Empresas

Coca-Cola demandará a los sindicalistas por 'okupar' la fábrica de Fuenlabrada

Fuentes próximas al proceso han confirmado a este periódico que se están estudiando acciones legales contra el grupo de Fuenlabrada, que instaló un campamento en la parcela exterior a la fábrica cerrada.

Este es el interior del campamento de Coca-Cola en Fuenlabrada, instalado durante 2015
Este es el interior del campamento de Coca-Cola en Fuenlabrada, instalado durante 2015 @cocacolaenlucha

Coca-Cola Iberian Partners (CCIP), el embotellador único de la bebida norteamericana en España, Portugal y Andorra, está valorando emprender acciones legales contra los sindicalistas que mantienen la oposición a la empresa en la planta de Fuenlabrada (Madrid), a cuyas afueras instalaron un campamento de resistencia cuando la compañía ejecutó su ERE, a principios de 2014. Fuentes próximas al proceso han asegurado a este periódico que la argumentación legal podría tener tres vías: en primer lugar que los trabajadores han ocupado un activo privado (la fábrica de Fuenlabrada, a la que los sindicalistas no dejan entrar libremente a la compañía según la empresa), reclamación de daños y perjucios por esa actuación y en tercer lugar pedir responsabilidades legales por el boicot al producto que están llevando a cabo desde hace más de un año los empleados más combativos de la factoría madrileña.

"Que denuncien, no vamos a desmontar el campamento", ha asegurado el representante de los trabajadores

Los representantes del campamento de Fuenlabrada se muestran escépticos ante esta medida: "Que denuncien ante la justicia y los jueces decidirán quién está en lo cierto. Nosotros no vamos a desmontar el campamento". También se niegan las acusaciones de CCIP: "No es cierto que impidiéramos entrar a la empresa a las instalaciones, pero lo que no pueden esperar es que colaboremos en el desmantelamiento de nuestros puestos de trabajo. La empresa, al igual que la Inspección de Trabajo, ha entrado cuando ha querido". La compañía anunció el pasado 22 de mayo que reabría la planta fuenlabreña en una decisión histórica dado que durante más de un año había reiterado que nunca lo haría. Sin embargo, y aquí está la trampa para el representante del sindicatos CCOO, el más contrario a las posturas de la empresa, los planes fueron para reabrirla como centro logístico y de reciclaje, no como centro productor, algo que no aceptan.

Además, otra de las acciones legales que podría emprender la compañía podría ir por la vía de denunciar la difamación y el boicot al que la están sometiendo sus propios trabajadores, que gracias a la ejecución de la sentencia del Tribunal Supremo están cobrando sus sueldos íntegros aunque no trabajen ya que su puesto de trabajo actualmente no existe. Fuentes jurídicas consideran que se podría recurrir legalmente contra los trabajadores que hablen mal del producto de la compañía a la que pertenecen o insten públicamente a su boicot. Los casos que se pueden citar en este ámbito son múltiples.

Un campamento en el exterior de la fábrica

Apenas unos días después de ejecutarse en ERE en Casbega en enero, la embotelladora originaria de Madrid, un grupo de trabajadores de la compañía próximos a los sindicatos CCOO y UGT decidieron establecerse en una caseta exterior a la valla que indica la entrada a la fábrica. Allí, durante 16 meses un grupo reducido de trabajadores (en ocasiones más, en ocasiones menos) se han mantenido impertérritos, planificando acciones atendiendo a la prensa o pasando el rato. La compañía preguntó al ayuntamiento de Fuenlabrada si ese espacio que ocupaban los trabajadores era público o pertenecía a la empresa y éste, con información del catastro, les aseguró que el espacio pertenece a la compañía. Es por ello que Iberian Partners intentará recuperarlo.

Los planes de la empresa eran tener el centro logístico preparado para ponerse en funcionamiento en cuatro meses. Pero la imposibilidad de entrar que denuncian les está impidiendo todavía empezar con los procesos. Hay maquinaria, aseguran, a la que el desuso ha dejado inservible, pero además las nuevas funciones que pretenden asignar al nudo logístico necesitan de otro tipo de maquinaria. Fuentes próximas a la empresa se muestran confiadas de que la justicia acabará avalando una apertura como la que CCIP propone. Mientras tanto, el portavoz del sindicato CCOO que ha llevado la lucha contra la empresa hasta sus últimas consecuencias -incluso, aseguran, resquebrajando la unidad de su propia formación sindical- sigue reclamando lo mismo desde la sentencia de la Audiencia Nacional: el restablecimiento de su empleo "en el mismo puesto de trabajo y con las mismas condiciones".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba