Empresas

Eroski ya ha cesado a 21 de los 28 responsables de la adquisición de Caprabo

El grupo ha relevado a la mayoría de los gestores que tenía cuando compró la cadena catalana. El año pasado cesaron otros tres altos directivos y cuatro vocales cuyo mandato expiraba.

El presidente de Eroski, Agustín Markaide.
El presidente de Eroski, Agustín Markaide.

Sólo quedan siete. Tres cuartas partes de los consejeros y altos directivos de Eroski que participaron en la compra de la catalana Caprabo (21 sobre un total de 28) han abandonado el consejo rector de la cooperativa vasca (equivalente al consejo de administración) o su comité ejecutivo desde que la empresa anunció esa operación, en el verano de 2007.

De los 16 altos directivos que tenía Eroski en 2007, ya sólo permanecen en el Comité Ejecutivo seis, aunque hay que tener en cuenta que la composición de ese órgano ha ido variando en estos años: en 2010 pasó a tener once miembros, en 2011, once y el año pasado, sólo diez.

En el caso del consejo rector, y siempre según los datos depositados por la matriz, Eroski S. Coop, en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), de los doce miembros que tenía en 2007 (el mismo número que ahora) ya sólo queda una vocal, Josefa Ignacia Uria.

Aunque la empresa no comenta este asunto, este hecho puede atribuirse, en buena medida, a que ha ido expirando el mandato de los miembros del consejo. Este introdujo una limitación a su duración (cuatro años) a partir de 2007. Y cuatro de ellos abandonaron el cargo hace ahora un año.

La renovación de la alta dirección ha sido un proceso también paulatino y, presumiblemente, no traumático (tratándose de una cooperativa cuyos gestores son los propios trabajadores), aunque ha afectado a puestos clave, desde la presidencia hasta la dirección Financiera o la de Desarrollo de Negocio, entre otras.

El episodio más reciente ha sido la salida de Juan Antonio Kortázar, que el mes pasado abandonó dos filiales de Eroski, Cecosa Hipermercados (que presidía) y Gasolineras Eroski Hipermercados, de la que era administrador único. Kortázar, que, como muchos otros directivos, se ha jubilado, según fuentes del grupo, era director del Área Corporativa cuando Eroski compró Caprabo, pero abandonó el comité de dirección de la matriz en 2010, fecha de la primera gran reestructuración de la cúpula tras la adquisición de la empresa catalana.

Ese ejercicio, Agustín Marcaide (hasta entonces director general) sustituyó en la presidencia a Constan Dacosta y abandonaron el comité ejecutivo otros tres miembros del mismo, incluyendo al responsable de Desarrollo de Negocio.

A esas cuatro salidas se suman dos que tuvieron lugar en los ejercicios de 2008 y 2009 (cuando cesó el director Financiero) y otras tres que se produjeron el año pasadoSantiago Izaguirre, director de Supermercados. Jesús Miñaur (Procesos y Sistemas) y Carlos Alcalde (Negocios de Diversificación).

El proceso ha corrido paralelo al progresivo deterioro del grupo vasco de supermercados tras esa compra, que si bien consolidó su posición en Cataluña y Madrid, se materializó justo antes del estallido de la crisis y, desde entonces, pesa como una losa para la cadena, por su alto precio y la elevada deuda que conllevó.

El grupo, que desde 2007 no da beneficios, triplicó el año pasado sus pérdidas hasta la cifra récord de 121 millones. Desde la compra de Caprabo, Eroski acumula unos números rojos de casi 390 millones de euros.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba