EMAILS PRUEBAN LOS AMAÑOS DE LOS GIGANTES LÁCTEOS

"En Cataluña la competencia directa no existe: pactamos la subida de 5 pesetas y encaja perfectamente"

Así pactaba el cártel lácteo los precios, estrategias, expulsión de ganaderos díscolos: "Dentro del espíritu de colaboración que les distingue ('hay que bajar el precio de la leche'), nosotros –Clas- la bajaremos si lo hacéis los demás”; "como de costumbre, las tres empresas en anunciar la bajada de precios hemos sido Capsa, Lactalis y Puleva". 

Una gran ganadería de vacas lecheras.
Una gran ganadería de vacas lecheras.

Las investigaciones realizadas por los técnicos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) desvelan las estrategias coordinadas y engrasadas durante años entre los gigantes de la industria láctea para pactar los precios en la compra de leche cruda de vaca, imponer los volúmenes de compra y excedentes a los ganaderos y la expulsión de los que no se sometían a su ‘dictadura comercial’.

Danone, Peñasanta, Lactalis, Nestlé, Puleva, Pascual, Central Lechera Asturiana (Clas) y otras empresas y asociaciones gremiales compartían la información del sector para controlar sus precios. Lo hacían a través de documentación escrita, correos electrónicos y hasta ficheros Excel, donde dejaron el rastro palmario de sus actividades ilícitas.

La CNMC ha constatado acuerdos, al menos, desde 2003 a 2011: “Subida precio octubre; Puleva continúa con la subida que había pactado; Danone sube una peseta; Lagasa otra peseta; para Lactalis el precio es secundario porque han perdido mucha leche este mes; Lence no piensa subir y si los demás lo hacen lo subirá en noviembre; Pascual esconde sus intenciones”.

Este correo interno entre trabajadores de Nestlé puso en la pista a los inspectores de Competencia, ante la flagrante evidencia de cómo compartían la información de mercado los grandes del sector (agrupados en el G-4/G-5) y fijaban los precios cada mes. Todos ellos conocían los precios de sus competidores-amigos y los investigadores consiguieron éste y otros muchos emails y documentos escritos en sus “inspecciones domiciliarias simultáneas en las sedes de algunas de las principales empresas del sector”, según reconoce la propia CNMC en la resolución que fija la multa conjunta de 88,2 millones de euros para los infractores.

"Cuando todos habíamos negociado una bajada de 2 pesetas, al perder ganaderos se comunicó la no bajada de precios", decía un empleado de Puleva

Los correos no albergan dudas. Todo estaba pactado y las empresas conocían el proceder: “Cuando todos habíamos negociado una bajada de 2 pesetas, al perder ganaderos se comunicó la no bajada de precios”, informaba un trabajador de Puleva (multa de 10,2 millones) sobre la situación en Lugo.

“Dentro del espíritu de colaboración que los distingue (“hay que bajar el precio de la leche”), nosotros -Clas (casi 700.000 euros de multa)- la bajaremos si lo hacéis los demás”, señala un correo interno de Nestlé (multa de 10,6 millones) en 2004.

En 2007 y 2008 quedan acreditados más pactos de precios: “La competencia directa entre las industrias que intervenimos en Cataluña no existe. Donde nos encontramos es en los grupos de ganaderos, pactamos la subida de 5 pesetas y ha encajado perfectamente”, reseña un empleado de Leche Pascual (8,5 millones de multa): “Se comenta la situación de precios en Cataluña previstos para el mes de diciembre, con una bajada de entre 2 y 3 pesetas por parte de todas las industrias, a excepción de Danone (recibe la multa más alta, 23,2 millones) que lo hará en enero de una manera global”.

"Como de costumbre, las tres empresas en anunciar la bajada de precios hemos sido Capsa, Lactalis y Puleva", decía un correo

En Lactalis (11,6 millones de multa) no se cortaban: “como de costumbre las tres empresas en anunciar la bajada de precios hemos sido Capsa, Lactalis y Puleva. Danone y Leche Pascual se apuntaron al carro a partir de febrero, con la excusa que si los demás bajamos, ellos tenían que bajar”.

Un Excel de Lactalis de agosto de 2011 exponía la compartición de la información sobre precios: “He hablado con el responsable de Cataluña de Leche Pascual y me ha confirmado precio de 336 base más prima doble AA. Compartimos cooperativa Alt Ampurdá Plana Vic y Vaquers. Precio nuestro 319 con recogida”.

La patronal Gremio de Industrias Lácteas de Cataluña (GIL) coordinaba las actuaciones en precios: “Danone dijo que había subido una peseta en agosto y dos en septiembre. Octubre lo dejaba abierto. (…) Habían tenido faltas de leche pero lo habían arreglado con Capsa y Nestlé”.

La peor parte de todos estos pactos secretos de los gigantes lácteos se la llevaban los ganaderos. Hacían con ellos lo que querían y si alguno no se sometía a la ‘dictadura de precios’, se procedía al traspaso y directamente a la expulsión de la red de recogida de leche.

Puleva amenaza con ejecutar los avales a un ganadero si éste no acepta la imposición de un nuevo comprador de la leche de sus vacas

Puleva envía una “amenazante comunicación”, según define la propia CNMC, a la ganadería Sat Los Edurdos (Sat San Antón), “en la que se le explica la obligación que tiene de aceptar a una nueva empresa”.

“Puleva Food viene a designar como sociedad receptora de toda la leche comercializable que produzca su explotación a Forlactaria. En el supuesto de que no se acepte la obligación de entrega a la nueva sociedad o el pago anticipado de la cantidad pendiente de los anticipos recibidos, nos veremos obligados a ejecutar los avales”, decía la comunicación al ganadero.

Otra de las prácticas anticompetitivas que han servido de base para las multas eran las “cesiones de ganaderos a otras empresas”, otra forma de repartirse el mercado jugando con las explotaciones ganaderas.

Según la CNMC, todos los multados incurrieron en conductas anticompetitivas que infringen la legislación de competencia española y de la Unión Europea. Fue el sindicato agrario UPA el que denunció las prácticas abusivas de los gigantes lácteos, que ahora han sido multados.

Los sindicatos agrarios y ganaderos se quejan hoy de que el expediente sancionador sólo haya multado a las industrias lácteas y haya dejado fuera las grandes superficies comerciales, que son, según ellos, los culpables de presionar a la baja los precios, asfixiando así a los ganaderos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba