Empresas

Enel se camela al Gobierno y lanza una oferta por E.ON para demostrar que apuesta por España

Enel quiere 'compensar' al Gobierno con una apuesta firme por España después de quitar a Endesa toda Latinoamérica y dejarla reducida a la mitad. Para mostrar su compromiso con el país, ha presentado oferta por los activos de E.ON.

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria. EFE

El grupo estatal italiano Enel se bate el cobre por agradar al Gobierno español después de anunciar una polémica operación por la que quitará a Endesa todos sus activos en Latinoamérica, convirtiendo a la eléctrica española en casi una caricatura de sí misma.

El dueño del 92% de Endesa ha prometido fuertes inversiones en España a cambio de reducir a la mitad el tamaño de la primera eléctrica del país tras la absorción de sus activos en el subcontinente. Y hoy mismo ha movido ficha. Enel ha presentado una oferta en firme para comprar los activos de E.ON en España, según confirmaron a Vozpópuli fuentes conocedoras del proceso.

Hoy termina el plazo para la presentación de las ofertas preliminares no vinculantes por los activos energéticos que la alemana compró en España por unos 6.000 millones de euros tras fracasar su plan para tomar el control de Endesa, después de que Zapatero impusiera la venta de la eléctrica al consorcio formado por Enel y Acciona.

Eso fue en 2008 y las tornas han cambiado radicalmente. E.ON ha fracasado en su aventura española y ahora su ex contrincante quiere expiar sus pecados por llevarse a Roma los activos más rentables de Endesa mostrando una clara señal de compromiso con España.

Las fuentes consultadas confirman que finalmente Enel se ha lanzado a comprar los activos de E.ON para justificar su plan de inversiones en España tras el expolio de Endesa. Los analistas no se creían que la italiana fuera a invertir realmente en España, un mercado que tras la reforma energética del Gobierno se ha convertido en uno de los menos rentables de Europa.

Enel prometió fuertes inversiones en España, un mercado en decadencia, y ve en E.ON una oportunidad para compensar el expolio de Endesa

Los directivos de las grandes eléctricas han anunciado a bombo y platillo que invertirán en España lo mínimo exigible por ley y que sus apuestas (véanse los ejemplos de Iberdrola y Gas Natural Fenosa) están fuera, no en casa.

El ministro de Industria y Energía, José Manuel Soria, ha reaccionado con virulencia a estas amenazas y la operación de Enel en Endesa no ha hecho más que avivar las llamas del incendio. Así que la italiana no ha tardado en demostrar que sigue apostando por España y que su vía para realizar nuevas inversiones puede ser la compra de todos, o parte, de los activos de E.ON (la alemana ha troceado en paquetes sus activos para hacerlos más atractivos para la venta).

No ha trascendido el valor económico de la oferta, pero las fuentes consultadas avisan de que en el proceso, todos los licitantes van a derribo. Los activos que en su día costaron en torno a 6.000 millones de euros ahora podrían tener un valor de mercado, al menos para los ofertantes, de entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

Enel tendrá enfrente en el proceso a la firma de capital riesgo CVC, a un consorcio formado por la portuguesa EDP y la canadiense Borealis Infrastructure y al grupo integrado por el fondo de inversión Riverstone y la suiza Alpiq, afirman las fuentes conocedoras del proceso.

El plazo para las ofertas no vinculantes termina hoy y los licitantes acuden con propuestas de derribo, que oscilarían entre los 2.000 y los 3.000 millones de euros

Pero puede haber más empresas interesadas: el fondo KKR, el gigante de las infraestructuras Macquarie y el Grupo español Villar Mir podrían también presentar hoy mismo una oferta, dado que las propuesta sólo tendrían valor tentativo. Las ofertas vinculantes tendrán que realizarse en las semanas posteriores, una vez que Citi, el banco al que E.ON ha encomendado el proceso, realice la primera selección y abra el periodo de propuestas firmes.

E.ON tiene una potencia instalada en España de 4.500 MW, principalmente en centrales térmicas, y emplea a unas 1.200 personas.

El grupo alemán vende energía a cerca de 688.000 clientes y opera una red de 32.000 kilómetros con un valor de activos regulados de alrededor de 800 millones de euros, informa Reuters.

Con su paso al frente en el proceso de venta de activos de E.ON, el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, hace un claro guiño a Soria en un momento muy complicado.

Enel absorberá activos que ahora representan el 54% del ebitda de Endesa y el 37% de su beneficio neto, de forma que la eléctrica española verá mermada con creces su tamaño y rentabilidad. Una vez segregados los activos de Latinoamérica, Enel pondrá en marcha una Oferta Pública de Venta (OPV) de entre el 25% y el 30% de las acciones de Endesa, que podría estar terminada a finales de año.

Esta operación permitirá a Enel embolsarse en torno a 5.000 millones de euros en dividendo extra procedente de Endesa para reducir su abultada deuda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba