Las colocaciones llevan paradas desde marzo

El déficit de tarifa eléctrico supera en abril el límite legal para todo el año 2012

Las subvenciones a las renovables alcanzan 3.000 millones en cuatro meses y aumentan un 22,5%. Villaseca dice que en el sector "no hay mucho dinero para afrontar más costes".

Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural Fenosa
Rafael Villaseca, consejero delegado de Gas Natural Fenosa EFE

El déficit de tarifa eléctrico (insuficiencia de ingresos regulados del sistema) superó holgadamente en abril el tope de 1.500 millones que fija la ley para todo este año, al alcanzar los 1.989 millones, según la última liquidación provisional de la Comisión Nacional de la Energía (CNE). El agujero, que hasta marzo ascendía a 1.350 millones, es un 52,8% superior a la previsión de la última revisión de tarifas de abril, dice la CNE, que con todo considera que el importe "no resulta del todo significativo" porque el ajuste que el Gobierno aprobó ese mes a través de dos vías (un decreto y la revisión de tarifas, que incluyó una subida de la luz del 7% para los usuarios domésticos) todavía no ha tenido pleno efecto. Se apreciará "en liquidaciones posteriores", dice el informe.

Sí se aprecia, y de forma notable, el efecto de las primas a las renovables, un coste regulado cuyo incremento en los últimos años ha corrido paralelo al del déficit: el régimen especial recibió casi 3.000 millones en subvenciones hasta abril, un 28,3% más de lo previsto a comienzos del ejercicio y un 22,5% más que el año anterior, según el regulador. Por tecnologías, fotovoltaica, eólica y termosolar recibieron casi 2.000 millones.

A la cabeza se situó la fotovoltaica (1.037 millones), que en ese periodo generó el 2,9% de la electricidad y cuyas primas se irán reduciendo conforme avance el año, en virtud de la limitación de horas de producción con derecho a subvención que se empezó a aplicar el año pasado (el sector calcula que empezará a tener efecto este mismo mes); a continuación se situó la eólica, segunda fuente (tras la nuclear) que más producción aportó hasta abril (19,3%), con 752 millones; y la termosolar, que con una cuota del 0,9% en el mix eléctrico hasta abril recibió 194 millones.

El regulador cree que, con el real decreto ley 13/2012, de 30 de marzo, que incluía un recorte de costes de 1.700 millones de euros en el sector eléctrico y el citado incremento de  tarifas del 7%, el déficit acabará el año en 1.514 millones de euros, en línea con el tope legal.

Mientras el déficit tarifario sigue creciendo, su titulización (conversión en títulos negociables para que lo cobren las eléctricas, que hasta entonces deben financiar esa deuda) está parada desde hace tres meses, coincidiendo con la crítica situación de la deuda pública española, cuyos intereses (más un margen extra) eran la referencia en estas operaciones.

Hasta principios de marzo, y según los datos de la CNE, se habían colocado 13.080 millones de déficit en un total de 22 operaciones, la mayor parte (casi 8.500 millones), en cinco emisiones del Fondo para la Amortización del Déficit de Tarifa (FADE) realizadas en 2011. La última data de octubre pasado. Desde entonces, y ante la baja demanda y las turbulencias en los mercados de deuda, se ha recurrido a colocaciones privadas (un total de 17, entre noviembre y marzo pasados) que han permitido colocar 4.600 millones. La última operación, el pasado 6 de marzo, fue la más voluminosa, por un importe de 842 millones. Desde entonces, no ha habido más.

El problema del déficit, que supera los 24.000 millones de euros, que cuenta con el aval del Estado y que los consumidores pagan a plazos en sus recibos, es, como poco, "inquietante", como dijo este miércoles el consejero delegado de Gas Natural Fenosa, Rafael Villaseca. En un encuentro con la prensa tras ser nombrado presidente del Club Español de la Energía (Enerclub), el ejecutivo, que insistió en que hablaba como representante de esa asociación (que agrupa a todo el sector energético), reclamó que la reforma energética en la que trabaja el Ministerio de Industria, anunciada para finales de este mes, elimine "la grasa no razonable" de los costes eléctricos. 

Villaseca defendió que en las empresas del sector energético "no hay mucho dinero para afrontar más costes", por las cargas medioambientales y fiscales que ya soportan. El ejecutivo, que pidió una mayor liberalización del sector, dijo desconocer los planes que maneja el ministro de Industria, José Manuel Soria, para su reforma, en cuya confección se atribuye un papel destacado al jefe de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal. Soria, que esta mañana ha confirmado que estudia aumentar los peajes a la generación eléctrica, ha insistido en los últimos meses en que el esfuerzo se repartirá entre las empresas, los consumidores y el Estado. También ha prometido al sector la "rentabilidad razonable" que garantiza la ley.

El primer ejecutivo de Gas Natural reclamó ayer a las autoridades que fijen cuáles son las obligaciones del sector y quién debe pagarlas, sin ignorar las consecuencias de las cargas que deban asumir las distintas empresas. "Cuando a un sector se le pretende hacer incurrir en unos costes para obtener unas ventajas, no es posible ignorar las consecuencias económicas de esas decisiones. Hay que tener presente que determinadas situaciones generan determinados costes", dijo.

Villaseca consideró "un tanto desacertado" el reciente informe de la Comisión Europea que ha hecho suyos muchos de los argumentos de los promotores de energías renovables, al considerar que el problema del déficit se debe "en parte" a una insuficiente competencia y criticar la retribución "excesiva" de las centrales hidráulicas y nucleares. 

El ejecutivo relativizó el impacto de la caída de la demanda eléctrica en el déficit (hasta abril, el consumo eléctrico se redujo un 1,8%). "El problema nuclear es el incremento de otros costes", dijo, en alusión a las primas a las renovables, que las eléctricas tradicionales han pedido rebajar.

El consejero delegado de Gas Natural, que sustituye al frente de Enerclub al presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, se ha marcado entre sus objetivos prioritarios en la asociación el de potenciar la formación y el carácter de punto de encuentro de este foro, que, dijo, no es una patronal, ni un lobby. Otro reto es el de mejorar la percepción social de un sector sobre el que "se escuchan opiniones muy negativas". El ejecutivo admitió que existen "enfrentamientos" entre los diferentes subsectores (petroleras, eléctricas, empresas de renovables, carbón...) y destacó la "trayectoria abierta y dialogante" de esta organización.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba