El desembolso inicial para modificar un PGOU puede llegar al medio millón de euros

La parálisis de los planes urbanísticos hunde aún más al sector constructor

La caída en picado en los sectores constructor e inmobiliario tiene una clara conexión con la asfixia económica que están padeciendo las Administraciones Públicas. Así, un buen número de proyectos se ve frenado porque necesitan modificaciones en los planes generales de urbanismo (PGOU) que no llegan precisamente por la situación financiera de ayuntamientos y comunidades autónomas.

La parálisis de los planes urbanísticos hunde aún más al sector constructor
La parálisis de los planes urbanísticos hunde aún más al sector constructor

Hubo un tiempo, para nada lejano, en el que las recalificaciones urbanísticas estaban a la orden del día y santificaban todo tipo de operaciones que contribuían al engorde de determinados sectores, sobre todo el constructor y el inmobiliario. La crisis se ha llevado por delante este modelo y no sólo porque las empresas se encuentren en una complicada situación por el desplome de las ventas.

Los balances de las Administraciones Públicas también representan un papel primordial para la concepción de este escenario. Un buen número de proyectos se han visto frenados en los últimos meses y no precisamente por falta de financiación sino por no contar con los trámites necesarios para las modificaciones en los planes urbanísticos.

Estos trámites se agolpan en los cajones de ayuntamientos y comunidades autónomas, que se ven incapaces de abordar su coste debido a la situación financiera que padecen, que ha obligado al Gobierno a confeccionar el plan de pago a proveedores y el Fondo de Liquidez Autonómico.

“Para hacer modificaciones en un plan de urbanismo hay que contar con los preceptivos informes arquitectónicos, que suponen desembolsos que ahora mismo muchas administraciones no pueden asumir”. Son palabras de promotores cuyos proyectos están paralizados por la práctica quiebra de determinadas administraciones. “Hablamos de cantidades que rondan el medio millón de euros para algunos casos; el mensaje que se nos ha transmitido es que, por el momento, no se pueden abordar gastos como ésos”.

El proyecto de Eurovegas

Así, el número de nuevos planeamientos urbanísticos han ido decreciendo de forma paulatina en los últimos ejercicios, lo que impide que sectores con una gran parálisis en la actualidad puedan buscar una vía para la reacción.

Sin ir más lejos, en la Comunidad de Madrid uno de los pocos que ha salido adelante es el que se refiere a los terrenos situados en la zona norte del municipio de Alcorcón, destinados en principio a la construcción de vivienda protegida y que fue modificado por uso terciario, lo que permitiría que el macrocomplejo de juego y ocio Eurovegas se estableciera en esos terrenos.

Las modificaciones en los planes urbanísticos han sido fruto de múltiples y variadas polémicas en el pasado, a lo que contribuía precisamente el gran número de cambios que se llevaban a cabo para dar cabida a la cantidad de proyectos que se ponían encima de la mesa de las administraciones. Pero la crisis ha hecho que la situación se revierta por completo. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba