Empresas

Banco Espirito Santo cambiará de nombre cuando tenga clara su hoja de ruta para salir de su crisis

Necesita quitarse de encima un apellido antaño glorioso, pero que ahora contamina el banco. No será algo inmediato, pero los asesores de la entidad financiera lo aconsejan con todas sus fuerzas. 

Banco Espirito Santo (BES) quiere cortar con un nombre emblemático en Portugal, pero que ahora le contamina y le ha sumido en una gran crisis. Por ello, los asesores de la entidad están aconsejando con firmeza a los actuales directivos que cambien el nombre de la firma, una decisión que, según fuentes cercanas al grupo, se tomará de manera inexorable a medio plazo.

Será duro y contará con detractores, no en vano hay decenas y decenas de miembros de la familia trabajando en las capas inferiores del grupo financiero. Pero “es un nombre muy estigmatizado y el banco tiene que seguir su camino”, indican las fuentes.

No será algo inmediato, aunque se especuló que podría haberse planteado en la junta suspendida de esta semana. De momento, hace falta una hoja de ruta, que pasará sin duda por inyecciones de capital y apoyo público (el país todavía tiene línea de crédito disponible para rescates bancarios), ya que Portugal no puede permitirse que caiga su principal entidad financiera.

El problema, dentro

Pero el banco sufre un gran problema: tiene el mismo nombre que su (hasta el estallido de la crisis) principal accionista, detenido por la policía recientemente, y sus empresas matrices quebradas (Espirito Santo International o Grupo Espirito Santo). Su departamento de comunicación está llevando a cabo una agotadora tarea desde el inicio de la crisis intentando que no se confundan los nombres del propio banco con los de los accionistas cesados y detenidos, o las sociedades causantes la crisis.

Una vez esté cerca la solución, se abordará este asunto, pero todo indica que el cambio de nombre será radical, no un arreglo a medias que recuerde la vieja marca. De momento, no se quiere hacer nada en este sentido, ya que un rebranding con la crisis en ciernes podría quemar la nueva marca.

Cuando ocurra esto, será porque ya ha pasado lo peor y la nueva denominación pueda aplicarse sin riesgo de que se le relacione con lo antiguo. Ha pasado algo parecido con Abanca, la vieja NovaGalicia que, después de un proceso público de venta, fue renombrada por sus nuevos dueños, los mexicanos de Banesco.

No se descarta que pase lo mismo con Bankia cuando logre devolver las ayudas y el estado desaparezca de su capital. Si la marca está demasiado ‘quemada’, podría aparecer una nueva. Fuera del sector bancario, ha habido otros casos similares que han buscado en un cambio de nombre borrar del pasado viejos fantasmas. Un caso claro es Deoleo, antigua Sos-Cuétara.

La entidad financiera lusa busca con ahínco sacudirse de encima un nombre que ahora es un lastre, intentando poner de manifiesto que “somos el mayor banco privado portugués por activos totales (82.817 millones de euros), con una sólida posición de liquidez y solvencia, con un nivel de saneamiento superior al de la media del sector”, tal como están informando en documentos repartidos en esta crisis, en los que insisten en que “la familia Espírito Santo no es propietariade Banco Espírito Santo, ni su matriz, sino un accionista de referencia junto con, Crédit Agricole con un 14,6%, Bradesco con un 3,9%, o Portugal Telecom, con un 2,1%”.

Esos accionistas de referencia, hasta hace poco también los gestores, son los que han causado el daño a la entidad, pignorando con acciones del banco sus propias compañías.

Un desastre, originado en cruces societarios que contaminan un negocio por bueno que sea, tan habituales en crisis del pasado; desde Rumasa a Pescanova o más recientemente Gowex.

Fuera los gestores

En los casos donde ha habido viabilidad, como el de la empresa alimentaria, lo más urgente ha sido retirar al equipo gestor, para, previo forensic, aplicar la cirugía precisa para separar el tejido vivo de la metástasis. Entonces, se aplica capital y comienza la nueva etapa. En esto es en lo que está el BES ahora: separando lo contaminado de lo sano. 

En España, la crisis le ha causado una gran perturbación. El BES era grupo que iba con su velocidad de crucero, siendo en 2013 la única que no cerró sucursales y con planes de llegar a toda la geografía nacional


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba