Empresas

Las presiones de Caixa Catalunya para vender preferentes: "No somos informadores, somos vendedores"

"Vamos a ser vendedores, no informadores, no ofrecedores, vendedoresssss, con disponibilidad inmediata, los clientes y no clientes estarán encantados con nosotros nos darán besos durante cinco años, besos", puede leerse en uno de los mails a los trabajadores. 

Los empleados recibían instrucciones claras para colocar el producto entre clientes o familiares y amigos
Los empleados recibían instrucciones claras para colocar el producto entre clientes o familiares y amigos Flickr/allanpatrick

La venta de participaciones preferentes era una prioridad para Caixa Catalunya, el embrión de la posterior Catalunya Caixa (junto a las cajas de Tarragona y Manresa) y el actual Catalunya Banc vendido a precio de saldo a BBVA. Por ello, envió a sus trabajadores vía correo electrónico todo un "argumentario comercial para facilitar su venta" como un producto seguro, "un plazo fijo" con el que los clientes gozarían de "disponibilidad inmediata de su dinero". Así lo reflejan varios mails de la dirección de la caja hacia sus empleados en la zona de Asturias y Galicia, según informa este miércoles la Cadena Ser

En una de estas comunicaciones internas de 2008 se exige "con carácter urgente prioritario y de forma inmediata" a las sucursales que coloquen entre 10.000 y 15.000 euros en el producto tóxico y recuerda que "debemos venderlo con el criterio de disponible aunque sea de 1.000 en 1.000 euros y necesito report de suscripciones diarias aunque sea cero, que no lo será, ¿verdad?". En la misma línea agresiva se mostraba otro de los correos, donde según la emisora aparece en mayúsculas y negrita "necesitamos aportar 30.000 euros por oficina hoy, el tirón de orejas puede ser muy importante". 

Para la dirección de zona de la entidad rescatada lo importante era colocar el producto y no tanto ofrecer la información sobre el mismo, según puede deducirse de otra comunicación de 2008, donde se hace hincapié en que debe decirse al cliente que se trata de un "plazo fijo". "Vamos a ser vendedores, no informadores, no ofrecedores, vendedoressssssss, con disponibilidad inmediata, los clientes y no clientes estarán encantados con nosotros nos darán besos durante cinco años, besos". "Nuestras familias, padres, hermanos, compañeros, amigos, amigos de amigos tienen que ser clientes de Caixa Catalunya", se lee en otro de los correos. 

La entidad, que emitió 510 millones en preferentes y 1.072 millones en deuda subordinada entre 1999 y 2008, achaca estas informaciones a una práctica individual y defiende que la comercialización de este producto se llevó a cabo siguiendo los criterios que exige la CNMV.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba