Empresas

Batalla campal en el CSN: Narbona contra todos por la reapertura de Garoña

La consejera Narbona se rebela contra todo el consejo del CSN, incluida su compañera Velasco (PSOE), en una polémica reunión en la que el regulador nuclear aprobó, por mayoría pero sin unanimidad, acelerar los procesos administrativos para reabrir Garoña.

Los consejeros del CSN Narbona, Castelló y Velasco, junto al presidente Fernando Marti (d).
Los consejeros del CSN Narbona, Castelló y Velasco, junto al presidente Fernando Marti (d). EFE

El proceso de reapertura de la central nuclear de Garoña ha provocado una nueva guerra interna en el seno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN). Pero esta vez, además, aderezada con un elemento más de polémica, el enfrentamiento entre las dos consejeras nombradas a propuesta del PSOE.

La ex ministra de Medio Ambiente socialista, Cristina Narbona, se rebeló, en el pleno del 26 de noviembre contra todo el consejo, incluida su compañera de filas, Rosario Velasco, que se unió a la mayoría liderada por el presidente Fernando Marti para sacar adelante dos puntos del orden del día destinados a facilitar la reapertura de la planta burgalesa.

Narbona votó en contra de los puntos 2 (Santa María de Garoña: retirada transitoria de las compuertas entre la piscina de almacenamiento de combustible gastado y la cavidad del reactor, y revisión del Estudio de Seguridad en parada) y 3 (Cumplimiento de diversos requisitos de la Instrucción Técnica Complementaria de 30 de julio de 2014) e hizo constar en el acta su argumentación contra la posición mayoritaria de cuatro votos contra uno.

Los dos puntos son relativos al proceso de evaluación para la renovación del permiso de explotación de Garoña y tenían que ser aprobados para allanar el camino a Endesa e Iberdrola para que la central vuelva a producir energía.

Narbona considera que el proceso en marcha es inédito porque es la primera vez que se debate dar un autorización de explotación de más de 10 años a un central nuclear

La ex ministra retomó su voto particular de julio pasado y volvió a oponerse al proceso porque "el pleno del CSN sigue sin aclarar si acepta o no evaluar la solicitud cursada por Nuclenor, en los términos en los que ha sido presentada, a pesar de que se trata de una circunstancia inédita en la historia del CSN, por dos motivos: primero, porque nunca un titular había presentado al CSN una renovación de una autorización de explotación por un periodo de tiempo superior a los 10 años y segundo, porque nunca un titular había solicitado al CSN operar una central nuclear hasta los 60 años", según queda recogida en la argumentación de la consejera incluida en el acta del pleno, a la que ha tenido acceso Vozpópuli.

Narbona se aferra al pasado del CSN para recordar que se ha reconocido la asociación entre la Revisión Periódica de Seguridad (RPS) y el periodo de autorización de explotación como una mejora de la seguridad y de la eficiencia del proceso regulador y que, hasta ahora, en línea con lo que marca el organismo nuclear internacional OIEA, las autorizaciones de explotación se daban por 10 años.

"Desde el punto de vista de la seguridad nuclear y radiológica, la calidad de los procesos de regulación son inherentes y consustanciales a las garantías de seguridad. Por consiguiente, esta consejera no identifica el objetivo general de la mejora de la seguridad nuclear y radiológica en este inédito proceso de renovación de Garoña, al haberse ya iniciado la evaluación para su renovación, estando orientada a operar hasta 2031 (17 años), tal y como solicita Nuclenor, y reitera su petición de que el Pleno delibere y decida, cuanto antes, sobre la vigencia o no de la práctica actual que asocia las RPS con el periodo de autorización de explotación, así como que, en el caso de que el Pleno decida cambiar esta práctica, se expliciten las mejoras en materia de seguridad nuclear y radiológica que introduciría dicha asociación", afirma Narbona en el acta.

El consejero Castelló (PP) critica a la consejera del PSOE por "introducir elementos políticos en un procedimiento técnico regulado"

Frente a ella se plantó la consejera y vicepresidenta Velasco, que manifestó "hasta el momento no se ha cambiado ninguna práctica reguladora y que los asuntos tratados en los puntos 2 y 3 no son más que estalas intermedias necesarias para el cumplimiento de los requisitos impuestos por el CSN al titular de la central".

Su voto se unió a la mayoría formada por los dos consejeros del PP (Castelló y el presidente Marti) y el de CiU (Gurguí), que aprobó estos dos puntos por mayoría, pero sin unanimidad.

Narbona ya hace meses que rompió con la entente cordiale que tradicionalmente preside las deliberaciones del pleno del CSN, que trata de sacar adelante todas sus decisiones por unanimidad.

Pero la reapertura de Garoña impulsada desde el Gobierno y la ampliación de su vida útil hasta 60 años ha levantado verdaderos sarpullidos fuera y dentro del CSN. Se ha convertido en una batalla política de la mayoría de los partidos contra el Ejecutivo y su ministro de Industria, José Manuel Soria, principal valedor de la medida.

De hecho, Fernando Castelló, en su argumentación contra Narbona, también recogida en el acta, acusa al a consejera socialista de "introducir elementos políticos en un procedimiento técnico regulado con la consecuente repercusión externa y sus posibles interpretaciones" que esto tiene.

Castelló considera que la posición de Narbona es "extemporánea, innecesaria e inconveniente" y le recuerda que "El CSN no abre ni cierra centrales", en alusión a una expresión realizada por el consejero Antonio Gurguí, ya que es el Ministerio de Industria "el órgano sustantivo y competente" para ello.

La mayoría del pleno considera que cuando se tenga la propuesta de dictamen técnico se podrá debatir en el pleno sobre el plazo que se considera adecuado para exigir a la central una RPS, "que siguiendo la práctica regulatoria puede ser de 10 años o podría considerarse inferior", señala Castelló.

Fuentes cercanas al CSN creen que el objetivo de Narbona es torpedear desde el inicio todo el proceso de reapertura de Garoña, dado que el PSOE fue el que la cerró (Gobierno de Zapatero) y actualmente se opone a la ampliación de la vida útil de las centrales nucleares más allá de los 40 años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba