Empresas

El Ejecutivo facilita la apertura de nuevas gasolineras para intentar abaratar los carburantes

Introduce límites en los contratos de abanderamiento, agiliza los trámites para abrir gasolineras y limita el numero de estaciones de los grandes operadores. La CNE advierte de una "estrategia de fijación de precios común" en el sector.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros EFE

La cuarta subida consecutiva en el precio de los carburantes ha animado al Gobierno a aprobar por fin las medidas de liberalización en el sector de los hidrocarburos que el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, lleva meses anunciando. El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto Ley con medidas de carácter urgente y extraordinario que entrará en vigor el próximo domingo y que contiene algunas medidas relativas a este sector.

En concreto, y según ha explicado la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la norma, que busca "un descenso de los precios", incluye medidas "para fomentar la competencia en el sector de los hidrocarburos", entre las que destaca la introducción de "cambios en los contratos de abanderamiento, cuya duración en exclusiva será de un año", prorrogable por tres "si así lo decide el dueño de la estación de servicio".

En el ámbito del mercado mayorista, se refuerza la supervisión y la transparencia de las instalaciones logísticas (que controla la empresa CLH, controlada por las propias petroleras) "para garantizar el acceso de terceros" a dicha red. 

Además, se introduce un "procedimiento único" para la apertura de nuevas estaciones, un trámite que se va a "agilizar", según la vicepresidenta; se eliminan barreras administrativas y se simplifican trámites para facilitar la apertura de nuevas gasolineras, de forma que "los centros comerciales y las zonas industriales" incorporen nuevas estaciones. Y, para "favorecer la entrada de nuevos operadores", se introducirán límites al número de estaciones en manos de las empresas más potentes mediante la imposición de topes para la apertura de nuevas gasolineras "a quienes tengan muchas".

Por último, se prohíben las recomendaciones de PVP y se revisan los objetivos de biocarburantes para "favorecer la estabilidad del sector".

El anuncio llega después de que la Comisión Nacional de la Energía (CNE) advirtiera, en un informe publicado hoy, de la existencia en el mercado (controlado fundamentalmente por Repsol, Cepsa y BP) de una "estrategia de fijación de precios común" para la gasolina y el gasóleo, y subrayara que en enero los precios antes de impuestos de ambos combustibles han recortado diferencias con respecto a otros socios de la UE, hasta situarse en posiciones elevadas.

Tanto para la gasolina como para el gasóleo, el precio mínimo de enero se registró el día 7 y el máximo el 31, y para el regulador energético, esta circunstancia revela que hay "una estrategia de fijación de precios común para los dos carburantes, con independencia de la evolución del mercado internacional", informa Europa Press.

Estas consideraciones aparecen recogidas en el informe de enero de la CNE acerca de la distribución de carburantes en estaciones de servicio, en el que además se constata la persistencia del "efecto lunes" y se denuncia que las gasolineras de comunidades autónomas sin 'céntimo sanitario' podrían aprovechar la menor fiscalidad para subir los precios.

En concreto, las provincias que no aplican el tramo autonómico del impuesto de ventas minoristas, que son Aragón, País Vasco y La Rioja, presentan los precios más bajos, si bien tienen los precios más altos si se aplicase el impuesto. Por este motivo, la CNE concluye que las comunidades sin tramo autonómico "podrían estar aprovechando la fiscalidad asimétrica para aplicar precios superiores".

El informe constata que los carburantes de automoción se encarecieron en enero por primera vez en tres meses debido a la modificación en la fiscalidad de los biocombustibles que entró en vigor a principios de año. En enero, el precio medio de la gasolina de 95 octanos subió 4,1 céntimos de euro el litro, mientras que el del gasóleo se incrementó en 2,2 céntimos.

Según la Comisión, estos incrementos están relacionados con el fin de la exención fiscal de los biocarburantes -es decir, de la parte biodiésel y bioetanol que incorporan gasóleos y gasolinas-, que ahora son "sufragados por los operadores y trasladados al precio final".

Según datos de la Comisión Europea, el litro de gasolina en España roza ya los 1,5 euros, mientras que el de gasóleo supera los 1,4 euros por primera vez desde octubre del año pasado. En concreto, el litro de gasolina alcanza un precio medio de 1,484 euros en los surtidores, un 1,5% más que en la semana anterior y un 6% más que a comienzos de año.

Por su parte, el precio medio del litro de gasóleo ha superado por primera vez en cinco meses el umbral de los 1,4 euros y se ha situado en 1,41 euros, un 1,5% más que una semana antes y un 3,5% más que en enero.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba