Empresas

Carbures ficha a un imputado por los EREs de Andalucía y le despide al enterarse dos meses después

Carbures Europe contrató en septiembre para dirigir su negocio en México a Jacinto Cañete, exdirector general de IDEA e imputado por los EREs de Andalucía. Sólo dos meses después la compañía, cuyas cuentas están en entredicho, le ha despedido.

Carbures está suspendida de cotización desde el 8 de octubre.
Carbures está suspendida de cotización desde el 8 de octubre.

Carbures Europe contrató el pasado mes de septiembre a Jacinto Cañete para asumir las funciones de consejero delegado de PYPSA, una empresa mexicana que compró en julio y con la que pretendía abrir negocio en el país azteca. En noviembre, sin embargo, la empresa, que fue suspendida de cotización el pasado 8 de octubre porque su auditora, PwC, puso en duda sus cuentas, despidió a Cañete al constatar su implicación en la trama de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERES) de Andalucía, en calidad de exdirector general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA).

Carbures ha prescindido por tanto de los servicios de Cañete apenas dos meses después de contratarle, al conocer detalladamente su situación contractual con la justicia, por la que el directivo de la IDEA, dependiente de la Junta de Andalucía, estaba imputado bajo una fianza de ocho millones de euros. La compañía conocía los problemas legales de Cañete, pero no tenía constancia de que recayera sobre él una fianza de tal envergadura. 

Cañete fue el máximo responsable del organismo público durante prácticametne dos años, entre mayo de 2008 y diciembre de 2009, y tras abandonar su cargo trabajó primero en Alestis Aerospace, y desde enero de 2010 y hasta 2013 en PwC en su división de Andalucía, la empresa, precisamente, que ha cuestionado la valoración de su balance y por la que desde el pasdo 8 de octubre está suspendida en bolsa. En octubre de 2013 fundó JCR International Strategy Advisors, una asesora de compañías industriales y tecnológicas. Esta semana, previsiblemente, la auditora recibirá el informe jurídico independiente de Uría Menéndez, el despacho de abogados al que ha contratado Carbures para aportar una segunga opinión a la de la firma que preside Carlos Mas. De momento, Carbures, que aguarda expectante el informe de PwC, no ha designado un sustituto para Cañete en PYPSA.

La salida de Cañete se enmarca dentro de "los trabajos de adaptar la compañía a los estándares más exigentes en materia de gobierno corporativo" que busca Carbures, y que han precipitado igualmente la salida de varios directivos del grupo. Así, unos días después de la suspensión de cotización,  designó a José María Tarragó, hasta entonces vicepresidente operativo, como nuevo consejero delegado, en sustitución del fundador y primer accionista Rafael Contreras, quien a su vez pasaba a ocupar la presidencia no ejecutiva en lugar de Carlos Guillén. Asimismo, apartó a Juan Juárez, uno de los accionistas principales, de sus funciones como vicepresidente económico y anunció la intención de contratar a un director financiero que aún hoy no ha concretado. Se mantiene, por el momento, como consejero delegado de Carbure USA, uno de los fundadores y primo de Contreras, Iván Contretras Torres.

Cañete es uno de los cinco imputados  que se acogieron a su derecho a no declarar ante la magistrada Mercedes Alaya por el caso de los EREs de Andalucía al estar acusado por tres presuntos delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos y omisión del deber de perseguir delitos. La Fiscalía Anticorrupción no solicitó medida cautelar alguna para ninguno de los imputados a excepción de para Jacinto Cañete, para el que, como se ha dicho, el Ministerio Público, dio por reproducida la fianza de responsabilidad civil de ocho millones. La empresa, según fuentes consltadas, no conocía exactamente la realidad de la situación del exdirector general de IDEA.

En relación a Cañete, la juez aseveró que "sería indiciariamente conocedor y responsable del falseamiento del presupuesto de IDEA" y asistiría a un Consejo Rector en el que propuso la ratificación de dos convenios de ayudas a empresas por importe cada una de ellas de 1,1 millones de euros "para pago en ambos casos de deudas con la Seguridad Social, cuando por el contrario para recibir tales subvenciones, de acuerdo con su normativa reguladora, el beneficiario tenía que estar al corriente de sus obligaciones tributarias y con la Seguridad Social", según recogió Efe.

Cañete se encuentra entre los veinte altos cargos de la Junta imputados junto a la exministra y exconsejera Magdalena Álvarez, que se acogieron en su momento a su derecho a no declarar ante la juez Alaya, aunque presentaron escritos defendiendo su actuación en el reparto de fondos. En el acta de su declaración, la juez instructora introdujo la novedad de considerar que el reparto de "millones de euros de manera absolutamente discrecional" benefició a empresas no solo próximas al poder político, sino también al sindical. El sistema se inició en 2000 y perduró una década, según señaló Alaya, y benefició a empresas sin actividad que obtuvieron "múltiples subvenciones" mediante "un uso completamente arbitrario de los fondos públicos", e incumpliendo "los más elementales principios de actuación de la Administración como imparcialidad, transparencia, no discriminación, publicidad, libre concurrencia, objetividad e igualdad".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba