Empresas

El sector electrodomésticos echa el resto para que le lleguen ayudas antes de los comicios

Las elecciones se acercan y los empresarios de fabricación, importación y distribución saben que es ahora o nunca. El Gobierno les lleva mareando desde el año pasado con la posibilidad de un 'plan PIVE' para electrodomésticos que nunca llega.

Los aparatos que hoy se fabrican en España cuentan con la última tecnología
Los aparatos que hoy se fabrican en España cuentan con la última tecnología gtres

"Es cierto que parte del capital de las empresas es alemán. Pero las factorías están en España. Aquí un 75% de los electrodomésticos que se venden son importados por lo que una medida de estas características mejoraría la balanza de pagos". Así se expresan los empresarios del sector electrodomésticos (fabricación, distribución e importación), que imploran al Gobierno que apruebe de una vez unas ayudas que están en la recámara desde hace un año, una suerte de 'plan PIVE' para fomentar el cambio de electrodomésticos antiguos por otros con la última tecnología y mucho más ecológicos. Unos electrodomésticos de alto 'standing' que son los que se fabrican principalmente en España pero cuyo mercado se ha colapsado con la crisis, que ha empujado a los consumidores a mirar sólo el precio y ha castigado por tanto a la industria española.

Hace unos meses, tal y como informó Vozpópuli, Luis de Guindos (ministro de Economía) y Álvaro Nadal (director de la Oficina Económica de Moncloa) echaron para atrás 'in extremis' el plan de renovación de electrodomésticos que ya tenía la aprobación de Cristóbal Montoro (Hacienda) y un presupuesto relativamente pequeño, de unos 47 millones de euros. Pensaban que estas ayudas públicas acabarían en bolsillos de las empresas alemanas del sector que tienen una posición dominante. En España, controlan enteramente 4 de las 9 plantas que quedan en el país. Son algunas de las más importantes y que más venden: BSH en Zaragoza, Navarra, Santander o Vitoria (con marcas como Bosch, Siemens, Ufesa y Balay), Teka (fábrica en Santander) o Miele (fábrica en Alcobendas, Madrid). Pero también hay fábricas con capital mixto extranjero. Marcas turcas como Vestel no se dedican a la fabricación pero sí a la importación. Lo cierto es que las marcas premium siguen siendo germanas, como en el caso de los coches.

Muchos sectores se postulan para ser 'rescatados': calderas, luminarias o alumbrado público. Los electrodomésticos creen que son los más beneficiosos para Hacienda

El sector de los electrodomésticos es consciente de que los fondos para ayuda a los sectores productivos son escasos y muchos los sectores que se postulan para ser 'rescatados': rehabilitación de las envolventes de los edificios, viviendas, calderas nuevas, luminarias, o alumbrado público, según algunas fuentes del sector, también esperan los fondos públicos, bien vengan del Fondo Nacional de Eficiencia Energética o de los propios presupuestos. Sin embargo, están convencidos de que sus ayudas son muy rentables para la administración: "Solamente en IVA, la recuperación de las ayudas la haría la administración en apenas dos meses", aseguró José Prat, secretario general de la asociación de comerciantes FECE. 

Ganancias para Hacienda

Con estos 47 millones de euros públicos, el retorno en impuestos sería de unos 48,7, según unos cálculos que presentaron este martes. Los electrodomésticos venían contando con su propio 'plan Renove' entre 2006 y 2011, pero con los recortes presupuestarios este plan se acabó y desde entonces se ha producido un sucesivo envejecimiento de los electrodomésticos que hay en las casas. Si en la actualidad hay 80 millones de electrodomésticos de utilización habitual en España -según sus propios cálculos-, un 35% de los mismos habría pasado ya los 10 años de vida, por lo que "son de muy baja eficiencia energética y grandes consumidores" de electricidad y agua. Según sus cálculos, España podría ahorrar 175 millones de euros anuales si se cambiaran los electrodomésticos de baja eficiencia por otros nuevos con la última tecnología.

"Los ciudadanos ya no miran el consumo eléctrico a largo plazo porque lo que miran que en este momento no tienen dinero suficiente para una compra más cara"

"Con la crisis, los ciudadanos ya sólo cambian el electrodoméstico cuando no les queda más remedio porque se les ha roto. No miran tampoco que el consumo eléctrico a largo plazo les vaya a hacer ahorrar porque lo que miran es que en este momento no tienen dinero suficiente para afrontar una compra más cara. La crisis ha borrado de un plumazo toda la evolución hacia la eficiencia que llevábamos en los últimos años", han asegurado. Pero el compromiso con Europa, recuerdan, es reducir el gasto energético un 20% hasta 2020, para lo cual los hogares han de jugar un papel fundamental. Mientras que en países como Alemania o Austria el 40% de los electrodomésticos tienen las etiquetas de alta eficiencia energética (A++ y A+++), en España esta cifra sólo llega al 28%, por lo que el margen de mejora es alto.

La cuenta atrás para las elecciones generales es inexorable, y sus representantes creen que es ahora o nunca. "Comprendemos que somos muchos sectores pidiendo ayudas, pero sólo pedimos que lo que ya ha funcionado se ponga de nuevo en práctica", dijeron, casi suplicaron los patronos de un sector que ha visto reducir su volumen a la mitad entre 2006 (cuando vendieron la anómala cifra de 10 millones de unidades impulsados por las nuevas viviendas) hasta 2013 cuando superaron pobremente los 5.

Sobre la cuantía de las ayudas, calculan que debería ser de unos 120 euros para frigoríficos (que consumen más, dado que están permanentemente encendidos) y de unos 80 para otros electrodomésticos de uso esporádico como lavavajillas o encimeras. Después de la última reunión periódica con representantes de Industria este mismo martes (en ese caso, con el director general de Industria), la sensación de los fabricantes es positiva: "Es el propio Gobierno el que nos incluyó en un informe como una de las medidas a tomar para generar mayor eficiencia energética". El Ejecutivo ya conoce los beneficios que aseguran tendrían las ayudas y los ciudadanos cada vez preguntan más por estas ayudas en las tiendas. Ahora, sólo falta que se de luz verde a la partida presupuestaria y España empiece a recuperar aunque sea poco a poco los "años perdidos" con el advenimiento de la crisis, que ha hecho olvidar a muchos ciudadanos que existe algo llamado 'medio ambiente', ya que todo ha pasado a valorarse en función del precio que tiene y no de su eficiencia.

La tendencia parece estar cambiando. Ya en 2014, las ventas de electrodomésticos de línea blanca han crecido un 7,8% en valor y un 11,8% en unidades, según la patronal Anfed, que ve mejores perspectivas para este 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba