Empresas

Carbures obtiene por fin la polémica patente que sustenta el millonario contrato con la china Shenyang Hengrui

Seis meses después de anunciar la firma de un contrato con la china Shenyang Hengrui sustentado en una patente de una tecnología que entonces no tenía y que dio por concedida, Carbures ha logrado al fin la aprobación por parte de la OEPM.

Carbures ha obtenido al fin la polémica patente.
Carbures ha obtenido al fin la polémica patente.

Carbures ha arrancado el año en plena ebullición. A la auditoría de PwC (2 de enero), su regreso al parqué tras tres meses suspendida (5 de enero) y la presentación de un plan de negocio cuestionado (9 de enero), ayer se sumó la concesión, al fin, de la polémica patente sobre la que se basa la tecnología que la firma andaluza venderá a la empresa china Shenyan Hengrui en un contrato millonario y sobre el que sustenta una parte fundamental de los ingresos previstos en los próximos dos años. Los inversores, mientras, se decantaron en la sesión de este miércoles por recoger los beneficios acumulados en las últimas jornadas.

Han transcurrido prácticamente seis meses y medio desde que Carbures anunció a bombo y platillo la consecución de un contrato con Shenyan Hengrui para la venta de siete lineales RMCP, de fabricación de piezas de coches en series largas en materiales compuestos, y su distribución, así como los royalties inherentes al uso de esta tecnología. Lo hizo, en concreto, el 1 de julio de 2014. Entonces, la firma española estimó que los ingresos derivados de este acuerdo superarían los 97 millones de dólares (82 millones de euros al cambio actual).

El contrato se basaba en una patente de la tecnología que la empresa sostenía en sus comunicados tener concedida pero que, sin embargo, como informó este diario, todavía no existía. Es más, ni siquiera tres meses después de anunciar el acuerdo, cuando se produjo la firma oficial en Pekín y en presencia de Mariano Rajoy, estaba aprobada. Ayer, 13 de enero, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) dio por fin el visto bueno, casi dos años después de iniciar el proceso (febrero de 2012).

Una noticia importante para Carbures porque da certidumbre a un contrato sobre el que han pesado muchas dudas en los últimos meses. No en vano, la compañía se imputó 19,6 millones de euros facturados en el primer semestre por este contrato, a pesar de anunciarse públicamente el 1 de julio. De hecho, la auditoría que ha realizado PwC en los últimos meses ha revelado que en lugar de los 19,6 millones, la facturación real se limitará a los 800.000 euros y no entre enero y junio del año pasado, sino en el conjunto de 2014.

La corrección de los ingresos por el contrato chino ha tenido una incidencia significativa en las nuevas cuentas del grupo, que en lugar de los 11,4 millones de euros de beneficio anunciados inicialmente en el primer semestre, incurrió en pérdidas por seis millones, mientras que sus ventas fueron en realidad de 20,2 millones y no de 41,9 millones.

Fue una de las irregularidades de contabilidad por parte de la firma que dirige José María Tarragó por las que la auditora recomienda "aplicar criterios más prudentes a la hora de reconocerse los ingresos". En el caso de China, a partir de ahora, "el reconocimiento de los ingresos del contrato de cesión de royalties se producirá progresiva y proporcionalmente y se aplicarán en la entrega de cada RMCP". Asimismo, en lo que respecta a la venta de lineales -cada uno de ellos aportará 12,719 millones de dólares-, se reconocerá el ingreso "a la entrega del bien vendido". Para 2015, Carbures prevé facturar por su acuerdo con Shenyan Hengrui 32 millones de euros, equivalentes al 42% del contrato, que se extiende al 2016, en el que se estima la mayor facturación procedente del mismo.

En su informe, PwC indicaba que Carbures ha preparado un plan de tesorería según el cual estiman cerrar el ejercicio 2015 con liquidez suficiente. La consecución de dicho plan, no obstante, depende de "hipótesis significativas", abunda, entre las que se "incluye la obtención de un volumen relevante de flujos de caja provenientes del contrato firmado con Shenyan Hengrui". De lo contrario, "sería necesario la obtención de otras fuentes de financiación adicionales". En este sentido, la auditora apunta a "la existencia de una incertidumbre material que podría generar dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento", relacionada, dice, "con el cumplimiento de dichas hipótesis", es decir, con la consolidación del contrato chino.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba