Bolsa

La Bolsa no se cree el 'procés': Caixa, Sabadell, Gas Natural y Abertis ni se inmutan

Durante el último año, las noticias sobre el proceso independentista en Cataluña no han tenido ninguna incidencia sobre la cotización de las grandes compañías catalanas en Bolsa.

Los inversores en Bolsa no tienen en cuenta el proceso independentista catalán a la hora de decidir sobre las compañías a las que destinan su dinero. La cotización de Caixabank, Sabadell, Gas Natural, y Abertis, los grandes grupos catalanes cotizados, a priori las empresas que más afectadas se verían por un hipotético 'catalanexit', no se ha resentido en ningún momento por el movimiento separatista. La Bolsa, por ahora, pasa olímpicamente del 'procés'.

Las cuatro multinacionales mencionadas, que suman un valor total de mercado de 74.400 millones de euros, no sólo no se han resentido en Bolsa por las noticias sobre el proceso separatista: La evolución del valor de sus acciones en el mercado ha sido fuertemente alcista durante el último año. A pesar de que en los últimos doce meses la tensión política se ha ido calentando hasta rozar el punto de ebullición, la cotización de los dos grandes bancos con sede en Barcelona, y la de la compañía energética y la de la empresa concesionaria de infraestructuras, se ha disparado por razones alejadas a la corriente independentista.

Lo que ha afectado a la cotización de Caixa, Sabadell, Gas Natural, y Abertis no ha sido desde luego las noticias sobre el independentismo. Si así fuera, el valor de sus acciones en Bolsa previsiblemente habría descendido. Si los inversores tuvieran la certeza de que Cataluña se va a independizar de España, presumiblemente estos serían más cautos a la hora de apostar por estas cuatro grandes compañías catalanas. Aunque sólo fuera por el coste en el que tendrían que incurrir las empresas para adaptarse a la nueva situación, lo que impactaría en la cuenta de sus resultados al menos a corto plazo, la creencia en el movimiento independentista retraería a los inversores en Bolsa.

Una por una, esta ha sido la evolución en Bolsa de las grandes compañías cotizadas catalanas durante el último año, y las noticias que realmente han influido en su cotización. En el gráfico que ilustra esta información es posible cruzar las noticias más relevantes sobre el proceso independentista con la cotización de las cuatro empresas, que muestra su nula incidencia. Aunque siempre habrá quien defienda que es precisamente la posibilidad de la independencia lo que ha incrementado el valor de las cuatro multinacionales cotizadas catalanas.

Caixabank, disparada

Caixabank prácticamente ha doblado su valor en Bolsa durante el último año. En septiembre de 2016 cotizaba por debajo de los 2,5 euros, y a principios de agosto alcanzó los 4,5 euros por acción (el viernes cerró a 4,38 euros). El negocio del banco presidido por Jordi Gual, que el pasado año sustituyó en el cargo a Isidro Fainé, va como un tiro: en 2016 registró un beneficio de 1.047 millones, un 28,6% más, volviendo a superar la barrera de los 1.000 millones, lo que no conseguía desde 2011. Y a finales del pasado mes de julio comunicó un beneficio en el primer semestre del año de 839 millones, un 31,6% más.

En los últimos doce meses, sólo en una ocasión la acción de Caixabank ha titubeado. Ocurrió a finales de septiembre, poco antes de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunciara la intención del Gobierno catalán de organizar un referéndum por la independencia en septiembre de 2017. ¿Se resintió la cotización del banco por el anuncio de Puigdemont? En realidad, lo que provocó la caída del valor de la entidad financiera entre los días 22 y 27 de septiembre -el anuncio de Puigdemont sucedió el día 27- fue la venta de 585 millones de acciones que tenía en autocartera a un precio de 2,26 euros por acción, un descuento del 3,67%. Con la operación, Caixabank buscaba recursos para hacer frente a la compra del banco portugués BPI. Desde entonces, el valor en Bolsa de Caixabank no ha dejado de subir. Los mayores descensos en su cotización en 2017 se han vinculado a la crisis de Banco Popular, que afectó al resto de la banca española.

Sabadell, en plena recuperación

Sabadell fue una de las compañías españolas más castigadas por el Brexit. Su presencia en el mercado británico a través del TSB impactó fuertemente en su cotización cuando los británicos votaron a favor de la salida del país de la Unión Europea.

Aunque todavía le queda mucho terreno para recuperar los niveles de cotización previos a la crisis -en 2007 cotizaba por encima de los 8 euros por acción y en la actualidad lo hace por debajo de los 2 euros-, el valor de mercado de Sabadell ya es superior al alcanzado durante todo el año 2016. El banco presidido por Josep Oliu ganó 710,4 millones de euros en 2016, un 0,3% más que en 2015, tras dotar 410 millones de euros por las cláusulas suelo. En el primer semestre de este año, Sabadell ganó 450,6 millones, un 5,9% más, dando por cerradas las pérdidas por venta de activos del sector inmobiliario adjudicados.

Los peores momentos en Bolsa vividos por Sabadell ocurridos en el último año sucedieron durante la segunda quincena de noviembre. El magnate colombiano Jaime Gilinski, que entró en el capital de Sabadell comprando el 5% en 2013, se desprendió de su participación durante esos días. El 21 de noviembre la entidad financiera catalana fue el valor de la Bolsa española que más cayó, perdiendo un 4,37% de su valor, después de que Gilinski vendiera el 2,99% de Sabadell con descuento.

Tras la espantada de Gilinski, Sabadell ha ido recuperando terreno perdido en Bolsa. La entidad cerró el pasado mes de marzo como el valor más alcista del Ibex, con una subida del 23,7%, su mejor mes desde agosto de 2012.

Gas Natural, más atenta a Colombia que a Cataluña

El último año ha sido tremendamente movido para Gas Natural Fenosa. Pero no han sido las noticias sobre el proceso independentista las que han afectado a la cotización de la compañía dirigida por Rafael Villaseca.

El 13 de septiembre el accionariado de Gas Natural dio un vuelco tras acordar Repsol y La Caixa la venta de un 20% del capital de la compañía al fondo estadounidense GIP. A partir de este movimiento accionarial, lo que más ha incidido en la cotización de la multinacional energética en los últimos doce meses han sido las noticias procedentes de Colombia.

Noviembre ha sido el peor mes en Bolsa para Gas Natural en el último año. A principios de ese mes el grupo anunció sus resultados de los nueve primeros meses del año, registrando un beneficio de 930 millones, un 15% menos. Dicha información, comunicada el 2 de noviembre, provocó una caída de su valor en Bolsa del 2,93%. El 10 de noviembre la compañía se dejó un 3,20% en una jornada negativa para gran parte de las cotizadas españolas, afectadas por la incertidumbre sobre la victoria electoral de Donald Trump en Estados Unidos. Y después llegaron las noticias desde Colombia.

El 15 de noviembre del pasado año el Gobierno colombiano ordenó la intervención de la filial del grupo español en el país, Electricaribe. Durante ese mes, Gas Natural estuvo a punto de perder los 16 por acción, desde los cerca de 20 euros a los que cotizaba en septiembre.

La intervención de Electricaribe y el menor negocio en España, condicionado por el tiempo atmosférico, incidió en el resultado de los primeros seis meses de 2017 de Gas Natural. La compañía ganó en ese periodo 550 millones, un 14,7% menos.

A pesar de la incertumbre del negocio de la compañía en el país latinoamericano, su cotización se ha ido recuperando en 2017. En mayo Gas Natural superó los 22 euros por acción, lo que no conseguía desde mediados de 2015. El viernes cerró a 20,42 euros por acción.

Abertis, más atenta a Florentino que a Carles

No han sido desde luego las noticias sobre el proceso independentista las que han afectado en el último año a la cotización de Abertis. Desde el pasado mes de abril el valor de la compañía catalana, líder mundial en la gestión internacional de autopistas, está sometido al interés que ha suscitado en otras multinacionales, italianas y españolas.

El pasado día 18 de abril la CNMV suspendió la cotización de Abertis cuando se disparaba más de un 6% en Bolsa después de que el grupo italiano Atlantia comunicara su interés por la concesionaria. Aunque ha sido la constatación de una posible opa sobre Abertis lo que ha relanzado en los últimos meses el valor en Bolsa de la compañía, ya antes el valor había tenido un recorrido fuertemente alcista.

Entre noviembre y diciembre de 2016 Abertis se situó entre los 12 y 13 euros por acción. Las dudas sobre el resultado electoral en Estados Unidos afectó a la cotización de gran parte de las compañías españolas a principios del mes de noviembre. El 10 de noviembre de 2016 Abertis perdió la barrera de los 13 euros por acción, que no volvió a recuperar hasta un mes después.

A partir del 9 de diciembre, cuando superó los 13 euros por título, el valor del grupo en Bolsa no ha dejado de subir. El interés de Atlantia aupó la cotización de Abertis superando los 16 euros por acción, lo que no ocurría desde mayo de 2015.

El pasado día 21 de julio el grupo ACS confirmó en un comunicado enviado a la CNMV que estudiaba una contraopa sobre Abertis. Desde entonces el valor de la empresa se ha acercado a los 17 euros por título, cota alcanzada el pasado día 31 de agosto (el viernes cerró a 16,97 euros por acción). Abertis cotiza sobre el mayor terreno alcanzado en los últimos cinco años.

No parece que, por ahora, el proceso independentista catalán influya mucho en el grupo italiano Atlantia, o en el presidente de ACS, Florentino Pérez, a la hora de decidirse sobre la adquisición o no de Abertis.

Newsletter

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba