Empresas Colombia cautiva a los inversores con un crecimiento del 3% cuando Latinoamérica se desinfla

La colombiana es una de las economías con mejores perspectivas de la región. Con una deuda muy moderada, un paro de apenas el 8% y unas expectativas de crecimiento del 3% para 2016, mientras el conjunto de Latinoamérica se desinflará, lo mejor está aún por llegar. Por primera vez, la clase media es la predominante en un país moderadamente esperanzado con su proceso de paz y que llama con fuerza a las puertas de la OCDE. Más de 400 empresas españolas ya están presentes en busca de oportunidades.

Hace tiempo que las grandes empresas españolas aterrizaron en Colombia, un destino natural de inversión en el que lo mejor está aún por llegar. Por primera vez, la clase media es mayoría entre una población que supera los 50 millones de habitantes, con lo que esto supone con vistas al consumo interno. A las puertas de ingresar en la OCDE y con un consolidado grado de inversión para su deuda soberana, Colombia sigue presentándose ante los inversores como la mejor opción de la región. Para muestra, sus previsiones de crecimiento se sitúan en el 3% para 2016, año para el que se espera una rebaja del 0,3% en el PIB del conjunto de Latinoamérica.

Con amplia experiencia en la empresa privada, Alberto Furmanski, embajador de Colombia en España, conoce a la perfección su cometido: “una de mis misiones es promover el incremento de las exportaciones tanto a España como al conjunto de la Unión Europea”. De ello dio buena muestra en el desayuno informativo organizado por Vozpópuli, en el que además vendió la idea de Colombia como un país ideal para encontrar oportunidades en el sector de infraestructuras.

No es de extrañar que más de 400 firmas españolas se encuentren ya en el país una tendencia que se ha acelerado en los últimos cinco años

“¿Posibilidades en infraestructuras? Todas las imaginables. Y para las empresas españolas, más aún; conocen perfectamente el entorno y tienen acuerdos con los principales socios en el país”. No es de extrañar que más de 400 firmas españolas se encuentren ya en el país, una tendencia que se ha acelerado de forma notable en los últimos cinco años, toda vez que al inicio de la década tan sólo había 150. Sólo en proyectos de carreteras de última generación, el país ha licitado contratos por valor de 25.000 millones de dólares. Y aún quedan 12 grandes proyectos en fase de estudio.

Esquivar el desplome del petróleo

Pero Colombia también ha convencido a inversores de otros países. En los últimos cinco años, más de 700 compañías extranjeras se han establecido en del país, un movimiento que se ha dejado sentir con inversiones globales superiores a 25.000 millones de dólares.

Las cifras de la economía local ratifican que la apuesta de las empresas no ha sido un error. Además de las inmejorables expectativas de crecimiento, Colombia presenta una tasa de desempleo del 8,2%, prácticamente la mitad que hace una década, y una más que moderada deuda pública, equivalente al 40% de su PIB.

Y todo ello a pesar de que Colombia se ve afectada por el desplome de los precios del petróleo, no sólo como productor (en torno al millón de barriles diarios) sino como principal socio comercial de países como Venezuela.

El proceso de paz espolea la economía

“La caída de los precios del crudo ha rebajado un 50% el valor de nuestras exportaciones. El país está trabajando parad compensar este factor con la venta de productos de manufactura al exterior. El cambio no será fácil pero también derivará en una economía aún más estable”, afirmó Furmanski.

El embajador colombiano aseguró que el proceso de paz en su país contribuirá de forma decisiva a prolongar e incrementar el despegue económico

El embajador colombiano aseguró que el proceso de paz en su país contribuirá de forma decisiva a prolongar e incrementar el despegue económico. “Contamos con el apoyo de la ONU para verificar el final del conflicto armado. Países como España y Alemania han contribuido ya a los fondos de Naciones Unidas para la paz en Colombia”.

Los cálculos apuntan a que la culminación con éxito del proceso podría elevar dos puntos el incremento del PIB. Especialmente afectado se vería el sector del turismo, castigado por los problemas de seguridad del país y que parece renacer en la actualidad. “Hemos logrado que los cruceros vuelvan a las costas colombianas”, apuntó Furmanski.

El proceso de paz ha generado controversia entre la población debido a los sacrificios que se están planteando, una situación que el embajador definió a la perfección con una frase: “la paz no es barata”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba