Empresas

El accionista rebelde de El Corte Inglés sigue su batalla contra Gimeno y recurre su expulsión del consejo

Carlota Areces fue expulsada por el presidente de la compañía el pasado 30 de agosto, acusada de incumplir sus deberes legales como administrador. Posee el 9% del capital.

Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés.
Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés. EFE

Corporación Ceslar, la sociedad patrimonial de la familia Areces Galán que posee un 9% del capital de El Corte Inglés, ha decidido seguir dando la batalla judicial hasta sus últimas consecuencias y ha recurrido la decisión del juez de lo mercantil de no aceptar las medidas cautelares que solicitaba y así devolver a Carlota Areces su puesto en el consejo. La sobrina del fundador de los grandes almacenes, Ramón Areces, fue expulsada del consejo de administración el 30 de agosto (mismo día de la presentación de resultados de la empresa) tras una decisión salomónica del consejo que adelantó Vozpópuli.

Areces está fuera del órgano de gobierno de la empresa del triángulo porque se acusó a Ceslar de "reiterados incumplimientos de sus deberes legales como administrador", concretamente de filtrar datos de las actas del consejo. El Corte Inglés la acusó de faltar a "los deberes de lealtad y secreto que le son exigibles como administrador al dar difusión pública a informaciones, datos, informes o antecedentes a los que ha tenido acceso en el desempeño de su cargo y sobre los que debía guardar la necesaria reserva. Ese comportamiento por parte de un consejero impide el ordenado funcionamiento del órgano de administración e imposibilita la buena marcha de los asuntos sociales en perjuicio de la sociedad y el conjunto de sus accionistas".

Areces está fuera del órgano de gobierno de la empresa del triángulo porque se acusó a Ceslar de "reiterados incumplimientos de sus deberes legales como administrador"

Tanto Ceslar como Mancor, de la familia García Miranda y que ostenta un 7% del capital, se opusieron en la votación del consejo de administración del 10 de julio pasado, a un cambio de estatutos por el cual El Corte Inglés aceptaba, por primera vez en su historia, la entrada de un socio extranjero, el jeque catarí y exprimer ministro de la monarquía absoluta árabe, Sheikh Hamad Bin Jassim Bin Jaber Al Thani. Al Thani ya aportó en verano 1.000 millones de euros por los cuales es poseedor de un 10% aunque en 3 meses recibiría un 12,5% al quedarse con parte de la autocartera. Carlota Areces consideraba que valorar la compañía en 10.000 millones era un precio de ganga.

Sin embargo, Areces seguirá sin poder acudir a las reuniones del consejo de administración de la firma, donde se sientan, además de Gimeno, Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echevarría (ambos superan los 80 años), José Leopoldo del Nogal (que compartió experiencia profesional con Dimas en Portugal), Juan Hermoso, mano derecha histórica de Isidoro Álvarez, Manuel Pizarro y las dos hijas de Isidoro: Carlota y Marta Álvarez Guil. Paloma García Peña representa a Cartera Mancor, que tiene un 7%.

Uno de tantos cambios

El Corte Inglés ha preferido no hacer comentarios sobre la batalla judicial abierta que Ceslar va a continuar. La compañía se encuentra ahora mismo inversa en los fastos del 75 aniversario de su nacimiento, un evento para el que van a echar el resto a nivel comercial y publicitario. ECI está en un proceso de renovación absoluto, mediante el cual cambiará durante los próximos meses perfiles de elevada edad (gracias al plan de desvinculación para mayores de 58 que ha pactado con los sindicatos) por perfiles jóvenes que le ayuden a posicionarse mejor en e-commerce. Gimeno tiene una fe casi ciega en la venta online y siempre repite en sus reuniones lo necesario que es actualizarse para otros tipos de demanda distintos de la tradicional.

Gimeno, que carece de una posición accionarial fuerte como sí tenían los dos anteriores presidentes (la compañía ha tenido sólo 3 presidentes en tres cuartos de siglo) parece tener claro que los competidores del futuro serán gigantes del 'delivery' como Amazon, y ha considerado pertinente plantar batalla. Su empresa tiene costes fijos con los que los americanos ni sueñan en España pero también otras ventajas competitivas notables, como su capilaridad al ser sus grandes almacenes un núcleo de referencia logístico en los centros de muchas ciudades.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba