Empresas

Las presiones de Soria obligan a Cepsa a reabrir la deficitaria refinería de Tenerife

La refinería de Tenerife no es rentable, pero Cepsa ha decidido reabrirla esta semana ante las presiones del ministro de Industria y en contra de las intenciones del Gobierno de Canarias. El enfrentamiento entre Soria y Rivero se libra también en las prospecciones que prepara Repsol.

La refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife.
La refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife.

Las presiones del canario José Manuel Soria, ministro de Industria y Energía, al fondo soberano de Abu Dabi, IPIC, propietario de Cepsa, han dado su fruto y la refinería de Santa Cruz de Tenerife ha reabierto sus puertas esta misma semana.

Los directivos de la petrolera han alertado desde mediados del pasado año que la planta, con casi 85 años a sus espaldas e instalada en pleno centro de la capital tinerfeña engullida por su voraz desarrollo urbanístico, no es rentable por las subidas del precio del crudo y el derrumbe de los márgenes de refino.

Por eso Cepsa la cerró en julio de 2013 alegando causas económicas, algo que no gustó al ministro Soria, que desde entonces ha tratado de convencer a los accionistas emiratíes de que Canarias no se puede permitir el cierre de una instalación industrial de este calibre.

Cepsa insiste en que los precios del crudo y los escasos márgenes de refino hacen inviable la instalación tinerfeña

La refinería volvió a abrir, pero en diciembre cerró de nuevo por su nula rentabilidad ante la situación de los precios petrolíferos internacionales.

Pero a la vuelta de las Navidades, Cepsa ha decidido reabrir la instalación a petición de Industria y pese a la oposición del Gobierno canario de Paulino Rivero, ferviente opositor del ministro Soria, y de los grupos ecologistas, que piden sus cierre definitivo por los problemas medioambientales que arrastra por contaminación, por lo que ha sido denunciada ante la Fiscalía.

Este lunes, la refinería, que aporta el 80% del abastecimiento de combustible del archipiélago canario, reanudó su actividad en un proceso de entrada en funcionamiento que ha durado toda la semana.

La refinería ha sido engullida por el desarrollo urbanístico de la capital tinerfeña y se ha convertido en una fuente de preocupaciones medioambientales

Dos cargamentos de crudo han llegado a la planta, según confirman fuentes de Cepsa, y serán refinados en las próximas semanas. El resto de actividades de la instalación (carga y descarga de productos, logística, mezcla de combustibles, ingeniería, mantenimiento y otras funciones) seguirán desarrollándose con normalidad como en los meses anteriores.

La petrolera de IPIC analizará en las próximas semanas si es mínimamente rentable mantenerla abierta o si es más conveniente cerrarla de nuevo.

El Gobierno canario de Rivero también se opone a que Repsol busque petróleo en sus aguas, en contra de la opinión de Industria

Pero detrás de los cierres y aperturas de la refinería está la guerra abierta que libran Soria y Rivero, ya no sólo por el futuro de la planta tinerfeña sino también por las prospecciones de petróleo que intentar realizar Repsol en aguas canarias, respaldas por el primero y rechazadas de plano por el segundo y todo su gobierno.

Así las cosas, la reapertura de la refinería se ha convertido en un triunfo de Soria frente al presidente autonómico. En los próximos meses se verá si el Ejecutivo canario tendrá también que aceptar las prospecciones de Repsol, que podrían ponerse en marcha dado que cuentan con todos los permisos y autorizaciones medioambientales.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba