los intereses esenciales de la seguridad del FROB, o bien cuando la publicidad pueda poner en peligro la efectividad de las medidas e instrumentos de resolución previstos en la ley". Es decir, que siempre que el organismo responsable de la reestructuración de las entidades de crédito o el Gobierno crean que ha de protegerse un bien mayor, los concursos del FROB ya no han de ser públicos. Vozpopuli ha intentado ponerse en contacto con el FROB para recabar más información, pero hasta el momento de publicación de este artículo no había recibido respuesta.

Más allá de una genérica "seguridad", o las razones técnicas artísticas, etc, también el FROB tendrá en su mano no someter a publicidad un contrato (de la cantidad económica que sea) por motivos de "imperiosa urgencia", debido a causas imprevistas y "no imputables" al organismo público. Además, también estarán exentos de la obligación de darse a conocer a la ciudadanía en el caso de que los contratos se refieran a servicios complementarios "que no figuren en el proyecto ni en el contrato", cuando sean repetición de otros ya celebrados, cuando se trate de la adquisición de materias primas en los mercados...

Pero por si ni hubiera suficientes salvaguardas a la posibilidad de reservar las contrataciones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancario, los últimos puntos de excepciones a la norma general permiten no publicitar cualquier contrato relacionado con las funciones del FROB "cuando se justifique por el Órgano de Contratación la no adecuación del principio de publicidad, ya sea por razones de urgencia o de emergencia a efectos de garantizar la plena eficacia y aplicación de las medidas e instrumentos de resolución previstos en la ley". Es decir, que sería la Comisión Rectora y el propio presidente quienes decidirían en última instancia si conviene o no hacer un contrato o un concurso público.

Sus normas no son las del resto

Desde su creación allá por 2009, y tal y como lo reflejó el Tribunal de Cuentas en su último informe de fiscalización del FROB, este organismo no ha estado sujeto a las normas generales de contratación del conjunto de la Administración. Así, se han generalizado procesos de adjudicación con implicaciones trascendentales para los contribuyentes sin que existan licitaciones, pliegos de condiciones ni concurrencia real de competidores. El sector financiero está condicionado en buena medida por la confianza y el prestigio que merece una determinada consultora o un determinado banco de inversión, algo que difícilmente se puede someter a un concurso de libre concurrencia.

Solo así se entienden contrataciones como la de Goldman Sachs con el Ministerio de Economía (el banco estadounidense actuó como asesor externo de De Guindos durante la intervención en BFA-Bankia) o el contrato de este mismo banco con el FROB para llevar a cabo la estrategia de desinversión del Estado en Bankia. Por ambas actuaciones Goldman no ha percibido retribución alguna, tal y como ha dado a conocer el Gobierno.

Que las contrataciones de bancos de inversión, consultoras y asesores externos por parte del FROB no han sido procesos sujetos a máxima transparencia no es algo que pueda contradecirse fácilmente. Y es que no solo se han adjudicado en numerosas ocasiones mediante procesos restringidos, sino que en todas las ocasiones se han firmado cláusulas de confidencialidad que limitan al máximo la transparencia y la rendición de cuentas. Las nuevas instrucciones internas del FROB abundan en este hecho e incluyen un artículo que consagra el principio de confidencialidad tanto para el FROB como para los operadores económicos con quien contrate.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba