Empresas

Parón histórico en el sector renovable: 7 MW en placas solares y 30 MW en molinos eólicos

Parón histórico en las energías renovables en 2014. El ajuste aplicado por Industria ha hundido de tal manera al sector que sólo se instalaron unas cuantas placas solares fotovoltaicas y poco más de 10 molinos eólicos en todo el ejercicio.

Una gran planta fotovoltaica, de las que ya no se instalan en España.
Una gran planta fotovoltaica, de las que ya no se instalan en España.

España se convirtió en un erial renovable en 2014. El efecto del recorte aplicado por el Ministerio de Industria y Energía a las retribuciones de este tipo de instalaciones se ha dejado sentir, y mucho, en el pasado año.

Según los datos a los que ha tenido acceso Vozpópuli, el pasado ejercicio se instalaron en España 7 megavatios (MW) fotovoltaicos y unos 30 eólicos. A efectos ilustrativos en función de estos MW instalados, se habrían colocado unas cuantas placas fotovoltaicas y entre 10 y 15 molinos eólicos (depende de la potencia de cada aerogenerador).

El parón es histórico y no tiene parangón con ningún otro país de Europa. La política antirrenovable del Gobierno de Rajoy ya provocó en 2013 una caída importante en el ritmo de desarrollo de las dos tecnologías ‘verdes’ señeras: sólo se instalaron 102 MW fotovoltaicos y 175 MW eólicos, según los datos oficiales de Red Eléctrica refrendados por las patronales.

Ya en 2013 el sector sufrió el ajuste y sólo se instalaron 102 MW fotovoltaicos y 175 eólicos, datos que aún así distan mucho de la paralización casi total sufrida en 2014

Sin embargo, en 2014 el sector se ha paralizado al completo, porque lo poco que se ha instalado “venía heredado del año anterior, de instalaciones que venían con retraso o respondían a registros o permisos de última hora. Lo de 2014 ha sido meramente testimonial”, afirma una fuente.

Lejos quedan los años de la burbuja renovable, en los que llegaron a instalarse más de 2.700 MW fotovoltaicos (2008) y 3.500 MW eólicos (2007). El alto coste que las primas a las energías renovables han tenido para el sistema eléctrico desde 2007 obligó al último Gobierno de Zapatero y al actual Ejecutivo a tomar medidas para controlar estos sobrecostes que, junto a otros factores, engordaron el déficit de tarifa por encima de los 30.000 millones de euros.

Pero lo que iba a ser una política de control del desmadre de las primas a las renovables y al régimen especial (sólo en 2012 y 2013, esta factura rondó los 9.000 millones de euros cada año) se ha convertido en “un hachazo definitivo para acabar con un sector que es vital para el funcionamiento del sistema eléctrico y sobre el que hay unos compromisos de cumplimiento a nivel europeo del 20% de energías verdes en 2020”, afirma otra fuente.

El nuevo sistema retributivo aprobado en junio del pasado año sustituye el pago de primas por una fórmula que vincula el cobro de retribuciones adicionales a lo que reciban en el mercado eléctrico por cada MW renovable a una rentabilidad razonable del 7,5% para toda la vida útil de cada instalación.

Con el nuevo sistema no sólo no se invierte en nuevas plantas sino que además muchas instalaciones tendrán que reestructurar su posición financiera y, en su caso, entrar en concurso de acreedores

Con este nuevo sistema, muchas instalaciones fotovoltaicas y algunas eólicas (especialmente las que comenzaron a operar antes de finales de 2004, que se quedan sin retribución especial) se verán obligadas a reestructurar su posición financiera y, en algunos casos, a solicitar el concurso de acreedores.

Si 2014 ha sido un año para olvidar en el sector renovable, el ejercicio en curso no le va a ir a la zaga, dado que con el nuevo modelo implantado el atractivo a la inversión en renovables es ínfimo. Véase el fracaso del concurso eólico canario, que pese a ser una excepción y ofrecer una retribución especial, se ha quedado casi desierto en el primer intento.

Otras tecnologías como la termosolar, la biomasa, los residuos o la cogeneración están en una encrucijada similar a la fotovoltaica y la eólica, si bien no hay aún datos cerrados de cómo acabaron 2014.

El año 2015 será el de la judicialización del sector renovable. Hay ya en el Tribunal Supremo casi 400 recursos contra el nuevo sistema de retribución a las renovables y la cogeneración, presentados por empresas, patronales, pequeñas y grandes industrias,  inversores nacionales e internacionales y un sinfín de afectados por el llamado hachazo renovable del ministro José Manuel Soria.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba