Empresas

Apetito por deshacerse de hoteles en Barcelona en medio del movimiento anti turismo de Colau

La capital catalana ya estaba viviendo un momento en el que varios grupos querían vender sus proyectos a buen precio dado el 'calentón' sufrido en los últimos años. Ahora, la posible nueva alcaldesa quiere que el negocio hotelero se controle.

Ada Colau, en la Galería Gótica del Ayuntamiento de Barcelona
Ada Colau, en la Galería Gótica del Ayuntamiento de Barcelona EFE

La más que posible entrada de Ada Colau y Barcelona en Comú en el ayuntamiento de la Ciudad Condal ha pillado al sector hotelero en uno de sus mejores momentos en cuanto a precios, después de unos años de 'calentón' hotelero en los que a pesar de la crisis, sus ingresos por habitación (índice Rev Par) han crecido un 0,7% respecto a 2008, en un periodo en el que Madrid ha sufrido muchísimo por la caída del cliente nacional y en el que los destinos urbanos han bajado de precio. El mercado de hoteles barcelonés lleva unos trimestres mostrando signos de interés por vender, toda vez que los precios son muy altos y la demanda internacional por la ciudad no para de crecer.

"La sensación es de que los precios para vender inmuebles son muy atractivos ahora y tal vez lo sean menos en un tiempo"

"Los precios de los activos se han disparado tanto que ahora es un mercado vendedor. Muchos quieren deshacerse de sus activos ante la sensación de que estos precios son muy atractivos ahora y tal vez lo sean menos en un tiempo", comenta un ejecutivo del sector hotelero con intereses de importancia en Madrid y en Barcelona. Algunos de los operadores hoteleros, aseguran, perciben el inicio de un cambio de ciclo en el sector que podría verse agravado por el cambio en el color político del ayuntamiento, que presumiblemente abandonará CiU para dejar en manos de Barcelona en Comú, un partido de origen vecinal cuyo programa apuesta por controlar el turismo desaforado, que hace tiempo que se ha convertido en un problema para muchos barceloneses, con la sensación de que su ciudad ha sido hurtada por la industria turística y de ocio. El partido de Colau proponía "devolver a la vivienda su uso residencial, cerrar alojamientos turísticos ilegales y realizar inspecciones aleatorias durante todo el año de licencias de actividad". Para aquellos que lo han redactado, ejemplo de las malas prácticas turísticas ha sido que "espacios como la Rambla hayan perdido su condición central y simbólica para la ciudadanía, o que el número de terrazas se haya duplicado en la última legislatura", un fenómeno que también se percibe en Madrid.

Colau ha asegurado en una entrevista en 'El País' que publicará una moratoria antes de 6 meses para que no se puedan abrir nuevos hoteles y establecimientos turísticos durante un tiempo. Posteriormente, un censo "y hacer una política preventiva para evitar que se desmadre como ha ocurrido en Ciutat Vella". En este caso, la moratoria se ampliaría a toda la ciudad, no sólo al distrito central, donde en los años anteriores ya se había limitado la apertura de nuevos establecimientos con apoyo de los vecinos y de los empresarios hoteleros.

"No hay chollos"

"Es conversación común en el sector hablar de que en Barcelona ya no hay chollos, como sí que se pueden encontrar en Madrid", comenta a este diario otro gestor del sector. Sin embargo, aún está por ver cómo afectaría a los precios en la ciudad una normativa más restrictiva. Por el momento, varios proyectos hoteleros se han visto paralizados tras la derrota de CiU en las urnas, como la torre de Deutsche Bank en la Diagonal. Está por ver cómo afectarán estos impedimentos a los hoteles ya instalados y con valoraciones desorbitadas.

Mientras tanto, empresarios turísticos locales siguen abandonando el negocio, que en 2008 estaba controlado casi en su totalidad por familias barcelonesas. El último caso ha sido la venta en mayo del Hotel Principal, al lado de la Rambla, que ha sido adquirido por la cadena israelí Leonardo y que de establecimiento de 3 estrellas pasará a abrir en 2016 como hotel de 4 estrellas. 

La operación de compra se ha articulado mediante la adquisición de la sociedad propietaria y explotadora, Hotel Principal. Dicha compañía está dotada con un capital social de 156.000 euros, que hasta ahora tenía como socio único a la limitada IOJ, con un capital de 3,14 millones de euros y cuyo consejo de administración estaba compuesto principalmente por Ricardo Domingo Monfort, como presidente, Mercedes Rubies Guardia, como vicepresidenta, así como Joan y Jordi Oriol Domingo Rubies, como consejeros delegados. Hotel Principal obtuvo en 2013 -último ejercicio conocido- unas ventas de 2,81 millones de euros que suponen un 8,5% menos que el año anterior, y unas ganancias de 190.728 euros, nada menos que un 43% inferiores al año anterior.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba