Empresas

Deoleo: 800 millones sobre la mesa o un pasteleo político que deja fuera al minoritario

De nuevo la sombra política sobre una operación corporativa, en un sector presuntamente estratégico como el aceite. La politizada solución española dejará fuera al minoritario, salvo que aparezca alguien con unos 800 millones de euros. 

Deoleo es un grupo alimentario español que cotiza en la Bolsa española, líder mundial en venta de aceite embotellado
Deoleo es un grupo alimentario español que cotiza en la Bolsa española, líder mundial en venta de aceite embotellado GTRES

Vozpópuli adelantó este miércoles que la oferta que se quedara con Deoleo debía, además de lanzar una OPA por el 100% del capital, inyectar dinero en la compañía. Horas después, Cinco Días ampliaba la información, situando la horquilla de la ampliación entre 100-150 millones de euros, cuestión que era corroborada de inmediato por las agencias de noticias.

Deoleo aclaró que CVC es la mejor oferta: 0,38 euros por acción, más el dinero fresco, junto a un crédito sindicado para asumir la deuda, que ronda los 500 millones. A un precio de 0,38, Deoleo vale 437 millones de euros, por lo que un porcentaje mayoritario del 51% supondría 218 millones de euros en efectivo. Todos los accionistas podrían acogerse a esta opción.

Sumando la ampliación, supone más de 300 millones en efectivo y echar sobre los hombros una carga financiera de 500. Esas son las reglas básicas, aunque la compañía está inmersa en negociaciones.

¿Alguie se baja?

Por el contrario, hay informaciones que hablan de una opción española, que pasa por que alguien se ‘baje’ del paquete de venta del 31% (Bankia y BMN, forzados por Bruselas, junto a La Caixa y Kutxa, que heredaron las participaciones de Banca Cívica (Caja Sol) y Caja Sur), cuya compra implica OPA por el 100%.

Se habla de contactos por parte del Gobierno para que La Caixa o la Kutxa no vendan, dando paso a inversores locales, con la Sepi tomando una participación minoritaria. Sin embargo, conviene recordar que ni la Sepi está especialmente boyante, especialmente después de haber adquirido a Bankia su 20% en Indra, ya que la compañía tecnológica es la responsable de la gestión del tráfico aéreo y fronterizo. Además, nuevos gastos irían directamente a computar al déficit público.

Suponiendo que entraran otros operadores con el visto bueno de los defensores de la españolidad de Deoleo, estos evitarían la OPA y marginarían al minoritario, algo que sin duda la nueva CNMV de Elvira Rodríguez no verá con buenos ojos.

Realmente, el detonante de todo esto ha sido la marcha de Ebro, que ha liberado un paquete del 10% y ha abierto el juego de equilibrios en la compañía.

Hojiblanca y Unicaja, con un 10% cada una, sueñan con una opción así, que les permita mantener una posición de predominio (casi de control), sin poner dinero. Desde la Junta de Andalucía apoyan esta posibilidad con todas las fuerzas.

El ministro Miguel Arias Cañete, viejo zorro del sector agroalimentario, se ha cuidado mucho de mojarse, diciendo que lo importante es que la compañía gane fuerza (¿se refería a la inyección de capital?) y no se divida en partes.

La irrupción de La Caixa y Kutxa esboza de nuevo el fantasma del favor político con futuras contrapartidas, aunque no hay nada real de momento sobre este asunto.

Así las cosas, quien quiere Deoleo deberá poner varios cientos de millones sobre la mesa y apostar además por el desarrollo futuro del grupo o encomendarse a las artimañas políticas, con el eterno damnificado: el minoritario.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba