caso nóos

Diego Torres, el azote de los Borbones y del 'duque Empalmado'

El menorquín no aceptó los primeros movimientos judiciales, encaminados a eximir a la Infanta Cristina mientras condenaban de forma preventiva a su mujer.

Torres declarando ante el juez
Torres declarando ante el juez

Diego Torres (Mahón, 1965) ha cumplido ya más de cinco años desde que inició su calvario con su detención el 8 de noviembre de 2011. Con la aparición ante los focos por su relación con operaciones presuntamente fraudulentas mano a mano con Iñaki Urdangarín, se dio la vuelta y truncó una vida de éxitos en la que hasta entonces, Torres siempre iba logrando lo que quería. Sus amigos de la infancia cuentan cómo ya en su isla menorquina, en los esperanzadores años 70, Torres soñaba con ganar dinero y con viajar por el mundo. Era un niño brillante y un alumno aventajado, todo lo contrario que Urdangarín.

Quizá por eso su simbiosis empresarial funcionó tan bien. El yernísimo ponía la planta, la imagen y la sonrisa. Las palabras huecas y los contactos reales. Torres, hijo de peluquera, ponía la estrategia, la visión de negocio. Incluso después de que la vida le haya dado la espalda, de que el juez haya embargado sus cuentas, de que haya tenido que cambiar un lujoso BMW por un Fiat 500... incluso entonces Torres aún no ha dicho su última palabra.

Desde que empezó la ola mediática que lo ha condenado a prisión, Torres se ha mostrado díscolo y no ha querido pasar por la piedra de la Casa Real. No aceptó que la infanta se librara de ser imputada mientras que su mujer Ana María Tejeiro tenía que hollar el banquillo. Al fin y al cabo, ambas habían tenido responsabilidades muy similares, ¿por qué salvar a una y condenar a otra? En su libro de 2016 'La verdad sobre el caso Nóos', prudencialmente silenciado en los grandes medios de comunicación, Torres contaba cómo el Rey Juan Carlos había sido el inspirador de los negocios de Nóos. Como la 'consultoría estratégica' se había montado inicialmente como una forma de dar al duque de Palma (otras veces duque em..Palma...do según sus propios correos) algo que hacer, dado que Juan Carlos le había negado su gran ilusión: el patrocinio deportivo. Este impulso real y no otro, unido a las presiones a Urdangarin por mantener a la Infanta con un nivel de vida propio de una hija de Rey, había empujado al duque de Palma a la comisión de delitos que tal vez por verlos cerca, no consideraba como tales.

Los correos privados lo enfrentan al stablishment

Los correos privados de Urdangarin fueron la jugada más sucia de Torres contra la Corona. Tan sucia que la justicia española le hizo pagar por ello. No en vano, en ellos se demostraba que la Casa Real estaba en el ajo, que Juan Carlos sabía todo o parte del entramado. Que intercedía en negocios privados alejados de su función institucional. Incluso se dejaban en el aire posibles infidelidades de Urdangarin. Un ataque demasiado frontal.

Estos correos volaban el puente de Mostar, reventaban la posibilidad de cualquier entendimiento, enemistaban a Torres con todo y con todos. Todo el stablishment borbónico, macerado durante 40 años de transición tranquila, ahora quería su cabeza. A Torres le propusieron hacerlo de oro en la cárcel, pagar en sus huesos toda la podredumbre del sistema. Pero el astuto directivo no quería irse solo a la trena. Torres ha pagado por todo ello con 8 años de cárcel, dos más que su socio 'real'. Sin embargo, su mujer ha sido absuelta, al igual que la Infanta. Era otra de sus preocupaciones y al menos eso sí lo ha conseguido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba