Empresas

Botín se rebajó el sueldo un 32% en 2012, hasta los 3 millones

El descenso de salario en el caso de Alfredo Sáenz, consejero delegado, es de un 29%, hasta los 8,2 millones. Los dos primeros ejecutivos del grupo Santander han decidido reducir su remuneración variable en un 50%.

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín.
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. gtres

El salario del presidente del Santander, Emilio Botín, se redujo el año pasado en un 32%, hasta alcanzar la cifra de 3 millones de euros, mientras que el salario del consejero delegado, Alfredo Sáenz, alcanzó los 8,2 millones, que supone un descenso del 29%, según los datos del Informe Anual de la entidad en 2012.

Esta reducción se debe a que los dos principales ejecutivos de la entidad han decidido acortar su retribución variable en un 50%. De esta manera, el bonus de Botín en 2012 quedó fijado en 1,4 millones, mientras que el de Sáenz cayó desde los 7 millones hasta los 3,5 millones. 

Por tercer año consecutivo, la remuneración fija de los consejeros de la entidad se mantuvo congelada, mientras que la retribución variable, vinculada a la evolución del beneficio neto ordinario atribuible y a la rentabilidad ajustada al riesgo (RORAC), se redujo un 25,2%. No obstante, Botín y Sáenz pidieron expresamente a la Comisión de Nombramientos y Retribuciones que sus bonus se redujeran a la mitad con respecto a 2011.

Los consejeros ejecutivos de Banco Santander reciben el 40% de la remuneración variable en el año, la mitad en efectivo y la mitad en acciones, y el 60% restante durante tres años, también a partes iguales en efectivo y acciones. Según los datos recogidos en la memoria del banco, el importe en efectivo recibido en 2012 por Emilio Botín por sus funciones ejecutivas fue de 1,62 millones de euros y de 4,4 millones de euros en el caso de Alfredo Sáenz.

El consejo del Santander también redujo su remuneración total un 18,1%, hasta los 28,2 millones, con respecto a 2011, si se tiene en cuenta que la salida de Francisco Luzón, en enero del pasado ejercicio, no fue compensada con otro nuevo ejecutivo. De esta manera, Emilio Botín, Alfredo Sáenz, Matías Rodríguez Inciarte, Ana Patricia Botín y Juan Rodríguez Inciarte, los cinco ejecutivos del grupo se embolsaron estos 28,2 millones.

Esta cifra se distribuye de la siguiente manera: 9,9 millones en salario fijo; 11,3 millones como retribución variable; 1,3 millones por dietas; 3,03 millones por atenciones estatutarias; 1,2 millones ligado a otros conceptos y 1,3 millones por los beneficios del grupo.

Santander pagó en 2011 a su consejo 11,3 millones en concepto de salario fijo, 21,9 millones como retribución variable, 1,5 millones por dietas, 4,4 millones por atenciones estatutarias y otro millón ligado a otros conceptos. Estos epígrafes suman 40,2 millones de euros.

Pensiones

En cuanto a los compromisos por pensiones a cierre del pasado ejercicio, el saldo inicial correspondiente a Emilio Botín asciende a 25,5 millones de euros, y el de Alfredo Sáenz a 88,1 millones de euros.

El Banco Santander cerró 2012 con un beneficio atribuido de 2.205 millones de euros, lo que supone un descenso del 59% con respecto a 2011, tras realizar provisiones por 18.800 millones y sanear el riesgo inmobiliario en España.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba