Empresas

El filón del 'derecho al olvido': "Si no borramos tus datos de Internet, te devolvemos el dinero"

Las tres o cuatro empresas que actualmente se dedican en España al borrado de información o de enlaces en Internet atraviesan un momento dulce. A sus servicios recurren tanto políticos, como exconcursantes de Gran Hermano, empresas o particulares anónimos porque "en cuestiones de privacidad, somos todos iguales".

"Cada vez que pongo mi nombre en Google aparece mi DNI y una multa de tráfico que me pusieron". "Mi expareja colgó nuestras fotos íntimas en Facebook". "Creo que a mi hijo le están insultando en Internet". "En una página web están difamando a mi empresa". "Mis datos constan en un fichero de morosos y no sé qué hacer". Los afectados por alguna de estas situaciones, considerando que suponían un atentado contra su privacidad y reputación personal o corporativa, decidieron contratar los servicios de empresas especializadas en borrar datos o enlaces de la red. Pasado un tiempo, si volvían a teclear nuevamente sus nombres en Google, ya no quedaba ni rastro de aquellos episodios impertinentes.

Después de que la semana pasada el Tribunal de Justicia de la Unión Europea respaldara el llamado "derecho al olvido" en Internet, las apenas tres o cuatro empresas españolas que se dedican al borrado de información en la red atraviesan un gran momento profesional. "Nuestro trabajo se ha disparado: de tener seis o siete peticiones diarias hemos pasado a unas 300, no dábamos abasto a coger el teléfono, por no hablar de correos electrónicos... Nos llegaba uno cada diez minutos", explica Samuel Parra, socio de ePrivacidad.

Con lemas como "borramos tu pasado", Eliminalia, con sede en Barcelona, garantiza "resultados bajo contrato y en caso contrario, devolvemos el dinero". "Es más, hasta ahora no hemos tenido que devolver nunca ni un céntimo. No me preocupa decir que te voy a devolver el dinero porque sé que no lo voy a tener que hacer", asegura a Vozpópuli Diego Sánchez, su presidente.

"La mayoría de casos son de gente normal que en el pasado cometieron un error y que ahora está más que subsanado", dicen desde ePrivacidad

"Nosotros, a diferencia del resto, garantizamos resultados. Aquí no se intenta, se garantiza. De lo contrario, ábrete una tienda de ropa o una pastelería pero no juegues con la ilusión de mucha gente que está realmente muy afectada por la información que se ha publicado en Internet", defiende Sánchez, quien cuenta con una plantilla de 35 trabajadores.

Se dedican exclusivamente a políticos y empresas y aunque no revelan las técnicas que aplican, "sería como contarle la receta de Coca Cola a cualquiera", el año pasado atendieron las peticiones de 220 políticos y siete entidades bancarias nacionales e internacionales, como informó Vozpópuli. "¿Qué político quiere que salga en Internet cuántas empresas tiene? ¿Qué político quiere que salga en Internet dónde trabajan sus hijos o a qué colegio van, o a qué se dedica su mujer? Si luego salen en la prensa por haber estafado cien millones, eso ya es otra cosa", cuestiona Sánchez.

Llegados a este punto, se antoja fundamental destacar que los políticos no pueden hacer uso del derecho de cancelación para eliminar detalles de su carrera política al prevalecer el interés público. "Hay personalidades del ámbito público que acuden a nosotros porque les interesa que desaparezcan ciertas informaciones publicadas en los medios. Eso es radicalmente imposible, prevalece el derecho a la libertad de expresión", declara el abogado Javier Álvarez, quien también trabaja para borrarmisdatos.es.

¿Qué técnicas aplican?

Los procedimientos que se ponen en marcha dependen de cada caso. "Uno de los grandes valores que ofrecemos es una red interna de contactos en plataformas como Facebook o Fork, tiramos de contactos para que nos eliminen información", explica Samuel Parra de ePrivacidad.

"No entramos en los servidores y borramos ficheros, no cometemos ningún delito a la hora de borrar datos", manifiesta Parra

Sin embargo, si la fuente no es susceptible de borrar ciertos datos, "se aplican medidas de desindexación para evitar que aparezcan en los buscadores porque al final al cliente lo único que le preocupa es que al buscar su nombre no aparezca lo que se está buscando sobre él. La mayoría de los casos que nos llegan son de gente normal que en el pasado cometieron un error y que ahora está más que subsanado pero que Google los machaca por ser el primer resultado que aparece cuando realizas una búsqueda", remata Parra.

Y añade: "Si todo eso falla, se aplican otras medidas técnicas, que aunque no se puede dar muchos detalles, sí que están dentro de la legalidad. No entramos en los servidores y borramos ficheros, no cometemos ningún delito. Y si tampoco funciona, finalmente acudimos a generar contenido positivo para reemplazar al negativo ya que la gente no suele llegar hasta la página tres de resultados".

No se aceptan todas las peticiones

"Hay un código moral de la empresa que limita algunas peticiones", sostienen desde ePrivacidad, una compañía murciana que echó a andar en 2011 y que cuenta con nueve trabajadores. "No aceptamos casos de terrorismo, violaciones ni asesinatos. Que nadie piense que esta sentencia es una barra libre, hay muchos límites, no porque lo pidas se te va a conceder ni puedes pedir todas las cosas", zanja en este sentido.

"Que nadie piense que esta sentencia es una barra libre, hay muchos límites, no porque lo pidas se te va a conceder ni puedes pedir todas las cosas"

Preguntado por el perfil de sus clientes, Parra responde que a ellos recurren "personas completamente anónimas, otros de la prensa amarilla, concursantes de Gran Hermano que cuando estaban participando aparecieron desnudos o cometieron otras locuras pero que con el paso del tiempo quieren recuperar su vida normal como trabajadores pero su pasado les supone un lastre porque hay empresas que no quieren tener contratada a una señorita que aparece desnuda en un montón de fotos en Internet... No hay un perfil concreto. En cuestiones de privacidad, somos todos iguales".

Dentro de las peticiones desestimadas se incluyen también muchas de las procedentes de empresas. "Hay compañías que quieren que se elimine determinada información que perjudica su imagen. En la mayoría de casos denegamos esa posibilidad porque la libertad de expresión está por encima del derecho a la protección de datos, que no tienen las empresas, sólo las personas físicas", aclara Álvarez de borrarmisdatos.es.

Pese a la carga de trabajo y la proyección que les ha dado la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE, sus resultados son bastante rápidos. "En el 90% de los casos, en el primer mes se ha eliminado prácticamente todo. Puede haber casos en los que se borre en el mismo día o todo lo contrario, que el proceso se dilate si la fuente original no cede de forma amistosa y haya que acudir a los tribunales".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba