Empresas

Los nuevos sondeos de Repsol en Tarragona y el Castor ponen en guardia a los sectores turístico y pesquero

No hablamos de Canarias, hablamos de que Repsol quiere también hacer nuevas prospecciones en el entorno de su plataforma en Tarragona. Más incertidumbre en la zona tras el escándalo del Castor.

Plataforma Casablanca de Repsol frente a las costas de Tarragona
Plataforma Casablanca de Repsol frente a las costas de Tarragona Archivo

En el sur de Tarragona y el norte de Castellón no ganan para sustos. O, al menos, así lo ven algunos ayuntamientos de la zona y muchas de las empresas del sector turístico y pesquero que operan en el área del Golfo de Valencia.

Cuando aún siguen vivos los rescoldos del escándalo del Castor, el almacén de gas que provocó más de 500 terremotos en septiembre del año pasado, se ha cruzado por el camino una nueva polémica.

El grupo Repsol no sólo quiere realizar prospecciones en las aguas de las islas Canarias para intentar encontrar petróleo, también ha puesto sus ojos en una zona que conoce muy bien desde hace lustros.

La petrolera que preside Antonio Brufau cuenta con una gran refinería en Tarragona y frente a ella, unas 25 millas mar adentro, sobresale sobre la superficie marina la plataforma offshore Casablanca.

En los campos petrolíferos del entorno de esa plataforma, el grupo español ha conseguido en los últimos años nuevos hallazgos para seguir produciendo crudo. Y ahora ha solicitado al Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente las autorizaciones pertinentes de impacto medioambiental para realizar nuevas prospecciones en este área del Mediterráneo.

Medio Ambiente ha abierto periodo de consultas ante la solicitud de Repsol del permiso para realizar nuevas prospecciones en las aguas del Mediterráneo tarraconense

El Departamento que dirige Isabel García Tejerina ha abierto un periodo de consultas para que se personen administraciones, organizaciones y sociedades afectadas, con vistas a valorar el impacto medioambiental en la zona.

La puesta en marcha de este proceso preliminar no ha sentado nada bien en los sectores turístico y pesquero del sur de Cataluña y del norte de la Comunidad Valenciana.

En Peñíscola y Vinaroz, dos de los municipios afectados por los terremotos acaecidos por la inyección de gas en el almacén Castor, se han disparado las alarmas, según las fuentes consultadas. Las empresas turísticas de la zona y la flota pesquera temen que los diferentes proyectos energéticos puedan provocar daños a sus intereses, por el temor de los turistas a visitar un área con riesgos sísmicos sobrevenidos o por posibles derrames de crudo.

Empresas turísticas y pesqueras se quejan del Castor, de las nuevas prospecciones de crudo y de los proyectos de fracking para buscar gas bajo las aguas de la zona

Por ahora es sólo un temor, un riesgo, pero crece en la zona la oposición a este tipo de iniciativas.

Máxime cuando sigue en el aire otro proyecto que también provocó gran polémica: el plan del grupo Montero Energy para poner en marcha un plan de exploración de hidrocarburos y sondeos de gas en Els Ports y el Maestrat, que utilizaría la controvertida técnica del fracking. El proyecto está en stand by a la espera del pronunciamiento de la Generalitat, informa Levante.

"No somos capaces de quitarnos el problema del Castor de encima, aún no sabemos qué va a pasar y si se desmantelará o no, aún colea la posibilidad de que se haga fracking en la zona para buscar gas bajo las aguas y ahora también Repsol quiere ampliar sus proyectos de prospección en las aguas de Tarragona. Todo esto influye en el presente y futuro del negocio turístico, que es una de las principales fuentes de riqueza de esta zona", denuncia una fuente del sector turístico consultada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba