Empresas

El Corte Inglés eleva su beneficio un 6% en 2013 pero su facturación desciende por tercer año consecutivo

El gigante de la distribución deja atrás cinco años seguidos de descensos en los resultados gracias a mejoras en la eficiencia y la estrategia de precios competitivos aunque no logra despegar en cuanto a su cifra de negocio, que descendió un 2%.

Los viajes, la tercera pata fundamental del negocio de El Corte Inglés, sí aportaron una leve subida de la facturación.
Los viajes, la tercera pata fundamental del negocio de El Corte Inglés, sí aportaron una leve subida de la facturación. FLICKR/David Carrero Fdez-Baillo

El pasado 2013 volvió a ser un año complicado para El Corte Inglés. Bien es cierto que el gigante español de la distribución cerró el ejercicio con una subida de beneficios (6,2%, hasta 174,3 millones de euros), hecho inédito en el último lustro. Pero esta evolución no está relacionada con la facturación del grupo, que continúa sin mostrar síntomas de reacción y ha protagonizado su tercer descenso consecutivo, un 1,8%, al situarse en 14.291 millones de euros.

Aún con numerosos efectos de la crisis presentes en la economía española, la cuenta de resultados que El Corte Inglés ha presentado este domingo a sus accionistas alterna sombras con algunas luces que, junto con el cambio de tendencia que se aprecia en las cifras globales de comercio minorista, hacen albergar ciertas esperanzas sobre el futuro.

No obstante, las cifras de las principales divisiones del grupo muestran que la recuperación definitiva aún deberá esperar. Los grandes almacenes reflejaron la tendencia general del grupo, con un descenso del 1,2% en la facturación y un incremento del 4% en el beneficio.

Mientras, Hipercor fue el claro reflejo de una de las estrategias del grupo: la reducción de precios y las mejoras en la eficiencia y la gestión. La facturación de esta división cayó más de un 8% pero el beneficio se elevó un 62,5% aunque, eso sí, hasta los 7,28 millones, que apenas supone un 4% del total del grupo.

Los viajes, la tercera pata fundamental del negocio de El Corte Inglés, sí aportaron una leve subida de la facturación aunque su beneficio descendió un 16% debido a los costes que ha supuesto la implantación de nuevas plataformas electrónicas.

El lastre de Opencor

Además, los formatos de proximidad también han dado una de cal y otra de arena. Por una parte, Supercor logró entrar en beneficios por primera vez desde su implantación (3,7 millones de euros). Por otro, Opencor, en pleno proceso de desmantelamiento, redujo casi un 40% su facturación y volvió a cosechar pérdidas en el entorno de los 20 millones de euros.

El Corte Inglés fusionará todos sus centros de proximidad en una sola sociedad y Opencor pasará al olvido salvo en los casos de establecimientos que han funcionado anormalmente bien.

Con este panorama, el presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, ha admitido en la junta de accionistas que “siguen existiendo dificultades”, aunque la fórmula a aplicar para superarlas no difiere de las líneas maestras del grupo en los últimos años: “una oferta dinámica y competitiva, con atención esmerada al cliente y con la identificación de nuestro Grupo con la calidad, el servicio, el mejor surtido, la innovación, la eficacia y la garantía”.

Comercio electrónico

No obstante, una de las tablas de salvación de la compañía tiene mucho más que ver con lo nuevo que con lo tradicional. Entre los aspectos positivos del ejercicio se encuentra la evolución de la actividad de comercio electrónico, con más de 155 millones de visitas, un incremento del 13%, y 4,2 millones de usuarios registrados.

En este aspecto hizo hincapié el presidente, que expuso a los accionistas los nuevos sistemas puestos en marcha por el grupo para que el cliente pueda hacer la compra a través de internet y posteriormente recogerla en el centro que prefiera.

Isidoro Álvarez también se refirió a la operación de refinanciación de deuda del grupo por un plazo de ocho años y a la primera emisión de bonos de su historia, de 600 millones de euros, así como la compra del 51% de su financiera por parte de Santander, una operación asociada a la nueva estructura de la deuda.

Movimientos que también han hecho de 2013 un ejercicio complicado para el grupo y que han desembocado también en la llegada de Manuel Pizarro como nuevo asesor del presidente, aunque el carácter reciente de su incorporación ha hecho que apenas haya contado con tiempo para actuar.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba