Empresas

El mandato de Pizarro: profesionalizar la gestión de El Corte Inglés y sacar a Bolsa un 25% del capital

El flamante adjunto a la presidencia llega con mando en plaza para profesionalizar la gestión del grupo y armar su estructura financiera del futuro. Pizarro tratará de ganarse la confianza de la banca acreedora y de los inversores para promover, en el medio plazo, una eventual salida a Bolsa de en torno al 25% para recapitalizar la compañía. El Corte Inglés afirma que se le ha fichado por su "experiencia financiera y su relación con los mercados".

Manuel Pizarro, fichado por Isidoro Álvarez como adjunto a la presidencia.
Manuel Pizarro, fichado por Isidoro Álvarez como adjunto a la presidencia. EFE

Manuel Pizarro acaba de desembarcar en El Corte Inglés como asesor al presidente, Isidoro Álvarez, un fichaje que donde más se ha celebrado no es en el seno del gigante de la distribución, sino en el sector bancario español, el mismo que le ha dado un balón de oxígeno de ocho años al refinanciarle 5.000 millones de euros.

El ex presidente de Endesa llega al grupo con el objetivo de profesionalizar la gestión y aportar sus conocimientos financieros y su buena "relación con los mercados", un mensaje muy valorado por las principales entidades financieras españolas acreedoras de su deuda.

Según varias fuentes consultadas por Vozpópuli, Pizarro quiere poner guapa a la novia para promover, en el medio plazo, una eventual salida a Bolsa de un paquete minoritario del grupo de distribución, que podría rondar el 25%.

Esuna de las opciones que están sobre la mesa para recapitalizar el grupo de cara al futuro, señalan estas fuentes. Pasada ya la peor travesía del desierto, por la brutal caída del consumo en los años más duros de la crisis económica, El Corte Inglés comienza a recuperar resuello y las ventas de su principal división, la de grandes almacenes, vuelven a subir (un 4,28% en mayo).

La compañía cuenta ahora con músculo financiero para afrontar los próximos años, después de que Santander, Caixabank, BBVA, Popular, Sabadell y Bankia sellaran un acuerdo, tras meses de duras negociaciones, para reestructurar la deuda de 4.909 millones de euros del grupo comercial. La mayor parte de esta deuda vence en 2021, aunque existen tres pequeños tramos que se tendrán que amortizar en plazos más cortos de uno, dos y cinco años.

Los bancos acreedores valoran muy positivamente la llegada de Pizarro y su capacidad para afrontar cambios y para dotar al grupo de una estructura financiera más sólida

Además, El Corte Inglés vendió al Santander el 51% de su financiera y posteriormente emitió con éxito bonos por valor de 600 millones de euros en Irlanda.

Con todas estas medidas, el grupo controlado en un 35% por la Fundación Ramón Areces se garantiza una cierta tranquilidad para los próximos años. Pero los bancos acreedores de la deuda ya recomendaron el pasado año a los gestores del grupo, encabezados por Álvarez y su sobrino, Dimas Gimeno Álvarez, que barajaran otras opciones para sanear aún más sus cuentas.

Eso fue en 2013 y se planteó la venta de algunos de sus más valiosos inmuebles, la entrada de un inversor en el capital o la salida a Bolsa.

Es esta última idea la que vuelve a ganar enteros, toda vez que en el mundo financiero madrileño se valora muy positivamente la llegada de Pizarro al grupo. Será asesor externo para temas financieros, pero todo apunta a que está mandado a reordenar la anquilosada estructura corporativa de un gigante camino de cumplir sus 75 años de vida.

Por ahora, el grupo mantiene que son el presidente ejecutivo, el consejo de administración y el director general los que dirigen la compañía y que Pizarro ha sido fichado como asesor para temas financieros, no como número dos.

El grupo comercial insiste en que los que dirigen son el presidente, el director general y el consejo de administración, y que Pizarro es sólo un asesor para temas financieros.

Pero el sector financiero apuesta por un cambio de gestión que será impulsado por Pizarro y dotará de mayor eficiencia a la compañía. En el propio pack de la profesionalización del grupo está también la introducción de medidas que doten de mayor transparencia a la gestión de un gigante de casi 100.000 empleados. Con estos mimbres, El Corte Inglés podría adaptarse a las exigencias de los mercados bursátiles y preparar su salto al parqué.

Sin embargo, la respuesta oficial del grupo de distribución a la pregunta de si el desembarco de Pizarro es una antesala para un eventual salto al parqué es un escueto “El Corte Inglés no sale a Bolsa”.

Fuentes de la compañía insisten en que el ejecutivo turolense se ha incorporado como asesor del presidente, dentro de su equipo de confianza, para “aportar su experiencia en el área financiera y por su relación con los mercados”. Su incorporación ha sido por expreso deseo del primer ejecutivo de El Corte Inglés, añaden.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba